LLÉVESE SU BA­SU­RA

Publimetro Monterrey - - Noticias - CARTASMTY @PUBLIMETRO.COM.MX

“Co­mo di­ría mi ma­dre (creo que los no­rue­gos lo apli­can muy bien): No es lim­pio el que lim­pia mu­cho, sino el que no en­su­cia’.

Es­te le­tre­ro lo he leí­do di­ver­sas ve­ces por el país en el que me en­cuen­tro, Noruega.

No es in­for­ma­ción pa­ra las per­so­nas lo­ca­les, que con­ser­van la lim­pie­za en los es­pa­cios me­dian­te de­te­ner esas ga­nas que pa­re­cen me­cá­ni­cas de arro­jar ba­su­ra en las ca­lles. Es pa­ra los vi­si­tan­tes que po­co ha­ce­mos en nues­tros paí­ses por res­pe­tar los es­pa­cios co­mu­nes.

El te­ma de los desechos se ha vuel­to un es­cán­da­lo con­for­me sa­be­mos el des­tino de las to­ne­la­das de ba­su­ra que ge­ne­ra­mos me­dian­te nues­tro con­su­mo des­me­di­do y las po­cas po­lí­ti­cas en lo público y lo pri­va­do que han si­do su­ma­men­te la­xas pa­ra que los ma­te­ria­les de eso que con­si­de­ra­mos ba­su­ra no sean tan ‘ami­ga­bles’ con los eco­sis­te­mas, la bio­di­ver­si­dad o los ele­men­tos bá­si­cos pa­ra ha­cer la vi­da co­mo el agua, la tie­rra o el ai­re.

Por eso, ca­da vez más sa­be­mos que ca­da que abri­mos una bol­sa, la­ta o, in­clu­so, la inofen­si­va agua em­bo­te­lla­da, es­to ten­drá que ir a pa­rar al tam­bién fa­mo­so bo­te de la ba­su­ra.

Sin em­bar­go, a la par de es­tos le­tre­ros, es cu­rio­so que en los pue­blos que he­mos es­ta­do no en­cuen­tras bo­tes de ba­su­ra en las ca­lles. Ex­cep­to en aque­llas por don­de se sa­be cir­cu­la­rán tu­ris­tas, pe­ro has­ta eso, son con­ta­dos con me­nos de­dos que los de una mano.

Po­dría pen­sar­se an­te tal cir­cuns­tan­cia que los lu­ga­res es­ta­rían muy su­cios, pe­ro no es así. Al con­tra­rio, los no­rue­gos se han res­pon­sa­bi­li­za­do tan­to de su pro­pia ba­su­ra que te in­vi­tan a que ha­gas lo que ellos, que te la lle­ves. Que car­gues con los desechos, an­tes de que a la me­nor pro­vo­ca­ción pien­ses in­clu­so en “¿y dón­de es­tá el bo­te de ba­su­ra?”.

Esa es una de las ra­zo­nes por las que in­sis­to en el te­ma del di­se­ño del es­pa­cio público en las ciu­da­des en que no de­be­mos po­ner exa­ge­ra­da­men­te bo­tes de ba­su­ra que, in­du­da­ble­men­te, se ve­rán aba­rro­ta­dos has­ta de la ba­su­ra que ni si­quie­ra es de esa ca­lle, sino de la si­guien­te. Te­ne­mos que re­fle­xio­nar que, al fi­nal de cuen­tas, quie­nes la ge­ne­ra­mos so­mos no­so­tros. Por­que la ba­su­ra no es ha­ce por “ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea”, se ha­ce por los há­bi­tos de quie­nes vi­vi­mos o es­ta­mos en el es­pa­cio.

Tam­po­co se re­suel­ve con las bri­ga­das de lim­pie­za, que del ser­vi­cio público o pri­va­do, aun­que ayu­dan mo­men­tá­nea­men­te, son só­lo pe­que­ñas do­sis de un gra­ve pro­ble­ma cul­tu­ral que te­ne­mos al no aso­ciar que esos desechos son nues­tros y que, así co­mo en otros paí­ses, más val­dría ha­cer­los res­pon­sa­bles tan­to de cuán­ta ba­su­ra ge­ne­ra­mos co­mo de en dón­de la es­ta­mos ti­ran­do.

Nos va­mos a sor­pren­der cuan­do vea­mos la can­ti­dad enor­me que pro­du­ci­mos ca­da per­so­na. Ha­cer un ma­pa de dón­de he­mos de­ja­do nues­tra ba­su­ra tam­bién es una idea pa­ra que ha­ga­mos cuen­tas.

Que ca­da pa­pel, co­li­lla, la­ta no es­tá ahí só­lo por­que sí o por­que no han pa­sa­do los de la lim­pie­za, es­tá por­que no­so­tros he­mos per­mi­ti­do so­cial­men­te ver a la ba­su­ra en las ca­lles. Y la ciu­dad no pue­de ser un enor­me ba­su­re­ro. Te­ne­mos que cam­biar há­bi­tos. Por­que co­mo di­ría mi ma­dre (creo que los no­rue­gos lo apli­can muy bien): “No es lim­pio el que lim­pia mu­cho, sino el que no en­su­cia”.

La pró­xi­ma vez no se que­je por­que no exis­ta un bo­te de ba­su­ra, “llévese su ba­su­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.