DREA­MERS SE QUE­DAN SIN DA­CA POR CUL­PA DEL SER­VI­CIO POS­TA L ES­TA­DOU­NI­DEN­SE

A pe­sar de que en­via­ron sus pa­pe­les a tiem­po, pro­ble­mas en el ser­vi­cio pos­tal oca­sio­na­ron que uno de los clien­tes de Alli­son Ba­ker se que­da­ra fue­ra del pro­gra­ma que pro­te­ge a los es­tu­dian­tes mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos

Publimetro Monterrey - - Notcias / The New York Times - THE NEW YORK TI­MES LIZ ROB­BINS

El pa­pe­leo fue en­via­do por correo con tiem­po de so­bra. Alli­son Ba­ker, abo­ga­da de Le­gal Aid So­ciety, en­vió la so­li­ci­tud de uno de sus clien­tes pa­ra re­no­var el per­mi­so con el que pue­de que­dar­se en Es­ta­dos Uni­dos y tra­ba­jar de ma­ne­ra le­gal –gra­cias al pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DA­CA, por sus si­glas en in­glés)– el 14 de sep­tiem­bre, mu­cho an­tes de la fe­cha lí­mi­te del 4 de oc­tu­bre. La en­vió por correo cer­ti­fi­ca­do –que in­clu­ye ras­treo a ca­da pa­so del ca­mino– só­lo por si aca­so.

La in­for­ma­ción del ras­treo del Ser­vi­cio Pos­tal de Es­ta­dos Uni­dos mues­tra que el so­bre lle­gó a Chica­go el 16 de sep­tiem­bre, ca­mino a la ofi­ci­na re­gio­nal de pro­ce­sa­mien­to del Ser­vi­cio de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción (USCIS, por sus si­glas en in­glés), la agen­cia que ad­mi­nis­tra el pro­gra­ma DA­CA.

Lue­go el pa­que­te em­pe­zó a dar vuel­tas por Chica­go en un pa­trón mis­te­rio­so. Del 17 al 19 de sep­tiem­bre, es­tu­vo “en trán­si­to ca­mino al des­tino”. Lue­go des­apa­re­ció por com­ple­to del ra­dar has­ta el 4 de oc­tu­bre. Ahí, de nue­vo, es­tu­vo “en ca­mino”.

Y el 6 de oc­tu­bre, un día de­ma­sia­do tar­de, fue en­tre­ga­do. La so­li­ci­tud, de un hom­bre que pi­dió ser iden­ti­fi­ca­do so­la­men­te co­mo José por la in­cer­ti­dum­bre que aho­ra tie­ne so­bre su es­ta­tus le­gal, fue re­cha­za­da.

José no fue el úni­co. De acuer­do con abo­ga­dos de to­da la re­gión de Nue­va York, re­tra­sos inusual­men­te ex­ten­di­dos por par­te del ser­vi­cio de co­rreos re­sul­ta­ron en re­cha­zos de, por lo me­nos, otras 33 so­li­ci­tu­des de DA­CA, y de­jan así en un lim­bo las vi­das y los tra­ba­jos de esas per­so­nas.

Abo­ga­dos en Bos­ton y Fi­la­del­fia, que tam­bién en­via­ron sus so­li­ci­tu­des por me­dio del cen­tro de pro­ce­sa­mien­to en Chica­go, di­je­ron no ha­ber te­ni­do pro­ble­mas con el correo. Pe­ro en el mis­mo Chica­go, el pa­tio tra­se­ro de las ofi­ci­nas de USCIS, por lo me­nos vein­ti­dós be­ne­fi­cia­rios de DA­CA se vie­ron afec­ta­dos por los re­tra­sos en sus so­li­ci­tu­des de re­no­va­ción que en­via­ron mu­cho an­tes de la fe­cha lí­mi­te, de acuer­do con el re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta en el Con­gre­so, Luis Gutiérrez. Uno de los be­ne­fi­cia­rios en­vió su so­li­ci­tud el 13 de sep­tiem­bre, pe­ro es­ta lle­gó el 6 de oc­tu­bre. Otro la en­vió el 21 de sep­tiem­bre y fue re­ci­bi­da has­ta el 9 de oc­tu­bre.

“De­bi­do a que al­guien no hi­zo bien su tra­ba­jo es­ta­mos de­jan­do a jó­ve­nes in­mi­gran­tes en la po­si­bi­li­dad de ser de­por­ta­dos”, di­jo Gutiérrez en un co­mu­ni­ca­do. “Es inacep­ta­ble”.

El jue­ves, en una ad­mi­sión inusual pa­ra una agen­cia fe­de­ral, el ser­vi­cio pos­tal asu­mió la cul­pa. David A. Par­ten­hei­mer, por­ta­voz del ser­vi­cio, di­jo que hu­bo un “re­tra­so tem­po­ral no in­ten­cio­nal en el pro­ce­sa­mien­to de co­rreos en el área de Chica­go”.

Pe­ro USCIS di­jo que no hay se­gun­das opor­tu­ni­da­des.

“De acuer­do con las re­gu­la­cio­nes de USCIS, una so­li­ci­tud se con­si­de­ra co­mo re­ci­bi­da en la fe­cha ac­tual de la que hay re­ci­bo en el lu­gar don­de se pre­sen­ta”, es­cri­bió la agen­cia. “USCIS no es res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de co­rreos ele­gi­do por un in­di­vi­duo ni por re­tra­sos por par­te del pro­vee­dor de los ser­vi­cios pos­ta­les”.

La or­den eje­cu­ti­va de Oba­ma que creó DA­CA no pre­vé un me­ca­nis­mo pa­ra ape­lar.

Fue una pos­tu­ra que los mi­gran­tes y quie­nes los re­pre­sen­tan y res­pal­dan sin­tie­ron co­mo in­jus­ta y es­pe­cial­men­te se­ve­ra con­tra los be­ne­fi­cia­dos por DA­CA. “No pue­des res­pon­sa­bi­li­zar a un so­li­ci­tan­te de que se ase­gu­re que las agencias gu­ber­na­men­ta­les ha­gan su tra­ba­jo”, di­jo Ca­mi­lle Mac­kler, di­rec­to­ra de ser­vi­cios le­ga­les en New York Im­mi­gra­tion Coa­li­tion. “¿Te pue­des ima­gi­nar que si el ser­vi­cio de ha­cien­da no re­vi­sa­ra su correo por dos se­ma­nas tú fue­ras pe­na­li­za­do por ello?”.

DA­CA le da pro­tec­ción tem­po­ral con­tra la de­por­ta­ción y per­mi­sos de tra­ba­jo a unos 800 mil jó­ve­nes adul­tos que es­tán sin pa­pe­les y fue­ron lle­va­dos a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do eran me­no­res de edad.

El 5 de sep­tiem­bre, el fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions anun­ció, des­pués de me­ses de es­pe­cu­la­ción al res­pec­to, que el go­bierno de Trump des­man­te­la­ría el pro­gra­ma. A los be­ne­fi­cia­rios se les per­mi­tió que­dar­se has­ta que se ven­zan sus per­mi­sos, que nor­mal­men­te tie­nen vi­gen­cia de dos años. El go­bierno tam­bién le dio a los drea­mers cu­yos per­mi­sos ex­pi­ra­ban an­tes del 5 de mar­zo un pla­zo pa­ra re­no­var, an­te lo cual pro­vee­do­res de asis­ten­cia le­gal en to­do el país se apu­ra­ron por ayu­dar a los jó­ve­nes.

Hay tres ofi­ci­nas de pro­ce­sa­mien­to, o apar­ta­dos pos­ta­les, de USCIS en to­do Es­ta­dos Uni­dos: en Phoe­nix, Chica­go y Le­wis­vi­lle, Te­xas, ubi­ca­do a las afue­ras de Da­llas.

De acuer­do con el ser­vi­cio mi­gra­to­rio, los fun­cio­na­rios de la agen­cia no re­co­gen di­rec­ta­men­te el correo de esos apar­ta­dos. El De­par­ta­men­to del Te­so­ro con­tra­ta a un ser­vi­cio de men­sa­je­ría pa­ra re­co­ger ese correo de las ofi­ci­nas pos­ta­les ca­da ma­ña­na. Se­gún USCIS, los en­víos de prio­ri­dad son re­co­gi­dos por la tar­de. Ser­vi­cios co­mo Fe­dEx, DHL y UPS tam­bién ha­cen en­tre­gas a los apar­ta­dos.

En el 2001, se ofre­ció a fa­mi­lia­res y em­plea­do­res que so­li­ci­ta­ran a nom­bre de otras per­so­nas el per­mi­so de re­si­den­cia per­ma­nen­te. El go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, des­pués de re­co­no­cer que ha­bía una al­ta de­man­da y mu­chas so­li­ci­tu­des, ofre­ció un pe­rio­do de gra­cia y ex­ten­dió la fe­cha del 30 de abril al 3 de ma­yo. Va­rios abo­ga­dos en ma­te­ria mi­gra­to­ria se pre­gun­ta­ron por qué en es­ta oca­sión no se ha ofre­ci­do esa op­ción.

“Des­de la pers­pec­ti­va de los clien­tes, hi­cie­ron to­do bien”, di­jo Ha­san Sha­fi­qu­llah, di­rec­tor de la uni­dad mi­gra­to­ria de la Le­gal Aid So­ciety de Nue­va York. “En­viar to­do tres se­ma­nas an­tes de­be­ría ser su­fi­cien­te y USCIS ne­ce­si­ta re­co­no­cer eso y ser jui­cio­so”.

Se­gún un fun­cio­na­rio mi­gra­to­rio cues­tio­na­do por Se Ha­ce Ca­mino Nue­va York, una or­ga­ni­za­ción de de­re­chos de los mi­gran­tes, co­mo par­te de una de­man­da fe­de­ral con­tra la re­vo­ca­ción del pro­gra­ma, 132 mil so­li­ci­tu­des de DA­CA fue­ron re­ci­bi­das a tiem­po y 4 mil lle­ga­ron tar­de. Un to­tal de 154 mil per­so­nas po­dían so­li­ci­tar la re­no­va­ción.

Ta­ta Ca­ma­ra, de 32 años y

“No pue­des res­pon­sa­bi­li­zar a un so­li­ci­tan­te de que se ase­gu­re que las agencias gu­ber­na­men­ta­les ha­gan su tra­ba­jo”, Ca­mi­lle Mac­kler, abo­ga­da

quien lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos a los 15 des­de Gui­nea, en Áfri­ca Oc­ci­den­tal, en­vió su so­li­ci­tud el 29 de sep­tiem­bre. Di­jo que fue has­ta esa fe­cha que pu­do cos­tear la so­li­ci­tud al re­ci­bir una do­na­ción pa­ra cu­brir los 495 dó­la­res ne­ce­sa­rios.

Te­nía dos apli­ca­cio­nes en su te­lé­fono ce­lu­lar pa­ra mo­ni­to­rear el pro­gre­so del en­vío, pe­ro co­men­zó a an­gus­tiar­se cuan­do vio que el so­bre lle­gó a Chica­go el 1 de oc­tu­bre y se que­dó in­mó­vil.

“No tie­ne sen­ti­do; en­vío co­sas por correo to­do el tiem­po”, re­cor­dó Ca­ma­ra que le di­jo al su­per­vi­sor de la ofi­ci­na de co­rreos en Chica­go. “En­tien­do un día de re­tra­so, si aca­so dos. Pe­ro ¿que ni si­quie­ra pue­das de­cir­me dón­de es­tá?”. Ca­ma­ra hi­zo una ci­ta con un agen­te mi­gra­to­rio pa­ra dis­cu­tir su si­tua­ción, pe­ro pa­re­ce po­co pro­ba­ble que ha­ya una re­so­lu­ción. Cin­co abo­ga­dos en Nue­va York di­je­ron que USCIS ya des­car­tó sus ape­la­cio­nes he­chas por correo, te­lé­fono y en per­so­na. Part­hei­mer, del Ser­vi­cio Pos­tal, di­jo que “el te­ma ha si­do re­suel­to y es­ta­mos in­ves­ti­gan­do có­mo ocu­rrió”. Aña­dió que tra­ba­ja­rían con di­li­gen­cia con el Ser­vi­cio de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción “res­pec­to a cual­quier pro­ble­ma po­ten­cial que es­to po­día cau­sar­le a los in­di­vi­duos afec­ta­dos”.

|THE NEW YORK TI­MES

José, pi­dió ser iden­ti­fi­ca­do só­lo por su pri­mer nom­bre.

|THE NEW YORK TI­MES

José, po­see el re­gis­tro de se­gui­mien­to que mues­tra có­mo su so­li­ci­tud de re­no­va­ción DA­CA se es­tan­có du­ran­te se­ma­nas en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.