CO­CO Y LA DE­SIGUAL­DAD

Publimetro Monterrey - - Noticias / Economía Y Negocios - EN­RI­QUE HUER­TA PRO­FE­SOR DE PLA­NEA­CIÓN ES­TRA­TÉ­GI­CA EN LA UNI­VER­SI­DAD PO­PU­LAR AU­TÓ­NO­MA DEL ES­TA­DO DE PUE­BLA

Lo bueno: Co­co es una pe­lí­cu­la en­tra­ña­ble, bien rea­li­za­da, que brin­da he­rra­mien­tas a los ci­ta­di­nos, pa­ra en­se­ñar a los ni­ños las tra­di­cio­nes me­xi­ca­nas. Lo ma­lo: jun­to con al­gu­nas tra­di­cio­nes, la pe­lí­cu­la re­tra­ta que la de­sigual­dad sea par­te con­sus­tan­cial a lo me­xi­cano.

El fin de se­ma­na pre­vio al Día de Muer­tos apa­re­ció en las car­te­le­ras de los ci­nes de Mé­xi­co la pe­lí­cu­la Co­co. En el nom­bre hay un jue­go de pa­la­bras. Pen­sá­ba­mos que alu­día al me­xi­ca­ní­si­mo fan­tas­ma, pe­ro en reali­dad alu­de a un so­bre nom­bre bien co­no­ci­do, el que se re­fie­re a So­co­rro, aun­que en al­gu­nas re­gio­nes se co­no­ce tam­bién así a Héctor.

Co­co re­pre­sen­ta un gui­ño de Holly­wood a Mé­xi­co. Jus­to en los mo­men­tos en que Do­nald Trump ha he­cho pen­sar que el odio es la nor­ma en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses ha­cia los me­xi­ca­nos, California, Los Án­ge­les, Holly­wood, reivin­di­can con es­te gran ges­to la re­la­ción bi­la­te­ral.

A es­tas al­tu­ras, la tra­ma es de so­bra co­no­ci­da. Mi­guel, un ni­ño de un pue­blo que mu­cho re­cuer­da al Ba­jío, ha cre­ci­do en una fa­mi­lia de za­pa­te­ros. Su fa­mi­lia tie­ne una re­la­ción de odio con la mú­si­ca, pues el ta­ta­ra­bue­lo de Mi­guel los aban­do­nó pa­ra se­guir una ca­rre­ra co­mo mú­si­co pro­fe­sio­nal. Mi­guel tie­ne ta­len­to, y bus­ca pri­me­ro el apo­yo de su fa­mi­lia pa­ra ser mú­si­co pro­fe­sio­nal. Se da cuen­ta que el sím­bo­lo de la can­ción ran­che­ra es su ta­ta­ra­bue­lo.

Mi­guel en­tra al pan­teón pa­ra pe­dir pres­ta­da la fa­mo­sa gui­ta­rra de su ta­ta­ra­bue­lo, y en­ton­ces cru­za un lim­bo ha­cia una di­men­sión pa­ra­le­la, don­de se en­cuen­tran to­das las per­so­nas que han fa­lle­ci­do. Es el Día de Muer­tos y és­tos bus­can cru­zar un puen­te don­de co­nec­tan con sus fa­mi­lias, si és­tos han pues­to una ofren­da con su fo­to, y los re­cuer­dan.

Mi­guel bus­ca re­tor­nar con su fa­mi­lia, a un mun­do que le per­mi­ta ini­ciar una ca­rre­ra co­mo mú­si­co pro­fe­sio­nal.

Lo in­tere­san­te es que jun­to con la lec­ción acer­ca de mu­chos ele­men­tos que los ha­bi­tan­tes del Cen­tro y Sur pue­den con­si­de­rar co­mo su­yos (en el Nor­te el Día de Muer­tos a la me­xi­ca­na es en reali­dad una co­lo­ni­za­ción cul­tu­ral del Sur), hay al­gu­nos ele­men­tos que pa­re­cen tam­bién con­for­mar la esen­cia me­xi­ca­na.

Dos ele­men­tos se acep­tan co­mo con­sus­tan­cia­les a la me­xi­ca­ni­dad, a) al­ta de­sigual­dad, y b) re­pu­dio a la in­dus­tria­li­za­ción. En el cie­lo de los me­xi­ca­nos, la de­sigual­dad del mun­do fí­si­co per­sis­te. La di­fe­ren­cia en­tre quie­nes tie­nen y quie­nes no tie­nen es abis­mal. En gran me­di­da es­to se de­be a que el mun­do de los muer­tos es una con­ti­nua­ción del mun­do de los vi­vos. De mo­do que si se era ri­co en el mun­do de los vi­vos, la ri­que­za se pro­lon­ga has­ta el mun­do de los muer­tos.

La de­sigual­dad pin­ta­da en Co­co tie­ne ade­más el pro­ble­ma de la eter­ni­dad. Se asu­me en­ton­ces que la de­sigual­dad es in­ma­nen­te a la me­xi­ca­ni­dad, pe­ro ade­más, de que tal de­sigual­dad es eter­na. Par­te del ori­gen de es­te mi­to de la de­sigual­dad eter­na se pue­de ob­ser­var en el re­pu­dio a la in­dus­tria­li­za­ción y la im­por­tan­cia de la fies­ta co­mo cen­tral a la esen­cia de lo me­xi­cano.

Así, cuan­do el ta­ta­ra­bue­lo de Mi­guel aban­do­na a su fa­mi­lia pa­ra ser un ma­ria­chi, la ta­ta­ra­bue­la Imel­da se de­di­ca exac­ta­men­te a lo opues­to, a es­ta­ble­cer un ta­ller de cal­za­do en el que se tra­ba­ja du­ro, y la mú­si­ca es­tá prohi­bi­da. Un ni­ño ex­pues­to a

Co­co apren­de que lo me­xi­cano es la fies­ta, y la ac­ti­vi­dad in­dus­trial es abu­rri­dí­si­ma al gra­do de ser an­ti me­xi­ca­na.

Lo in­tere­san­te es que jus­to un ma­yor pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción, jus­to la ac­ti­vi­dad in­dus­trial que la ta­ta­ra­bue­la Imel­da ini­ció co­mo res­pues­ta a la su­pues­ta irres­pon­sa­bi­li­dad de su ma­ri­do ar­tis­ta es la úni­ca so­lu­ción pa­ra es­te país. Y la fo­to de los me­xi­ca­nos es que la re­cha­za­mos por una fies­ta per­ma­nen­te. ¿Es­te­reo­ti­po o cua­si reali­dad?

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.