¿Qué lle­va a las per­so­nas a sui­ci­dar­se?

Una es­pe­cia­lis­ta re­ve­la qué hay de­trás de es­ta ten­den­cia que co­bra la vi­da de mi­les de per­so­nas al año

Publimetro Monterrey - - Nuevamujer.com - CLAU­DIA RO­DRÍ­GUEZ ACOSTA psi­coa­na­lis­ta

Al ha­blar so­bre el sui­ci­dio es co­mún pre­gun­tar­se so­bre las cau­sas que lle­va­ron a al­guien a to­mar tan ex­tre­ma de­ci­sión, sin em­bar­go, no es co­mún po­ner­se a pen­sar so­bre el por qué no to­dos nos sui­ci­da­mos, por qué vi­vi­mos una vi­da de­jan­do de la­do que va­mos a mo­rir; no es co­mún en­con­trar per­so­nas que dia­rio ha­gan cons­cien­te la idea de que les que­da un día me­nos y mu­cho me­nos que ten­gan que pen­sar pa­ra po­der ele­gir si ma­tar­se o no, si va­le la pe­na vi­vir o no.

A pe­sar de no ser co­mún, hay mu­chas per­so­nas que sí lo pien­san y que con­su­man el ac­to sui­ci­da, mi­les mue­ren al año a cau­sa del sui­ci­dio y las ci­fras van en au­men­to. De acuer­do a la OMS más de 800 mil per­so­nas se sui­ci­dan al año en to­do el mun­do, re­pre­sen­tan­do una muer­te ca­da 40 se­gun­dos, su­peran­do la mor­ta­li­dad to­tal cau­sa­da por gue­rras y ho­mi­ci­dios.

Cuan­do se ha­bla de sui­ci­dio es co­mún atri­buir­lo a cau­sas es­pe­cí­fi­cas: de­cep­ción amo­ro­sa, pér­di­da del em­pleo, pro­ble­mas fa­mi­lia­res, di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras, en­fer­me­da­des cró­ni­cas, bullying, et­cé­te­ra. Si bien es­tos y más fac­to­res in­ter­vie­nen en el de­seo de qui­tar­se la vi­da, el sui­ci­dio es un ac­to com­ple­jo con un ori­gen mul­ti­fac­to­rial que se re­mon­ta a to­da una his­to­ria de vi­da. A pe­sar de que hay sui­ci­dios pla­nea­dos y otros re­pen­ti­nos que se co­me­ten, por ejem­plo, en un es­ta­do de eu­fo­ria, na­die se sui­ci­da úni­ca­men­te por­que lo mo­les­ten en la es­cue­la o por­que lo aban­do­ne su pa­re­ja.

El sui­ci­dio tie­ne ra­zo­nes cons­cien­tes y prin­ci­pal­men­te in­cons­cien­tes, al­gu­nas se pue­den re­cons­truir o pen­sar gra­cias a las en­tre­vis­tas con los fa­mi­lia­res y ami­gos; sin em­bar­go, es­te ac­to es en sí un enig­ma que de­ja a los alle­ga­dos en shock. Es­tá más allá de la ló­gi­ca y de las pa­la­bras que lo pue­dan ex­pli­car.

En­ton­ces, no hay si­tua­cio­nes con­cre­tas que sean úni­ca cau­sa del sui­ci­dio, más bien son de­to­nan­tes, ya que re­ba­san la ca­pa­ci­dad de la per­so­na pa­ra en­ten­der, to­le­rar, pen- sar, asi­mi­lar y ela­bo­rar; es­tas si­tua­cio­nes pue­den ser des­de una rup­tu­ra amo­ro­sa, has­ta dolores in­so­por­ta­bles al te­ner una en­fer­me­dad ter­mi­nal.

El meo­llo del asun­to no es­tá en la si­tua­ción en sí, sino en la ca­pa­ci­dad del yo pa­ra con­te­ner la an­gus­tia y el do­lor que ge­ne­ra. A lo lar­go de la vi­da to­dos es­ta­mos ex­pues­tos a vi­ven­cias de re­cha­zo, pér­di­da, desamor, en­fer­me­dad, et­cé­te­ra, sin em­bar­go, no to­dos las en­fren­ta­mos de la mis­ma ma­ne­ra. Cuan­do una per­so­na tie­ne cier­ta fra­gi­li­dad o cuan­do se en­cuen­tra en un es­ta­do de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad (por ejem­plo, si­tua­cio­nes de gue­rra y en­fer­me­da­des cró­ni­cas) es más pro­pen­so a ser re­ba­sa­do por la an­gus­tia y la de­s­es­pe­ran­za. Es­ta fra­gi­li­dad tie­ne que ver con si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas an­ti­guas o ac­tua­les, que de­jan hue­llas en la psi­que y que se reac­ti­van una y otra vez an­te si­tua­cio­nes que re­mi­tan al trau­ma, al no de­seo, al odio y en sí, a aque­lla par­te mor­tí­fe­ra e in­va­si­va.

Así, to­das esas si­tua­cio­nes que son de­to­nan­tes po­drán ser más o me­nos to­le­ra­das de­pen­dien­do de los re­cur­sos in­ter­nos y ex­ter­nos de ca­da quien. Por ejem­plo, el aco­so es­co­lar pue­de ser mo­les­to pa­ra un jo­ven pro­vo­cán­do­le ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar, ais­la­mien­to y an­gus­tia; pa­ra otro pue­de ser mo­les­to pe­ro no afec­tar­le de­ma­sia­do en su ren­di­mien­to ni en su vi­da so­cial; y pa­ra otro pue­de ser el de­to­nan­te de una pro­fun­da de­pre­sión que lo lle­ve a te­ner un in­ten­to sui­ci­da.

En­ton­ces, el bullying no es en sí una cau­sa del sui­ci­dio, sino que po­ne a prue­ba la ca­pa­ci­dad del yo pa­ra po­der de­fen­der­se. Los re­cur­sos que po­si­bi­li­tan la de­fen­sa se ad­quie­ren gra­cias a: víncu­los in­fan­ti­les prin­ci­pal­men­te amo­ro­sos y cui­da­do­sos, víncu­lo con una ma­dre que desea ser­lo y que se ale­gra al ver a su hi­jo, lí­mi­tes fir­mes y cla­ros que prohi­ban y den con­ten­ción, frus­tra­cio­nes y gra­ti­fi­ca­cio­nes que ac­ti­ven el de­seo. Y, pre­ci­sa­men­te de­bi­do al de­seo es que no to­dos nos sui­ci­da­mos, ya que es la par­te vital, el pla­cer que im­pli­ca una bús­que­da y mo­vi­mien­to cons­tan­tes; tam­bién, gra­cias a que al­guien deseó que exis­tié­ra­mos es que es­ta­mos vi­vos. Sin em­bar­go, no en to­dos los ca­sos ocu­rre así.

|ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.