Doug Li­man LA AVEN­TU­RA DE TRA­BA­JAR CON TOM CRUI­SE

Lle­ga a las pan­ta­llas una cin­ta ba­sa­da en una historia real que reúne el nar­co­trá­fi­co, con la CIA y las gue­rri­llas de Cen­troa­mé­ri­ca. To­do ba­jo el li­de­raz­go del mis­mo di­rec­tor que nos en­tre­gó la tri­lo­gía Bour­ne y con la ac­tua­ción pro­ta­gó­ni­ca de Tom Crui­se

Publimetro Guadalajara - - ENTRETENER - LU­CÍA HER­NÁN­DEZ @luc­ye­di­to­ra

Una historia tan lo­ca que ape­nas se pue­de creer que real­men­te ha­ya su­ce­di­do, es la ba­se de la nue­va pe­lí­cu­la del di­rec­tor Doug Li­man, Barry Seal, só­lo en Amé­ri­ca, que es pro­ta­go­ni­za­da por Tom Crui­se.

Se tra­ta de un pi­lo­to de la línea aé­rea que in­ter­cam­bió su vida mo­nó­to­na por una lle­na de adre­na­li­na co­mo pi­lo­to de una ae­ro­lí­nea de car­ga pa­ra la CIA en los años ochen­ta.

Jue­gas mu­cho en la pe­lí­cu­la con for­ma­tos y es­ti­los. ¿Fue al­go que te in­tere­só es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­ta cin­ta?

— Sí, la pe­lí­cu­la no es­tá ubi­ca­da en el día de hoy. Es­tá am­bien­ta­da en la dé­ca­da de 1980, por lo que su­ce­de en un mun­do di­fe­ren­te. César Char­lo­ne, mi di­rec­tor de fo­to­gra­fía, y yo ha­bla­mos de acen­tuar ese he­cho. La dis­tan­cia le per­mi­ti­ría te­ner más di­ver­sión, por­que ten­dría más de un sen­ti­do de aven­tu­ra. Barry Seal, só­lo en Amé­ri­ca tie­ne lu­gar en un mo­men­to en que los pi­lo­tos to­da­vía es­ta­ban vi­vien­do el ti­po de Wild West Ame­ri­can Dream. No andaban en ca­ba­llos, sino en avio­nes. Te­nían una li­ber­tad que aho­ra ya no exis­te.

¿Po­dría es­ta historia te­ner lu­gar hoy?

— No hay for­ma de que los even­tos pue­dan su­ce­der hoy. Soy un pi­lo­to, así que pue­do de­cir­les que el ti­po de vue­lo de Barry Seal y los otros pi­lo­tos que tra­ba­jan pa­ra la CIA es­ta­ban ha­cien­do, no son po­si­bles hoy. El GPS, los ra­da­res y la tec­no­lo­gía mo­der­na lo han he­cho im­po­si­ble. Con el ci­clo de no­ti­cias de hoy de 24 ho­ras, el ti­po de ex­plo­ta­cio­nes es­can­da­lo­sas de la CIA en su gue­rra con­tra la Unión So­vié­ti­ca no se­ría po­si­ble.

Barry po­dría ser un ti­po ex­tre­ma­da­men­te des­agra­da­ble. ¿Les preo­cu­pa­ba a Tom y a ti lle­var a es­te per­so­na­je a la pan­ta­lla?

— Nun­ca se me ocu­rrió re­tra­tar a Barry en otra co­sa que la luz po­si­ti­va de que la pe­lí­cu­la bri­lla so­bre él. Pe­ro creo que si mi­ras mis pe­lí­cu­las, los hé­roes de ellas han si­do tra­di­cio­nal­men­te los per­so­na­jes que se­rían vi­lla­nos en las pe­lí­cu­las de otras per­so­nas. Ja­son Bour­ne de­be ser el vi­llano, es un ase­sino le­tal que es­tá en li­ber­tad y tie­ne am­ne­sia. En cual­quier otra pe­lí­cu­la, él se­ría la per­so­na que tie­nes que pa­rar. In­clu­so en Swin­gers, mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, mis ami­gos que le­ye­ron el guión me ro­ga­ron que no la hi­cie­ra por­que odia­ban al per­so­na­je de Vin­ce Vaughn y de­cía que era, pa­ra ellos, el enemi­go.

Por lo tan­to, a menudo he si­do atraí­do a per­so­na­jes co­mo Barry Seal, las mis­mas cua­li­da­des de la sa­li­da pa­ra sí mis­mo, opor­tu­nis­ta, sin pen­sar en las con­se­cuen­cias, que rom­pe las re­glas. Tom y yo ha­blá­ba­mos a menudo de Barry co­mo si tu­vié­ra­mos la fi­lo­so­fía de que si tú ca­mi­na­bas por la ca­lle y te en­con­tra­ras un bi­lle­te de 100 dó­la­res, el cri­men se­ría no re­co­ger­lo.

¿Qué es lo que apren­dis­te de ha­blar con los que co­no­cían el ver­da­de­ro Barry Seal?

— A la gen­te le en­can­ta­ba Barry. Es­te no es un ca­so en el que él fue­ra un per­so­na­je que en la vida real a la gen­te no le gus­ta­ra. La gen­te ama­ba a Barry Seal. In­clu­so cuan­do ro­dá­ba­mos en Co­lom­bia, en Su­da­mé­ri­ca, con­tra­ta­mos pi­lo­tos co­lom­bia­nos y to­dos ellos ha­bían tra­ba­ja­do pa­ra Pa­blo Es­co­bar en al­gún mo­men­to u otro, y mu­chos de ellos co­no­cían a Barry Seal. A uno de ellos, que ama­ba a Barry, le pre­gun­ta­mos có­mo se co­no­cie­ron. Nos di­jo que Barry Seal ro­bó un avión su­yo. Que es­ta­ba ven­dien­do un avión y Barry fue a ver­lo en Co­lom­bia y le pre­gun­tó si po­día to­mar­lo pa­ra un vue­lo de prue­ba y sim­ple­men­te des­pe­gó ¡y se fue!

Op­tas­te por una for­ma de tra­ba­jo ti­po boot camp don­de al ter­mi­nar de fil­mar, pre­pa­ra­ban las es­ce­nas del día si­guien­te. ¿Eso te ayu­dó a man­te­ner­lo emo­cio­nan­te?

— Lo que Tom y yo es­tá­ba­mos per­si­guien­do era es­te sen­ti­mien­to evo­ca­do por la fo­to­gra­fía de Deb­bie en la pri­sión. Mi­ra­mos es­ta foto y pen­sa­mos en es­ta mu­jer que es­ta­ba ca­sa­da con un ca­pi­tán de la ae­ro­lí­nea TWA y que de re­pen­te lo ter­mi­na vi­si­tan­do en una pri­sión en Cen­troa­mé­ri­ca. Es un sen­ti­mien­to que co­no­ce­mos. Y re­vi­sá­ba­mos cons­tan­te­men­te el guión y las es­ce­nas pa­ra in­ten­tar cap­tu­rar es­to. Pe­ro no es tan sim­ple co­mo es­cri­bir la es­ce­na y ya, así no fun­cio­na­ría. Ese es el pro­ce­so de Tom y es mío tam­bién, así que cuan­do nos jun­tas, se am­pli­fi­ca, es­pe­cial­men­te cuan­do Tom y yo com­par­ti­mos una ca­sa jun­to con el es­cri­tor.

To­da la pe­lí­cu­la fue un cam­po de en­tre­na­mien­to. Es­tá­ba­mos vi­vien­do y res­pi­ran­do jun­tos, tra­tan­do de cap­tu­rar es­tos sen­ti­mien­tos, y el tono de es­tas re­la­cio­nes era muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Es co­mo pin­tar con un pin­cel muy fino.

¿Hay un día que re­cuer­des es­pe­cial­men­te del ro­da­je, don­de pen­sa­ras, “No pue­do creer que ten­ga­mos que ha­cer es­to”?

— Ha­bía un lu­gar re­mo­to en Co­lom­bia cer­ca de un río y una cas­ca­da que nos di­je­ron que era es­pec­ta­cu­lar, pe­ro nun­ca ha­bía si­do fo­to­gra­fia­do. Es­to es­ta­ba jus­to al bor­de del te­rri­to­rio con­tro­la­do por los re­bel­des de las FARC. Aun­que aho­ra hay un ce­se al fue­go, nun­ca pen­sa­mos que real­men­te po­dría­mos sa­lir y fil­mar, pe­ro al con­tra­rio, ob­tu­vi­mos per­mi­so y la ma­yo­ría de las imá­ge­nes aé­reas ex­tra­or­di­na­rias fue­ron de allí. Ves a Tom vo­lan­do so­bre los ríos y esos son ver­da­de­ros sol­da­dos que en­con­tra­mos. ¡Eran ver­da­de­ros sol­da­dos con ver­da­de­ras ar­mas! An­tes de fil­mar les ha­bía­mos di­cho: ‘Ase­gú­ren­se de que su se­gu­ri­dad es­tá en mar­cha, por­que va­mos a lla­mar­les pa­ra que nos apun­ten, pe­ro por favor, no dis­pa­ren’.

La ma­nu­fac­tu­ra de Barry Seal, só­lo en Amé­ri­ca fue ver­da­de­ra­men­te una aven­tu­ra. No se tra­ta­ba só­lo de re­tra­tar a Barry Seal en es­ta ex­tra­or­di­na­ria aven­tu­ra. Tom y yo real­men­te vi­vi­mos una aven­tu­ra. Es por eso que si ha­blas con Tom so­bre es­ta pe­lí­cu­la, él se apa­sio­na, tan­to de có­mo se ve en la pe­lí­cu­la co­mo con la di­ver­sión y el re­to de ha­cer­la.

COR­TE­SÍA UNI­VER­SAL PIC­TU­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.