Sín­dro­me de im­pos­to­ra: mu­je­res que no creen me­re­cer el éxi­to

Se tra­ta de un fe­nó­meno que es­tá re­la­cio­na­do con la ba­ja au­to­es­ti­ma y fal­ta de con­fian­za pa­ra desa­rro­llar tra­ba­jos en áreas con­si­de­ra­das tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nas

Publimetro Guadalajara - - NUEVAMUJER.COM - DAYANA ALVINO LA­RA nue­va­mu­jer.com

“A pe­sar del éxi­to, me he sen­ti­do una im­pos­to­ra en mi tra­ba­jo. Ja­más he creí­do te­ner un ta­len­to”, ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta la mul­ti­pre­mia­da ac­triz Em­ma Wat­son. Co­mo ella, Na­ta­lie Port­man, Re­née Zell­we­ger, Ka­te Wins­let, y mi­les de mu­je­res más en el mun­do sien­ten que no se me­re­cen es­tar en la ci­ma la­bo­ral.

To­das ellas pa­de­cen ‘sín­dro­me de la im­pos­to­ra’, un fe­nó­meno que, aun­que no es am­plia­men­te co­no­ci­do, se es­tá ex­pan­dien­do ca­da vez más rá­pi­do en­tre el gé­ne­ro fe­me­nino. Es­te fe­nó­meno ge­ne­ra que las mu­je­res exi­to­sas sien­tan que no son ap­tas pa­ra desem­pe­ñar un em­pleo en áreas tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nas, por lo que op­tan por tra­ba­jar más du­ro pa­ra te­ner ‘de­re­cho’ al re­co­no­ci­mien­to.

En en­tre­vis­ta con nue­va­mu­jer. Es­te­la Du­rán Me­na, doc­to­ra en psi­co­lo­gía y di­rec­to­ra del Cen­tro de Psi­co­te­ra­pia Bre­ve e Hip­no­sis, in­di­ca que las mu­je­res con ‘sín­dro­me de la im­pos­to­ra’ sue­len pen­sar cons­tan­te­men­te que en cual­quier mo­men­to al­guien va a des­cu­brir que es­tán ‘usur­pan­do’ un lu­gar que no se me­re­cen o que en reali­dad no son lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­tes.

“Ellas no se dan el cré­di­to, no lo re­co­no­cen. Pien­san que el he­cho de que ha­yan al­can­za­do el éxi­to se de­be a una cues­tión de suer­te y no hay ma­ne­ra de que sien­tan que me­re­cen la po­si­ción en la que se en­cuen­tran”, in­di­ca Du­rán.

¿Qué hay de­trás del ‘sín­dro­me de la im­pos­to­ra’?

De acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, el ‘sín­dro­me de la im­pos­to­ra’ no apa­re­ce de la na­da. Las mu­je­res que lo pa­de­cen “ca­si siem­pre vie­nen de ho­ga­res ma­chis­tas en los que prác­ti­ca­men­te les de­cían: ‘¿pa­ra qué es­tu­dias, si tú en cuan­to te ca­ses te vas a de­di­car al ho­gar y a tus hi­jos?’ o ‘las da­mas no son pa­ra las ofi­ci­nas’, en­tre otros si­mi­la­res”.

Al es­cu­char esos men­sa­jes, las mu­je­res crean a ni­vel in­cons­cien­te de­cre­tos o leal­ta­des mal en­ten­di­das con quien se los es­tá di­cien­do. “Si a ellas su pa­pá o su ma­má les di­je­ron to­do lo an­te­rior, no pue­den desafiar­los. Siem­pre van a que­rer, sin im­por­tar la edad que ten­gan, com­pla­cer a su fi­gu­ra de au­to­ri­dad”.

Por su par­te, la doc­to­ra en Hu­ma­ni­da­des y ex­per­ta en Gé­ne­ro y Co­mu­ni­ca­ción, Co­ral He­rre­ra, sub­ra­ya que es la cul­tu­ra pa­triar­cal la que in­ser­ta en la men­te de las per­so­nas la idea de que las ha­bi­li­da­des fe­me­ni­nas no tie­nen la mis­ma im­por­tan­cia que las mas­cu­li­nas. “El ‘sín­dro­me de la im­pos­to­ra’ tie­ne mu­cho que ver con la idea de que los hom­bres lo ha­cen to­do me­jor”, ex­pli­ca.

|ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.