El lu jo quie­re ser mi­llen­nial

Las ca­sas de mo­da le apues­tan a un pú­bli­co que ve lo ex­clu­si­vo de otra ma­ne­ra

Publimetro Monterrey - - Noticias / Mundo - LUZ LANCHEROS MWN

Es cla­ro que aun­que lo as­pi­ra­cio­nal sos­ten­ga a to­das las ca­sas de mo­da, es­tas quie­ran otro mercado con po­si­bi­li­da­des: los mi­llen­nials.

Dol­ce & Gab­ba­na le apos­tó un tiem­po a su­bir You­tu­bers e hi­jos de fa­mo­sos a las pa­sa­re­las. Oli­vier Rous­teing pu­so sus clá­si­cas pren­das ins­ta­gramea­bles y tam­bién a las Kar­das­hian a lu­cir­las. Guc­ci, por su par­te, des­de que Ales­san­dro Mi­che­le es di­rec­tor crea­ti­vo, no só­lo ven­de por sí mis­mo con su uni­ver­so co­lo­ri­do, ma­xi­ma­lis­ta y re­fe­ren­cial: tam­bién usa memes en Ins­ta­gram (gra­cias al ex­per­to en ellos, @cham­pag­nee­mo­jis) pa­ra se­guir con­quis­tan­do a un pú­bli­co que tie­ne ga­na­do con su de­ta­llis­mo en ca­da fo­to y con sus en­sam­bles. De he­cho, ni si­quie­ra le apues­tan a las re­ba­jas y se­gún Ke­ring, la fir­ma de lu­jo due­ña de la ca­sa, Guc­ci au­men­tó sus ven­tas un 49% en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te mis­mo año. Es de­cir, es­ta nueva ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res com­pra más. Pe­ro, ¿có­mo com­pran al­go que siem­pre se ha con­si­de­ra­do ex­clu­si­vo y as­pi­ra­cio­nal?

¿No que no com­pra­ban na­da?

Se creía que los mi­llen­nials pre­fe­rían in­ver­tir en ex­pe­rien­cias que en co­sas que de­fi­nie­ran su es­ta­tus co­mo lo ha­cían las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res.

Y más aún cuan­do su fu­tu­ro eco­nó­mi­co y ga­nan­cias es mu­cho más inestable que la de sus pa­dres. Sí, pa­san esas dos co­sas, pe­ro tam­bién el he­cho de que aho­ra sean más cons­cien­tes con lo que con­su­men (quie­ren sa­ber de dón­de vie­ne lo que com­pran), y no quie­ren re­fle­jar es­ta­tus co­mo un va­lor úni­co, tam­bién au­to­ex­pre­sión. O es­to es lo que re­fle­jó el es­tu­dio de Bain&Co de es­te año so­bre el con­su­mo de lu­jo a ni­vel mun­dial.

De he­cho, el es­tu­dio pre­di­ce que pa­ra 2025, la Ge­ne­ra­ción Z se­rá la que con­su­ma los bie­nes de lu­jo en un 45% y le da­rá al mis­mo ga­nan­cias de 324 bi­llo­nes de dó­la­res, ya que bus­can in­ver­tir no en al­go que no tie­nen en mu­chos ca­sos sino en un pro­duc­to que los iden­ti­fi­que y que sea to­tal­men­te di­fe­ren­cia­dor. Y, al ser hi­jos de lo di­gi­tal, no só­lo la apa­rien­cia cuen­ta, ya que las imá­ge­nes ha­blan por sí so­las.

En el ca­so de Guc­ci, de­ja­ron de usar pie­les en sus mé­to­dos de pro­duc­ción. Louis Vuit­ton le apos­tó al fu­tu­ro con sus gad­gets y cam­pa­ñas di­gi­ta­les así co­mo las co­la­bo­ra­cio­nes con mar­cas más di­ná­mi­cas y ar­tís­ti­cas.

Bur­berry hi­zo lo mis­mo en la era de Ch­ris­top­her Bai­ley. Por su par­te, Ba­len­cia­ga se fue ha­cia un uni­ver­so más ac­ce­si­ble con Co­let­te.

Y cla­ro que la ex­pe­rien­cia cuen­ta: tan­to on­li­ne co­mo en tien­da fí­si­ca, se bus­ca que la mar­ca de al­gu­na ma­ne­ra pro­vea al con­su­mi­dor de su uni­ver­so, co­mo su­ce­de con al­gu­nas pop up sto­res y flags­hips. Ya no fun­cio­na ven­der lo mis­mo, así sea con las ca­ras de mo­da, con un mercado que tie­ne otras de­man­das de con­su­mo. La con­clu­sión es que los mi­llen­nials ya no veían al lu­jo co­mo al­go ex­tra­va­gan­te, cons­pi­cuo, in­cons­cien­te y eli­tis­ta. Sin em­bar­go, los pro­duc­tos más ac­ce­si­bles de una fir­ma de mo­da son lo que más se ven­de, a pe­sar de las es­tra­te­gias. Pe­ro el de­seo tam­bién cam­bia y las for­mas de ven­der­lo tam­bién. Eso es lo que ex­pli­ca Gian­lu­ca Cas­tag­net­ta, ex­port ma­na­ger de com­pa­ñías co­mo Dol­ce & Gab­ba­na y Ver­sa­ce.

|GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.