TERREMOTOS “EN­TRE­GA A DO­MI­CI­LIO”

Las re­cien­tes ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les nos lle­van a co­no­cer ac­tos en­co­mia­bles co­mo los de los mu­xes y mu­je­res de Ju­chi­tán quie­nes son l@s or­ga­ni­za­dor@s de los res­ca­tes, o la mu­jer en EU que do­nó 30 li­tros de le­che ma­ter­na. Cla­ro... tam­bién ha sa­li­do a la luz

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FER­NAN­DA TAPIA @TAPIAFERNANDA

Se­gu­ra­men­te la pe­ti­ción que más han es­cu­cha­do l@s dios@s a lo lar­go de la his­to­ria, ha si­do la de ma­ni­pu­lar el cli­ma pa­ra que le sea pro­pi­cio a la hu­ma­ni­dad, a sus cultivos y has­ta sus bue­yes y los de su com­pa­dre. Los az­te­cas o los in­dios ame­ri­ca­nos te­nían ri­tua­les pa­ra in­vo­car a la llu­via o, por ejem­plo, en la mi­to­lo­gía grie­ga, Ifi­ge­nia fue ofre­ci­da co­mo sa­cri­fi­cio pa­ra apa­ci­guar la ira de la dio­sa Ar­te­mi­sa, “quien se ha­bía en­car­ga­do de que la flo­ta de los aqueos via­ja­ran en la tran­qui­li­dad en el co­mien­zo de la Gue­rra de Tro­ya”. Y si ya se aven­ta­ron en la se­cu la Odi­sea de Ho­me­ro, Eo­lo (dios de los vien­tos), “le re­ga­ló a Odi­seo y a su flo­ta los cua­tro vien­tos en una bol­sa”. Sin em­bar­go, mien­tras Odi­seo dor­mía, los ma­ri­ne­ros abrie­ron la bol­sa pa­ra bus­car un bo­tín, per­dien­do así el cur­so por el ven­da­val re­sul­tan­te. An­tes no eran ven­to­si­da­des del vien­tre, si no... Y así co­mo cuan­do tra­je­ron a la CDMX, en­ton­ces DF, al Tlá­loc monumental de pie­dra y ca­yó tre­men­do agua­ce­ro; los an­ti­guos ro­ma­nos arras­tra­ron una pie­dra sa­gra­da lla­ma­da

la­pid ma­na­lis ha­cia la ciu­dad pa­ra atraer la llu­via. A las bru­jas de Ber­wick, en Es­co­cia, las acu­sa­ron de usar ma­gia ne­gra pa­ra in­vo­car tor­men­tas pa­ra ase­si­nar al Rey Jacobo VI de Es­co­cia cuan­do ca­si se hun­de la na­ve en la que via­ja­ba. Y las bru­jas es­can­di­na­vas su­pues­ta­men­te ven­dían “el vien­to en bol­sas o lo guar­da­ban en ca­jas de ma­de­ra”, que eran ven­di­das a los ma­ri­ne­ros quie­nes po­dían li­be­rar­las cuan­do no ha­bía vien­to. O co­mo ellos le lla­ma­ban: “la cal­ma chi­cha”. Si na­da de lo an­te­rior fun­cio­na­ba, bus­ca­ban al ma­rino “por­ta­dor de la ma­la suer­te” o “el sa­la­do”. En va­rias al­deas de Na­va­rra (aho­ra te­rri­to­rio es­pa­ñol), le re­za­ban a San Pe­dro pa­ra que llo­vie­ra en tiem­pos de se­quía. Si no llo­vía, qui­ta­ban la es­ta­tua de San Pe­dro de la igle­sia y la lan­za­ban al río. O sea que no de­be­ría de ex­tra­ñar­nos pa­ra na­da el reaco­mo­do en la igle­sia de San Juan Cha­mu­la don­de, por ejem­plo, el que la ri­fa al cen­tro no es Cris­to sino San Juan Bau­tis­ta por­que lo re­la­cio­nan con Tlá­loc y es que les lle­va la llu­via pa­ra los sem­bra­díos. Pe­ro si al­gún san­to se ata­ru­ga y no cum­ple las ex­pec­ta­ti­vas tam­bién lo sa­can de la igle­sia y lo en­ca­de­nan. Un tal Von Neu­mann, cien­tí­fi­co compu­tacio­nal y tam­bién uno de los pri­me­ros en ha­blar so­bre la “ma­ni­pu­la­ción del cli­ma”, allá en los años 50, se aven­tó la pun­ta­da de afir­mar que si se nos vi­nie­ra en­ci­ma otra era del hie­lo sim­ple­men­te con con­ta­mi­nar los po­los, és­ta ba­ja­ría de po­ten­cia ya que se au­men­ta­ría la can­ti­dad de ca­lor que guar­da­rían es­tos en su pro­fun­di­dad y dis­mi­nui­ría la can­ti­dad de luz que irra­dian. Aho­ra, mien­tras no nos con­ge­le­mos es­to se­rá im­po­si­ble de pro­bar. Tam­bién por esa dé­ca­da Wil­helm Reich reali­zó ex­pe­ri­men­tos de cloud­bus­ting (rom­pi­mien­to de nu­bes), aun­que na­da que­dó en cla­ro, lo mis­mo po­dría ser bueno que ma­lo o to­do lo con­tra­rio. En los años 70, Jack To­yer cons­tru­yó un ge­ne­ra­dor de llu­vias en la is­la las Pal­me­ras. Uti­li­zó un es­pe­jo so­lar, car­ga es­tá­ti­ca elec­tro­mag­né­ti­ca, y fre­cuen­cias in­fra­rro­jas de luz pa­ra in­du­cir el tiem­po me­teo­ro­ló­gi­co en las zo­nas cer­ca­nas a Aus­tra­lia. Su tra­ba­jo lo con­ti­nuó su pre­de­ce­sor, Pe­ter Ste­vens. Y en eso si­guen. ¿Ya ven có­mo no es­ta­ba tan lo­co He­ber­to Cas­ti­llo al pro­po­ner gi­gan­tes­cos ven­ti­la­do­res pa­ra qui­tar la na­ta de con­ta­mi­na­ción de la CDMX? Aho­ra que si de ideas des­ca­be­lla­das se tra­ta, qué me di­cen de aque­llos que ase­gu­ran en ple­na teo­ría del “com­pló” que exis­te una “gue­rra cli­má­ti­ca” en­tre los gran­des po­de­res, Ru­sia-Es­ta­dos Uni­dos. To­do pa­ra ins­ti­tuir el Nue­vo Or­den Mun­dial, y que se­rá usa­do pa­ra ha­cer que paí­ses “re­bel­des” le ba­jen de cre­ma a sus ta­cos y me­ter­los en cintura ba­jo la tu­te­la del país que re­sul­te ga­na­dor. Mien­tras que al­gu­nos otros ase­gu­ran que: “SIEM­PRE ha ha­bi­do un úni­co go­bierno mun­dial, y que las gue­rras, las fluc­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas, las pla­gas y los al­ti­ba­jos po­lí­ti­cos son me­ros dra­mas di­se­ña­dos pa­ra im­pe­dir que pres­te­mos aten­ción a lo que es real­men­te im­por­tan­te, el he­cho de que so­mos con­tro­la­dos des­de el na­ci­mien­to has­ta la muer­te y que nues­tras emo­cio­nes y a ve­ces, nues­tros cuer­pos, sir­ven de ali­men­to pa­ra se­res de otro ni­vel de exis­ten­cia”. Es­ta ni Maus­san me la ma­ta. Pro­ba­ble­men­te el pri­mer ejem­plo de la ma­ni­pu­la­ción del tiem­po en la prác­ti­ca (REAL) fue el pa­ra­rra­yos. Sin em­bar­go, nos en­can­ta (o por lo me­nos a mí que soy bas­tan­te cu­rio­sa y mor­bo­sa) que hay mu­chas otras for­mas en las que el hu­mano pue­de ma­ni­pu­lar las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za: ¿qué tal la teo­ría de HAARP? El pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción de High Fre­quency Ac­ti­ve Au­ro­ral Re­search Pro­gram (HAARP), se­gún los ave­za­dos en el te­ma cons­pi­ra­cio­nis­ta, “es un pro­yec­to que es­tá si­tua­do en Alas­ka, el cual con­sis­te en 180 an­te­nas que fun­cio­nan­do en con­jun­to se con­cen­tra en una so­la que emi­te mil mi­llo­nes de watts. Un bi­llón (grin­go, o sea mil mi­llo­nes) de on­das de al­ta fre­cuen­cia pe­ne­tran­do en la at­mós­fe­ra in­fe­rior, in­ter­ac­tuan­do con la co­rrien­te de elec­tro­jets au­rea­les”, de es­ta for­ma se di­ce que el men­ta­do HAARP “ac­túa co­mo un ca­len­ta­dor io­nos­fé­ri­co, el más po­ten­te del mun­do”.

El pre­si­den­te de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les es­cri­bió en Twit­ter que “la de­vas­ta­ción de hu­ra­ca­nes es cau­sa­da por la con­ta­mi­na­ción del ca­pi­ta­lis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.