Cuen­tas fal­sas de Fa­ce­book de ori­gen ru­so com­pra­ron 100 mil dó­la­res de pu­bli­ci­dad po­lí­ti­ca

La red so­cial no re­ve­ló nin­guno de los anun­cios, tam­po­co men­cio­nó las ci­fras de au­dien­cia que es­tos al­can­za­ron

Publimetro Monterrey - - Noticias / The New York Times - THE NEW YORK TIMES Mi­riam Jor­dan

Pa­ra aña­dir evi­den­cias nue­vas de la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de 2016, el miér­co­les, Fa­ce­book di­vul­gó que ha­bía iden­ti­fi­ca­do más de 100 mil dó­la­res de pu­bli­ci­dad di­vi­si­va en asun­tos can­den­tes, que fue com­pra­da por una em­pre­sa os­cu­ra re­la­cio­na­da con el Krem­lin.

La ma­yo­ría de los tres mil anun­cios no ha­cían re­fe­ren­cia di­rec­ta a al­gún can­di­da­to, sino que más bien se con­cen­tra­ban en asun­tos so­cia­les di­vi­si­vos co­mo la ra­za, los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les, el con­trol de las ar­mas y la inmigración, se­gún una pu­bli­ca­ción que reali­zó en Fa­ce­book Alex Sta­mos, di­rec­tor de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa. Los anun­cios, los cua­les es­tu­vie­ron pre­sen­tes en­tre ju­nio de 2015 y ma­yo de 2017, es­tán li­ga­dos con 470 cuen­tas y pá­gi­nas fal­sas que la em­pre­sa se­ña­ló que ha­bía ce­rra­do.

Los re­pre­sen­tan­tes de Fa­ce­book di­je­ron que una em­pre­sa ru­sa lla­ma­da In­ter­net Re­search Agency ha­bía crea­do las cuen­tas fal­sas. Es­ta fir­ma es co­no­ci­da por uti­li­zar cuen­tas pa­ra pu­bli­car en re­des so­cia­les y co­men­tar en si­tios web de no­ti­cias.

La re­ve­la­ción su­ma evi­den­cias del am­plio al­can­ce que tu­vo la cam­pa­ña de in­fluen­cia ru­sa, la cual fue di­se­ña­da pa­ra da­ñar a Hi­llary Clin­ton e im­pul­sar a Do­nald J. Trump du­ran­te las elec­cio­nes, con­clu­ye­ron agen­cias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses. Las múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes del in­vo­lu­cra­mien­to de Ru­sia, y la po­si­bi­li­dad de que la cam­pa­ña de Trump es­tu­vie­ra co­lu­di­da de al­gún mo­do con ese país, han en­som­bre­ci­do los pri­me­ros ocho me­ses de la pre­si­den­cia de Trump.

El miér­co­les, miem­bros del per­so­nal de Fa­ce­book die­ron su in­for­me a los co­mi­tés de in­te­li­gen­cia del Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, los cua­les es­tán in­ves­ti­gan­do la in­ter­ven­ción ru­sa en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Sta­mos in­di­có que Fa­ce­book tam­bién es­tá coope­ran­do con los in­ves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan pa­ra Ro­bert S. Mue­ller III, el fis­cal es­pe­cial, y pu­bli­có que “he­mos com­par­ti­do nues­tros ha­llaz­gos con las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos que es­tán in­ves­ti­gan­do es­tos asun­tos, y con­ti­nua­re­mos tra­ba­jan­do con ellos en lo que sea ne­ce­sa­rio”.

Sta­mos es­cri­bió que, a pe­sar de que al­gu­nos de los anun­cios men­cio­na­ron es­pe­cí­fi­ca­men­te a los dos can­di­da­tos, la ma­yo­ría más bien abo­có a asun­tos de­di­ca­dos a po­la­ri­zar al elec­to­ra­do: “men­sa­jes di­vi­si­vos de ín­do­le so­cial y po­lí­ti­ca den­tro de to­do el es­pec­tro ideo­ló­gi­co: te­mas que van des­de los pro­ble­mas de la co­mu­ni­dad LGBT, pa­san­do por asun­tos ra­cia­les y de inmigración, has­ta los de­re­chos pa­ra por­tar ar­mas”.

Fa­ce­book no hi­zo público nin­guno de los anun­cios ni men­cio­nó cuán­ta gen­te los vio. Sin em­bar­go, Trump ofre­cía de ma­ne­ra re­gu­lar co­men­ta­rios di­rec­tos so­bre esos te­mas du­ran­te la cam­pa­ña, pa­ra de­nun­ciar la “co­rrec­ción po­lí­ti­ca” y ani­mar a sus sim­pa­ti­zan­tes de de­re­cha.

En su in­for­me so­bre la pu­bli­ci­dad re­la­cio­na­da con las elec­cio­nes, Fa­ce­book afir­mó que tam­bién ha­bía en­con­tra­do 2 mil 200 anun­cios adi­cio­na­les que cos­ta­ron 50 mil dó­la­res y de­mos­tra­ron te­ner me­nos in­di­cios con­cre­tos de es­tar re­la­cio­na­dos con Ru­sia. Al­gu­nos de es­tos anun­cios, por ejem­plo, se ad­qui­rie­ron por me­dio de cuen­tas de Fa­ce­book con di­rec­cio­nes de In­ter­net que pa­re­cían es­tar en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro el idio­ma en el que es­ta­ban era ru­so.

En un in­for­me de enero, el Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción, la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia y la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal con­clu­ye­ron que el go­bierno ru­so, ba­jo las ór­de­nes di­rec­tas del pre­si­den­te Vla­di­mir V. Pu­tin, fue res­pon­sa­ble de hac­kear a in­di­vi­duos del Par­ti­do De­mó­cra­ta y de fil­trar mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos y otros do­cu­men­tos con el ob­je­ti­vo de da­ñar la cam­pa­ña de Clin­ton y arrui­nar su repu­tación.

El in­for­me tam­bién en­con­tró que cien­tos de ru­sos, o usua­rios de re­des so­cia­les pa­ga­dos, ha­bían pu­bli­ca­do men­sa­jes en con­tra de Clin­ton. Sin em­bar­go, en es­te no se men­cio­na­ba a Fa­ce­book ni el asun­to de la pu­bli­ci­dad. El in­for­me de in­te­li­gen­cia que se emi­tió en enero se­ña­la­ba que el “fi­nan­cia­dor pro­ba­ble” de la em­pre­sa In­ter­net Re­search Agency era “un alia­do cer­cano a Pu­tin li­ga­do con la in­te­li­gen­cia ru­sa”. La em­pre­sa, de la cual The New York Times Ma­ga­zi­ne reali­zó un per­fil en 2015, se ubi­ca en San Pe­ters­bur­go y uti­li­za su pe­que­ño ejér­ci­to de tro­les pa­ra pu­bli­car men­sa­jes en apo­yo a las po­lí­ti­cas del go­bierno de Ru­sia. Las re­ve­la­cio­nes só­lo su­man más ele­men­tos al plei­to po­lí­ti­co que hay en Was­hing­ton por el pa­pel de Ru­sia en las elec­cio­nes. A me­nu­do, Trump ha echa­do por tie­rra la his­to­ria del hac­keo ru­so lla­mán­do­la “no­ti­cia fal­sa” y se ha en­fu­re­ci­do cuan­do se im­pli­ca a Pu­tin por pre­sun­ta­men­te ha­ber­lo ayu­da­do a ga­nar. Has­ta la fe­cha, aun­que los re­por­ta­jes han des­ta­pa­do mu­chas reunio­nes y con­tac­tos en­tre los co­la­bo­ra­do­res de Trump y Ru­sia, no ha ha­bi­do nin­gu­na evi­den­cia que de­mues­tre la co­lu­sión en el hac­keo u otras ac­ti­vi­da­des de los ru­sos.

El re­pre­sen­tan­te de Ca­li­for­nia Adam B. Schiff, el de­mó­cra­ta con ma­yor ran­go en el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, co­men­tó en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca que la di­vul­ga­ción de Fa­ce­book “por su­pues­to que cuan­ti­fi­ca, con un ni­vel de de­ta­lle que no te­nía­mos an­tes, el uso que die­ron los ru­sos a por lo me­nos una pla­ta­for­ma de re­des so­cia­les”. Men­cio­nó que el co­mi­té ha es­ta­do en con­tac­to de la red so­cial des-

de ha­ce al­gún tiem­po, y agre­gó: “no creo que sea lo úl­ti­mo que se­pa­mos del te­ma por par­te de Fa­ce­book o en tér­mi­nos de nues­tra in­ves­ti­ga­ción so­bre el asun­to de las re­des so­cia­les”.

Schiff di­jo que te­nía más pre­gun­tas pa­ra Fa­ce­book, en­tre ellas cuán­do fue que la em­pre­sa se dio cuen­ta por pri­me­ra vez del pro­ble­ma, qué se­ña­les de ad­ver­ten­cia en­con­tró, qué tan so­fis­ti­ca­da fue la ope­ra­ción ru­sa y qué me­di­das es­ta­ba to­man­do Fa­ce­book pa­ra pro­te­ger­se en el fu­tu­ro en con­tra de es­te ti­po de ac­ti­vi­dad.

“Es evi­den­te que Fa­ce­book no quie­re con­ver­tir­se en el ár­bi­tro de qué es ver­dad y qué es men­ti­ra”, afir­mó Schiff. “Pe­ro tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca de ha­cer lo me­jor que pue­da pa­ra in­for­mar a sus usua­rios si hay ac­to­res ex­tran­je­ros que los es­tán ma­ni­pu­lan­do”.

La sos­pe­cha de que Ru­sia ha­bía te­ni­do par­ti­ci­pa­ción en la pu­bli­ci­dad que se pu­so en Fa­ce­book se men­cio­nó por pri­me­ra vez en un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Ti­me que se pu­bli­có en ma­yo, pe­ro el anun­cio del miér­co­les fue el pri­mer re­co­no­ci­mien­to del pro­ble­ma que ha he­cho la em­pre­sa.

Fa­ce­book, em­pre­sa que ofre­ce un ni­vel so­fis­ti­ca­do de fo­ca­li­za­ción pa­ra los anun­cian­tes, ha es­ta­do en el ojo del hu­ra­cán por el pa­pel que tu­vo en la pro­pa­ga­ción de no­ti­cias fal­sas y otra in­for­ma­ción en­ga­ño­sa du­ran­te la cam­pa­ña. En abril, la em­pre­sa re­co­no­ció que las cuen­tas fal­sas eran un pro­ble­ma y se­ña­ló que acep­ta­ba los ha­llaz­gos de las agen­cias de in­te­li­gen­cia en la ma­te­ria, pe­ro evi­ta­ba nom­brar a Ru­sia.

La pu­bli­ca­ción que hi­zo Sta­mos el miér­co­les fue más di­rec­ta, por­que ase­gu­ró que las cuen­tas fal­sas de Fa­ce­book re­la­cio­na­das con los anun­cios “era pro­ba­ble que ope­ra­ran fue­ra de Ru­sia”.

Des­pués de que en un prin­ci­pio ne­gó que las no­ti­cias fal­sas en el ser­vi­cio hu­bie­ran te­ni­do al­gu­na in­fluen­cia en las elec­cio­nes, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, se ha ido con­ven­cien­do de que la em­pre­sa de­be ha­cer más al res­pec­to. Por lo que im­ple­men­tó una se­rie de pa­sos pa­ra com­ba­tir el con­te­ni­do fal­so, in­clui­do el re­clu­ta­mien­to de eva­lua­do­res ex­ter­nos que re­vi­sen y se­ña­len cuá­les son los ar­tícu­los sos­pe­cho­sos.

Sin em­bar­go, las nue­vas me­di­das no afec­tan di­rec­ta­men­te la pu­bli­ci­dad de Fa­ce­book. Los anun­cian­tes pa­gan pa­ra te­ner pu­bli­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res des­plie­gan en los mu­ros de cual­quie­ra que sea el gru­po al que es­tán fo­ca­li­za­dos.

El público al que es­tá di­ri­gi­do una pu­bli­ci­dad se pue­de es­co­ger por me­dio de fac­to­res ge­ne­ra­les, co­mo hom­bres es­ta­dou­ni­den­ses de me­dia­na edad, o muy es­pe­cí­fi­cos, co­mo ma­dres que vi­ven en Min­nea­po­lis, les gus­ta ir a la igle­sia y son afi­cio­na­das de los Me­lli­zos de Min­ne­so­ta.

Es­ta ca­pa­ci­dad de fo­ca­li­zar es va­lio­sa pa­ra las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, y la em­pre­sa bus­ca ac­ti­va­men­te can­di­da­tos por to­do el mun­do con el fin de en­se­ñar­les a uti­li­zar Fa­ce­book pa­ra que pue­dan di­fun­dir sus men­sa­jes, y una de las for­mas de di­fu­sión es por me­dio de la pu­bli­ci­dad pa­ga­da.

Una pre­gun­ta sub­ya­cen­te a la in­ves­ti­ga­ción de la po­si­ble com­pli­ci­dad en­tre la cam­pa­ña de Trump y Ru­sia es si los ope­ra­do­res que fi­nan­ció ese país ha­brían ne­ce­si­ta­do al­gún ti­po de orien­ta­ción por par­te de ex­per­tos es­ta­dou­ni­den­ses en po­lí­ti­ca. Fa­ce­book men­cio­nó que al­gu­nos de los anun­cios re­la­cio­na­dos con las cuen­tas ru­sas se ha­bían fo­ca­li­za­do en zo­nas geo­grá­fi­cas par­ti­cu­la­res, lo cual ge­ne­ra pre­gun­tas so­bre si al­guien par­ti­ci­pó en la ma­ne­ra en que se di­ri­gió esa fo­ca­li­za­ción.

Se­gún la ley fe­de­ral, los go­bier­nos, las em­pre­sas y los ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros tie­nen prohi­bi­do usar di­ne­ro pa­ra in­fluir en las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos. La di­vul­ga­ción de Fa­ce­book po­dría aña­dir un ele­men­to más a los po­si­bles crí­me­nes que es­tá in­ves­ti­gan­do Mue­ller.

Vin­du Goel re­por­tó des­de San Fran­cis­co y Scott Sha­ne, des­de Bal­ti­mo­re. Matt Ro­sen­berg con­tri­bu­yó des­de Was­hing­ton.

“Es evi­den­te que Fa­ce­book no quie­re con­ver­tir­se en el ár­bi­tro de qué es ver­dad y qué es men­ti­ra. Pe­ro tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca de ha­cer lo me­jor que pue­da pa­ra in­for­mar a sus usua­rios si hay ac­to­res ex­tran­je­ros que los es­tán ma­ni­pu­lan­do”, re­pre­sen­tan­te de Ca­li­for­nia Adam B. Schiff

|NYT

Se re­por­tó que los anun­cios de la po­lé­mi­ca es­tu­vie­ron ac­ti­vos en­tre ju­nio de 2015 a ma­yo de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.