Oa­xa­ca: la tie­rra de los co­lo­res es­tá de lu­to

Los dam­ni­fi­ca­dos vi­ven en un te­rror cons­tan­te tras el sis­mo

Publimetro Monterrey - - Noticias - REBECA RO­ME­RO Es­pe­cial des­de Asun­ción Ix­tal­te­pec, Ju­chi­tán, Oa­xa­ca.

La tie­rra de los co­lo­res, las fies­tas y las ve­las es­tá de lu­to. El ist­mo de Tehuan­te­pec cam­bió su ros­tro el pa­sa­do jue­ves cuan­do un fuer­te te­rre­mo­to cim­bró sus tie­rras.

Asun­ción Ix­tal­te­pec, una co­mu­ni­dad za­po­te­ca, per­dió to­do: la vi­da, sus ca­sas, su pa­tri­mo­nio, su his­to­ria y has­ta la fe. Cua­tro días des­pués del sis­mo, sus asus­ta­dos ha­bi­tan­tes duer­men afue­ra, con te­mor, pá­ni­co y mie­do a que otro mo­vi­mien­to ter­mi­ne con lo po­co que les que­da.

Cin­co fa­mi­lias que vi­ven en la ca­lle prin­ci­pal de es­te mu­ni­ci­pio, don­de se cal­cu­la que el 80% de las ca­sas que­da­ron in­ha­bi­ta­bles, se han uni­do pues sus ca­sas ca­ye­ron, o es­tán a pun­to de ve­nir­se aba­jo.

Faus­tino, un pro­fe­sor ju­bi­la­do nos mues­tra su ca­sa o más bien lo que que­da de su ho­gar: pie­dras, pol­vo y va­ri­llas. Cuen­ta que la fa­tí­di­ca no­che no po­día sa­lir jun­to con su fa­mi­lia, pues en se­gun­dos par­te de su ca­sa co­lap­só. No tu­vo tiem­po de to­mar na­da, so­lo desea­ba sa­lir pa­ra po­ner­se a sal­vo.

Hoy, duer­me afue­ra, en una si­lla, con los ve­ci­nos y es­tá mo­les­to por­que la ayu­da se ha po­li­ti­za­do y por­que el pre­si­den­te municipal de ex­trac­ción priis­ta só­lo ayu­da a los sim­pa­ti­zan­tes priis­tas.

“Ayer vino el go­ber­na­dor Alejandro Mu­rat y nos di­jo que en la tar­de su per­so­nal se co­mu­ni­ca­ría con no­so­tros, nos ofre­ció su ayu­da y has­ta el se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar Fran­cis­co Mal­do­na­do nos dio su te­lé­fono, pe­ro ya no nos con­tes­ta. Mu­rat se per­ca­tó có­mo que­dó mi ca­sa, le abri­mos las puer­tas y nues­tro co­ra­zón, pe­ro se to­mó la fo­to y se fue”, cuen­ta. Otro ve­cino, con su pe­que­ño en bra­zos nos co­men­ta que el chi­qui­llo es­tá en­fer­mo y sus otros dos hi­jos duer­men a la in­tem­pe­rie. Su ca­sa, in­ha­bi­ta­ble, a pun­to de caer. Un ve­cino les pres­ta su pa­tio, y en col­cho­nes im­pro­vi­sa­dos duer­men. Al­re­de­dor de un bra­ce­ro, to­dos es­pe­ran el pa­so del tiem­po y la ayu­da que nun­ca lle­ga.

En el mo­men­to de la plá­ti­ca, pa­san unos jó­ve­nes re­par­tien­do ca­fé ca­lien­te y una bol­sa de ga­lle­tas Ma­rías. Y tam­bién una ca­mio­ne­ta con sol­da­dos que ha­cen ron­di­nes en las os­cu­ras ca­lles. “Na­die vie­ne en la no­che, so­lo el ejér­ci­to apo­ya. Ellos de ver­dad que ayu­dan”, di­cen.

“Vie­nen mu­chos, pe­ro tal pa­re­ce que es más mor­bo de có­mo nos fue y pa­ra fotos. Nos han to­ma­do mu­chas fotos. Ya has­ta fa­mo­sos so­mos”.

Del­fino –no nos quie­ren dar su ape­lli­do por te­mor a re­pre­sa­lias fu­tu­ras– tra­ba­jó en Te­le­vi­sa ha­ce mu­chos años y vi­vió el te­rre­mo­to del 85. “Yo te­nía una pe­que­ña tien­da mis­ce­lá­nea, hoy ya des­apa­re­ció. No te­ne­mos tra­ba­jo, so­mos per­so­nas que vi­vi­mos al día y aho­ra no sa­be­mos qué va­mos a ha­cer. No te­ne­mos dón­de ir, aquí es nues­tra tie­rra. Aden­tro de lo que que­da de nues­tras ca­sas, es­tán nues­tros re­cuer­dos, nues­tra vi­da”.

De pron­to sa­le una señora gri­tan­do, ‘Es­tá tem­blan­do otra vez’ y, efec­ti­va­men­te, el pi­so se mo­vía. Nos co­men­ta la hi­ja de Faus­tino que es­tán trau­ma­dos, “to­do el día la tie­rra se mue­ve, no sa­be­mos qué ha­cer, pa­ra dón­de ja­lar”.

Has­ta ese mo­men­to nos pi­den que nos iden­ti­fi­que­mos. So­mos pe­rio­dis­tas, les de­ci­mos y les mos­tra­mos nues­tras cre­den­cia­les. “Es que es de no­che, y no sa­be­mos quié­nes son y pues hay que cui­dar­se. Di­cen que hay unos ti­pos en mo­to­ci­cle­ta que an­dan dan­do de vuel­tas y al pa­re­cer, ya se me­tie­ron a una ca­sa”.

En­ton­ces con­tes­ta otro jo­ven que nos co­men­ta es abo­ga­do, pe­ro des­em­plea­do. “Aquí nos que­da­mos cui­dan­do lo po­co que nos que­da”. ¿To­da la no­che? “Sí, señora, te­ne­mos cua­tro días aquí y no hay a dón­de ir”. ¿Y qué que­da? “Pues, no sa­be­mos”.

La se­ño­ras son más ca­lla­das, de­jan que sus hom­bres pla­ti­quen lar­go ra­to con no­so­tros. En me­dio de las pie­dras, hay una pe­que­ña ca­sa don­de to­dos se tur­nan pa­ra ir al ba­ño. Nos co­men­tan que es­ta­ba des­ha­bi­ta­da, pe­ro li­bró la ira de la na­tu­ra­le­za y el due­ño ge­ne­ro­so, les per­mi­te uti­li­zar­la, pe­ro tam­bién tie­ne grie­tas.

“Vie­nen mu­chos, pe­ro tal pa­re­ce que es más mor­bo de có­mo nos fue y pa­ra fotos. Nos han to­ma­do mu­chas fotos. Ya has­ta fa­mo­sos so­mos” Los ha­bi­tan­tes se que­jan de la po­ca ayu­da.

NO­LAS­CO

En Asun­ción Ix­tal­te­pec las fa­mi­lias se han ins­ta­la­do a las afue­ras de las ca­sas des­trui­das por el mie­do a las ré­pli­cas del gran te­rre­mo­to del pa­sa­do jue­ves.|DA­RÍO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.