PENNY­WI­SE LLE­GA ES­TE JUE­VES AL CI­NE

Una de las cin­tas de te­rror más es­pe­ra­das del año, lle­ga fi­nal­men­te es­te mes a los cines, ba­jo la di­rec­ción del ar­gen­tino Andy Mus­chiet­ti quien tam­bién di­ri­gió Ma­má y el ac­tor sue­co Bill Skars­gard, a quien co­no­ce­mos por su rol vam­pí­ri­co en Hem­lock Gro­ve

Publimetro Monterrey - - Portada - LU­CÍA HER­NÁN­DEZ @luc­ye­di­to­ra

Em­pie­zan a sa­lir las pri­me­ras reac­cio­nes y son muy fa­vo­re­ce­do­ras, ¿có­mo se sien­ten con eso?

– Andy Mus­chiet­ti: Es emo­cio­nan­te. Lle­va­mos dos años tra­ba­jan­do en es­ta pe­lí­cu­la y es li­be­ra­dor em­pe­zar a es­cu­char las pri­me­ras reac­cio­nes. Es un ali­vio. Du­ran­te to­do es­te tiem­po tra­ba­ja­mos en al­go si­guien­do nues­tros ins­tin­tos pa­ra ha­cer­lo bien, co­mo si fue­ra un pro­ce­so de co­ci­na que es­tá frag­men­ta­do y en el pro­ce­so mu­chas ve­ces no es­tás asi­mi­lan­do to­do lo que es­tá pa­san­do a tu al­re­de­dor.

¿Có­mo fue que lle­ga­ron a esa per­so­ni­fi­ca­ción de Penny­wi­se?

– Bill Skars­gard: El pro­ce­so lo ini­ció Andy mu­cho an­tes de que yo lle­ga­ra, pe­ro pue­do ver­lo en tres eta­pas. La pri­me­ra fue con mi au­di­ción, tra­tan­do de ob­te­ner el per­so­na­je, en don­de no tie­nes más que dos o tres días pa­ra pre­pa­rar­lo. Pa­ra mí era muy im­por­tan­te con­se­guir­lo por­que ade­más de ser un per­so­na­je muy di­ver­ti­do, no hay li­mi­ta­cio­nes en in­ter­pre­tar­lo, pue­des lle­gar tan le­jos co­mo quie­ras, así que tra­ba­jé muy du­ro en esa pre­pa­ra­ción y lue­go vino el lar­go pro­ce­so de se­lec­ción que in­vo­lu­cró gra­bar mu­chas cin­tas y via­jar a To­ron­to pa­ra ha­cer prue­bas de cá­ma­ra. La se­gun­da etapa fue cuan­do ob­tu­ve el per­so­na­je, lo cual fue co­mo cuan­do deseas mu­cho al­go y cuan­do fi­nal­men­te lo ob­tie­nes, ya no sa­bes qué ha­cer con ello. Y hu­bo mu­chas co­sas acer­ca del per­so­na­je con las que no me sen­tía se­gu­ro o con­ven­ci­do en ese mo­men­to, así que du­ran­te esa etapa lo más im­por­tan­te fue in­te­lec­tua­li­zar el per­so­na­je y leer a fon­do la no­ve­la. Y la ter­ce­ra etapa fue per­so­ni­fi­car a Penny­wi­se. La pri­me­ra vez que me ma­qui­lla­ron y me pu­se el ves­tua­rio, su­ma­do a to­do lo que ha­bía con­cep­tua­li­za­do an­tes, fue al­go muy ex­tre­mo. To­dos los ac­to­res pa­sa­mos por al­go si­mi­lar al in­ter­pre­tar un per­so­na­je, pe­ro con Penny­wi­se fue al­go muy ra­di­cal por­que na­da de lo que se veía se pa­re­cía a mí, por lo que siem­pre fue­ron co­mo sal­tos al va­cío pa­ra los que con­fié cie­ga­men­te en Andy. Per­dí el mie­do a ju­gar con­mi­go mis­mo, a ha­cer el ri­dícu­lo pa­ra en­con­trar lo que sea que fun­cio­na­ra pa­ra el per­so­na­je.

¿Es­te pro­ce­so te afec­tó de al­gu­na for­ma?

– BS: Fue ra­ro por­que em­pe­cé a fil­mar has­ta que ha­bía pa­sa­do ya mes y me­dio de fil­ma­ción, pe­ro du­ran­te to­do el pro­ce­so, no qui­se sa­lir de To­ron­to, que­ría es­tar real­men­te con­cen­tra­do en el per­so­na­je. Po­dría­mos de­cir que du­ran­te ese pe­rio­do es­tu­ve ca­sa­do con Penny­wi­se, era lo que ocu­pa­ba mis pen­sa­mien­tos la ma­yor par­te del día. Du­ran­te dos se­ma­nas es­tu­ve so­ñan­do in­ten­sa­men­te con Penny­wi­se. ¡Dos se­ma­nas! En­ton­ces ade­más del jet lag, te­nía esas pe­sa­di­llas, fue tan ra­ro. A ve­ces veía a Penny­wi­se, otras ve­ces yo era Penny­wi­se y era muy an­gus­tian­te.

¿Tu fa­mi­lia te ayu­dó a so­bre­vi­vir es­ta fa­se post-rup­tu­ra de Penny­wi­se?

– BS: No. Fue un pro­ce­so que vi­ví yo por­que ade­más co­mo to­da ma­la re­la­ción, vol­ve­re­mos a es­tar jun­tos.

¿To­mas­te al­gu­na re­fe­ren­cia del tra­ba­jo de Tim Curry en la mi­ni­se­rie?

– BS: En reali­dad, Andy y yo que­ría­mos ha­cer al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te y nue­vo. Así que aun­que apre­cio real­men­te lo que se hi­zo ahí, pre­fe­rí un acer­ca­mien­to que fue­ra to­tal­men­te nues­tro.

Penny­wi­se se trans­for­ma en el ma­yor te­mor, ¿en qué se trans­for­ma­ría el su­yo?

– AM: Bueno, ha cam­bia­do con los años. Aún ten­go al­gu­nos mie­dos de mi ju­ven­tud co­mo cu­ca­ra­chas y fan­tas­mas. Aho­ra sé que las cu­ca­ra­chas no te van a ma­tar pe­ro cuan­do eres ni­ño.

“La ni­ñez es un te­ma muy im­por­tan­te en la obra de Stephen King. Su obra son him­nos a la ni­ñez y la be­lle­za de la inocen­cia” Andy Mus­chiet­ti, di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.