Go­bierno de Trump­di­se­ña plan pa­ra ex­ten­der su red de de­por­ta­ción a cár­ce­les

El go­bierno de Do­nald Trump tra­ba­ja con al­gua­ci­les de to­do el país que com­par­ten su for­ma de pen­sar en un plan pa­ra pa­sar a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en las cár­ce­les a la custodia fe­de­ral, de acuer­do con dis­tin­tos al­gua­ci­les in­vo­lu­cra­dos en las dis­cu

Publimetro Guadalajara - - NOTICIAS / THE NEW YORK TIMES - Caitlin Dic­ker­son

El plan es tra­tar de en­con­trar un mé­to­do pa­ra evi­tar que las de­ci­sio­nes sean to­ma­das por los tri­bu­na­les que has­ta el mo­men­to han li­mi­ta­do las ac­cio­nes de las au­to­ri­da­des lo­ca­les en cues­tio­nes mi­gra­to­rias. In­vo­lu­cra una es­tra­te­gia le­gal so­bre las ór­de­nes de re­ten­ción in­mi­gra­to­ria, las cua­les son so­li­ci­ta­das por el Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas (ICE, por sus si­glas en in­glés) a los al­gua­ci­les lo­ca­les o de­par­ta­men­tos de po­li­cía pa­ra re­te­ner a sos­pe­cho­sos de ha­ber in­gre­sa­do ile­gal­men­te al país, in­clu­so des­pués de que hu­bie­sen pa­ga­do su fian­za, de que hu­bie­sen cum­pli­do su sen­ten­cia de pri­sión o de que hu­bie­sen re­suel­to sus ca­sos pe­na­les.

Un pu­ña­do de ciu­da­des san­tua­rio se nie­gan a cum­plir las ór­de­nes de re­ten­ción in­mi­gra­to­ria ba­sán­do­se en prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos, pe­ro un nú­me­ro ma­yor de al­gua­ci­les que apo­yan al go­bierno de Trump tam­bién es­tán en desacuer­do con las ór­de­nes de re­ten­ción in­mi­gra­to­ria por­que los tri­bu­na­les han de­ter­mi­na­do que vio­lan la Cuar­ta En­mien­da.

La es­tra­te­gia le­gal, a tra­vés de la cual los al­gua­ci­les fun­gi­rían co­mo con­tra­tis­tas pa­ra ICE, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­te­ger a los al­gua­ci­les de esas ba­ta­llas le­ga­les, que en oca­sio­nes han re­sul­ta­do en cos­to­sas in­dem­ni­za­cio­nes. Al­gu­nos ac­ti­vis­tas a fa­vor de los mi­gran­tes han ex­pre­sa­do sus du­das de que los tri­bu­na­les pu­die­ran con­si­de­rar que esas ac­cio­nes sean di­fe­ren­tes a las prác­ti­cas ac­tua­les.

Una por­ta­voz de ICE di­jo que el plan to­da­vía es­tá ba­jo re­vi­sión y que no se ha to­ma-

do una de­ci­sión fi­nal.

Si par­ti­ci­pa una can­ti­dad su­fi­cien­te de al­gua­ci­les, el en­fo­que au­men­ta­ría el nú­me­ro de arres­tos de mi­gran­tes, que ya se ha ele­va­do más del 40% des­de el año pa­sa­do.

Des­de la to­ma de po­se­sión de Trump, ICE ha gi­ra­do ca­si 11 mil ór­de­nes de re­ten­ción mi­gra­to­ria ca­da mes, un in­cre­men­to del 78% en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do. La agen­cia se ne­gó a com­par­tir in­for­ma­ción so­bre el nú­me­ro de ór­de­nes de re­ten­ción mi­gra­to­ria que ac­tual­men­te son re­cha­za­das por los al­gua­ci­les y otros de­par­ta­men­tos lo­ca­les. In­clu­so en el go­bierno de Oba­ma, las ór­de­nes de re­ten­ción mi­gra­to­ria ge­ne­ra­ron ro­ces en­tre ICE y los de­par­ta­men­tos de los al­gua­ci­les por­que cien­tos de ellos tie­nen po­lí­ti­cas en con­tra de ta­les so­li­ci­tu­des.

Sin em­bar­go, las pro­me­sas del go­bierno de Trump de de­por­tar a más in­mi­gran­tes sin pa­pe­les, par­ti­cu­lar­men­te a aque­llos con an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les, ha te­ni­do eco en mu­chos al­gua­ci­les en to­do Es­ta­dos Uni­dos y el plan po­dría afec­tar la ten­sión en­tre am­bos gru­pos. Trump y el fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, han lu­cha­do fre­cuen­te­men­te con­tra ju­ris­dic­cio­nes que no cum­plen con las ór­de­nes, in­clu­so don­de los fun­cio­na­rios lo­ca­les apo­yan el mo­vi­mien­to an­tin­mi­gran­tes.

El al­gua­cil re­pu­bli­cano Ri­chard Sta­nek del con­da­do Hen­ne­pin, en Min­ne­so­ta, des­cu­brió que su ju­ris­dic­ción apa­re­cía en la lis­ta de lu­ga­res que no cum­plen con las ór­de­nes —la cual es pe­rió­di­ca­men­te dis­tri­bui­da por ICE—, jun­to a otras ciu­da­des, co­mo Los Ángeles y Chica­go. El go­bierno de­jó de pu­bli­car la lis­ta des­pués de que Sta­nek y otros al­gua­ci­les se que­ja­ran, pe­ro al­gu­nos de ellos di­cen que el gol­pe to­da­vía les due­le. “Pro­tes­ta­mos con fu­ria”, afir­mó Sta­nek. “Di­ji­mos: ‘So­mos tus alia­dos. ¿Por qué te po­nes en con­tra nues­tra?’”.

El ICE gi­ra ór­de­nes de re­ten­ción in­mi­gra­to­ria pa­ra ca­si mil per­so­nas en la cár­cel a car­go de Sta­nek ca­da año, di­jo el al­gua­cil, y ca­si dos ter­cios son li­be­ra­dos an­tes de que los agen­tes de ICE pue­dan lle­gar a arres­tar­los.

Sta­nek di­ce que le gus­ta­ría cum­plir con las ór­de­nes, pe­ro só­lo lo ha­ría si el plan fue­ra apro­ba­do por los tri­bu­na­les. “Que­re­mos en­con­trar una ma­ne­ra de de­cir sí”, agre­gó.

Los al­gua­ci­les son vis­tos co­mo alia­dos par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­tes en la apli­ca­ción de las leyes de mi­gra­ción.

Ellos ope­ran el 85% de las cár­ce­les del país y tie­nen ac­ce­so a los can­di­da­tos más bus­ca­dos pa­ra la de­por­ta­ción: los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les con an­te­ce­den­tes o car­gos cri­mi­na­les. Los arres­tos mi­gra­to­rios que son he­chos en cár­ce­les tam­bién son más se­gu­ros y re­quie­ren me­nos re­cur­sos.

ICE en­vía ór­de­nes de re­ten­ción mi­gra­to­ria a las cár­ce­les cuan­do se da cuen­ta de que al­guien que es sos­pe­cho­so de ser un in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do es de­te­ni­do por un car­go cri­mi­nal, por­que el nom­bre o las hue­llas di­gi­ta­les de la per­so­na con­cuer­dan con los de al­guien que ICE pre­via­men­te ha de­te­ni­do o ha de­por­ta­do.

Sin em­bar­go, co­mo los acu­sa­dos pue­den pa­gar la fian­za o re­cu­pe­rar su li­ber­tad en ca­si cual­quier mo­men­to, fre­cuen­te­men­te son li­be­ra­dos an­tes de que los agen­tes de ICE lle­guen pa­ra lle­var­los a los cen­tros de de­ten­ción de mi­gran­tes. Pa­ra com­ba­tir eso, las ór­de­nes so­li­ci­tan que esas per­so­nas sean re­te­ni­das du­ran­te al me­nos 48 ho­ras adi­cio­na­les.

La prác­ti­ca ha crea­do nu­me­ro­sos pro­ble­mas le­ga­les, mu­chos de los cua­les de­pen­den de ese pe­rio­do crí­ti­co. Ba­jo la ley fe­de­ral, los al­gua­ci­les no pue­den rea­li­zar arres­tos mi­gra­to­rios por­que son de na­tu­ra­le­za ci­vil y los al­gua­ci­les ha­cen cum­plir la ley penal. Por lo tan­to, los jue­ces han de­ter­mi­na­do que en­car­ce­lar a la gen­te en ese mo­men­to cons­ti­tu­ye una ac­ción ile­gal que vio­la la Cuar­ta En­mien­da.

Ba­jo la es­tra­te­gia le­gal que se pro­po­ne el go­bierno de Trump, ICE y el al­gua­cil fir­ma­rían un con­tra­to a tra­vés del cual se pa­ga­ría al de­par­ta­men­to del al­gua­cil una cuo­ta dia­ria pa­ra re­te­ner al in­mi­gran­te has­ta que ICE pue­da asu­mir la custodia de la per­so­na. El ar­gu­men­to le­gal es que es­te acuer­do con­ver­ti­ría al in­mi­gran­te en un de­te­ni­do de ICE, no del de­par­ta­men­to del al­gua­cil, y per­mi­te que el al­gua­cil re­ten­ga a la per­so­na ba­jo un car­go no penal.

“Es una tran­si­ción or­de­na­da”, di­ce el al­gua­cil Bob Gual­tie­ri del con­da­do Pi­ne­llas, en Flo­ri­da.

“Es­tán in­me­dia­ta­men­te en custodia del ICE. Y lo que ICE ha­ce con ellos, es de­ci­sión de ICE. No nos im­por­ta”.

Fue el al­gua­cil Gual­tie­ri, que tam­bién es abo­ga­do, quien re­ve­ló el mo­ti­vo de la nue­va es­tra­te­gia y se la pre­sen­tó al ICE. Gual­tie­ri de­ve­ló el plan en una pre­sen­ta­ción du­ran­te la con­ven­ción anual de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Al­gua­ci­les en ju­nio. Va­rios al­gua­ci­les que es­tu­vie­ron pre­sen­tes des­cri­bie­ron la reac­ción co­mo de ali­vio y en­tu­sias­mo.

Gual­tie­ri, al igual que Mark Dan­nels del con­da­do Co­chi­se, en Ari­zo­na; Greg Cham­pag­ne de St. Char­les Pa­rish, Lui­sia­na, y Sta­nek, han via­ja­do a Was­hing­ton o sos­tu­vie­ron co­mu­ni­ca­cio­nes con el go­bierno de Trump pa­ra co­men­tar el nue­vo en­fo­que.

Gual­te­ri di­jo que fun­cio­na­rios del ICE le han di­cho que el plan co­men­za­ría co­mo un pro­gra­ma pi­lo­to en Flo­ri­da, y se­ría ex­ten­di­do even­tual­men­te al ám­bi­to na­cio­nal. Aun­que los al­gua­ci­les sos­tie­nen que es­pe­ran que el anun­cio sea he­cho a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, la vo­ce­ra de ICE, Sa­rah Rodriguez, di­jo: “ICE con­ti­núa ex­plo­ran­do una va­rie­dad de op­cio­nes que atien­dan a las preo­cu­pa­cio­nes de nues­tros al­gua­ci­les al cum­plir con las ór­de­nes”.

Los abo­ga­dos in­vo­lu­cra­dos en ca­sos de ór­de­nes de re­ten­ción mi­gra­to­ria cues­tio­nan si los tri­bu­na­les apro­ba­rían el plan. Omar Jad­wat, di­rec­tor del Im­mi­grant’s Rights Pro­ject, que for­ma par­te de la Unión Ame­ri­ca­na por las Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU, por sus si­glas en in­glés), di­jo: “Real­men­te no cam­bia el análisis le­gal”.

A Jad­wat y otros ac­ti­vis­tas les preo­cu­pa que el plan sea un re­gre­so a los días en los que las fuer­zas de se­gu­ri­dad lo­ca­les y las au­to­ri­da­des de mi­gra­ción tra­ba­ja­ban jun­tas, lo que a ve­ces de­ri­va­ban en po­lí­ti­cas de­ma­sia­do exi­gen­tes y en el uso de per­fi­les ra­cia­les.

“Ten­go mie­do de que, es­pe­cial­men­te en po­bla­cio­nes don­de no ha­ya leyes que li­mi­ten la prác­ti­ca, ha­brá al­gua­ci­les que ve­rán el signo del dó­lar y sen­ti­rán que es le­gal ha­cer lo que man­da ICE”, di­jo Mark Fle­ming, un abo­ga­do del Cen­tro Na­cio­nal de Jus­ti­cia pa­ra In­mi­gran­tes en Chica­go.

Al­gu­nos es­ta­dos tie­nen po­lí­ti­cas o re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les que evi­ta­rían que los al­gua­ci­les se in­cor­po­ren al plan pro­pues­to. La Cor­te Su­pre­ma de Mas­sa­chus­setts de­ter­mi­nó el mes pa­sa­do que los agen­tes lo­ca­les no tie­nen au­to­ri­dad pa­ra cum­plir con las ór­de­nes de re­ten­ción de ICE. Charlie Ba­ker, un go­ber­na­dor re­pu­bli­cano, rá­pi­da­men­te pro­pu­so una legislación que otor­ga­ría la au­to­ri­dad en ca­sos en los cua­les los de­te­ni­dos es­tén acu­sa­dos de crí­me­nes gra­ves.

El re­pu­bli­cano Bru­ce Rau­ner de Illi­nois es­tá ba­jo pre­sión de los ac­ti­vis­tas a fa­vor de los mi­gran­tes pa­ra fir­mar una ini­cia­ti­va de ley apro­ba­da por el con­gre­so lo­cal que li­mi­ta­ría am­plia­men­te la ca­pa­ci­dad de las agencias de se­gu­ri­dad de cum­plir con las ór­de­nes. Leyes si­mi­la­res es­tán en vi­gor en Ca­li­for­nia y Con­nec­ti­cut.

Los al­gua­ci­les que cum­plen con las ór­de­nes de re­ten­ción con­ti­núan en­fren­tan­do las con­se­cuen­cias en los tri­bu­na­les. El mes pa­sa­do, un juez de Vir­gi­nia or­de­nó al es­ta­do pa­gar más de 20 mil dó­la­res en da­ños y las cuo­tas le­ga­les, por­que un in­mi­gran­te sin pa­pe­les fue re­te­ni­do des­pués de su fe­cha pro­gra­ma­da de li­be­ra­ción por un car­go por ma­ne­jar al­coho­li­za­do.

Aun ba­jo el es­cru­ti­nio pú­bli­co, mu­chos al­gua­ci­les di­cen que es­tán de­ses­pe­ra­dos por ob­te­ner me­dios le­ga­les pa­ra cum­plir con las ór­de­nes y que ig­no­rar las so­li­ci­tu­des no es só­lo una com­pli­ca­ción mo­ral, sino tam­bién una de ti­po po­lí­ti­co.

Des­pués de que la ofi­ci­na del al­gua­cil en New­port News, Vir­gi­nia, fue­ra co­lo­ca­da en la lis­ta de cuer­pos po­li­cia­cos que re­cha­zan las ór­de­nes, el al­gua­cil Ga­briel Mor­gan se vio inun­da­do por lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y co­rreos elec­tró­ni­cos que le exi­gían sa­ber por qué no es­ta­ba coope­ran­do con ICE.

“Me es­tán dan­do una or­den de re­ten­ción que no va­le ni el pa­pel en el cual es­tá es­cri­to”, di­jo. “En­ton­ces, afir­man que no cui­do la se­gu­ri­dad pú­bli­ca”, co­men­tó, Mor­gan. “Eso es un pro­ble­ma”.

“Ten­go mie­do de que, es­pe­cial­men­te en po­bla­cio­nes don­de no ha­ya leyes que li­mi­ten la prác­ti­ca, ha­brá al­gua­ci­les que ve­rán el signo del dó­lar y sen­ti­rán que es le­gal ha­cer lo que man­da ICE”, Mark Fle­ming, abo­ga­do del Cen­tro Na­cio­nal de Jus­ti­cia pa­ra In­mi­gran­tes en Chica­go.

|AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.