TE­RRI­BLES DOS

Publimetro Guadalajara - - NUEVAMUJER.COM -

Sí, mi hi­ja lle­gó a los te­rri­bles dos años. Lo su­pe cuan­do ‘NO’ se vol­vió su pa­la­bra fa­vo­ri­ta, cuan­do no po­día lo­grar que se me­tie­ra a ba­ñar y des­pués no po­día ha­cer que se sa­lie­ra. Cuan­do hi­zo be­rrin­che por­que le cor­té la co­mi­da en pedazos muy pe­que­ños o cuan­do hi­zo lo mis­mo por­que es­ta­ban de­ma­sia­do gran­des. En unos me­ses, mi dó­cil be­bé se ha­bía con­ver­ti­do en una ado­les­cen­te desafian­te y enojo­na.

Lo pri­me­ro es en­ten­der que es­ta eta­pa es sú­per nor­mal en el desa­rro­llo de un ni­ño: un pe­rio­do di­se­ña­do pa­ra que co­mien­cen a ex­plo­rar y en­ten­der el mun­do, así co­mo me­dir sus fuer­zas y ca­pa­ci­da­des. Pue­den co­men­zar an­tes, al­re­de­dor de los 18 me­ses y ex­ten­der­se has­ta los cua­tro años. Pa­ra ex­plo­rar, los ni­ños ne­ce­si­tan de com­ple­ta li­ber­tad y au­to­no­mía. Cuan­do no­so­tros co­mo pa­pás les po­ne­mos lí­mi­tes (co­mo de­jar de ju­gar pa­ra cam­biar­se el pa­ñal, dar la mano al ca­mi­nar o per­ma­ne­cer ama­rra­dos a una si­lli­ta), los pe­que­ños se enojan. Al no te­ner aún ca­pa­ci­da­des pa­ra au­to­rre­gu­lar­se, ex­plo­tan.

Es­ta eta­pa se ca­rac­te­ri­za por­que el be­bé es­tá más ca­pri­cho­so y es más ego­cén­tri­co. Tie­ne be­rrin­ches ex­ce­si­vos, se enoja con fa­ci­li­dad y llo­ra pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos. La bue­na no­ti­cia es que es pa­sa­je­ro. La ma­la es que pue­de ser de­ses­pe­ran­te y ago­ta­dor pa­ra los pa­pás.

¿Có­mo so­bre­vi­vi­mos a esa eta­pa? Bien, mi ad­mi­ra­da Ka­ren Zal­tz­man, fun­da­do­ra de Co­mien­zos Cons­cien­tes, y ex­per­ta en todd­lers me dio los con­se­jos que me ayu­da­ron a en­ten­der los te­rri­bles dos y a ma­ne­jar­los de la me­jor ma­ne­ra:

1. Da­le opor­tu­ni­da­des pa­ra que sien­ta el con­trol. En vez de ha­cer­lo sen­tir obli­ga­do, per­mí­te­le to­mar de­ci­sio­nes.

2. Créa­le ru­ti­nas pre­de­ci­bles. En­sé­ña­le las ac­ti­vi­da­des a rea­li­zar a tra­vés de se­cuen­cias de fotos o di­bu­jos en una car­tu­li­na, así sen­ti­rá que el mun­do no es tan in­cier­to y ha­brá me­nos re­sis­ten­cia de su par­te.

3. Evi­ta reac­cio­nes fuer­tes. Al lla­mar­le la aten­ción, man­tén tu voz fir­me y cla­ra pe­ro sin gri­tos ni exa­ge­ra­cio­nes.

4. Usa su gus­to por la imi­ta­ción a tu fa­vor. Pí­de­le que te ayu­de a lim­piar­se mien­tras lo cam­bias de pa­ñal o que le la­ve los dien­tes a pa­pá mien­tras tú se los la­vas a él.

5. El hu­mor es la me­jor he­rra­mien­ta. Son com­pli­ca­dos, pe­ro sin du­da son ado­ra­bles y ocu­rren­tes. Con buen hu­mor es mu­cho más fá­cil ob­te­ner su coope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.