MA­DRES SOL­TE­RAS

Publimetro Monterrey - - Noticias - CA­FÉ DE BAN­QUE­TA IN­DI­RA KEMPIS AC­TI­VIS­TA CARTASMTY @PUBLIMETRO.COM.MX

He es­ta­do con­ver­san­do con al­gu­nas mu­je­res. La semana pa­sa­da se con­me­mo­ró el Día Internacional de la Mu­jer y, en ese mar­co de his­to­rias que van y vie­nen de nues­tras reali­da­des, ha ha­bi­do un sin­fín de pro­ble­má­ti­cas no re­suel­tas. Des­de la bre­cha sa­la­rial, pa­san­do por el aco­so se­xual y has­ta la vio­len­cia do­més­ti­ca.

Pe­ro, ac­tual­men­te, tam­bién hay otro pro­ble­ma pú­bli­co del que se es­tá ha­cien­do én­fa­sis en las es­cue­las, so­bre to­do, en las se­cun­da­rias y pre­pa­ra­to­rias. Por­que mien­tras el mun­do avan­za en di­rec­ción de una ma­yor aper­tu­ra se­xual, más edu­ca­ción e in­for­ma­ción y, por tan­to, me­nos pre­jui­cios, tal pa­re­ce que, con­tra­rio a lo que se es­pe­ra­ría, hay ca­da vez más em­ba­ra­zos en­tre las mu­je­res ado­les­cen­tes.

Es­to pue­de ser es­can­da­lo­so, no só­lo por la edad que en sí mis­ma su­po­ne mu­chas co­sas en ad­ver­si­dad o di­fi­cul­tad, co­mo el he­cho de es­tar es­tu­dian­do, no ha­ber ter­mi­na­do las fa­ses del desa­rro­llo fí­si­co y emo­cio­nal por com­ple­to o, sim­ple­men­te, por no te­ner un tra­ba­jo con la re­mu­ne­ra­ción su­fi­cien­te pa­ra la ma­nu­ten­ción. O peor aún, que nor­mal­men­te es lo que ter­mi­na su­ce­dien­do, los hom­bres, no im­por­tan­do su edad, op­tan por no ha­cer­se car­go de sus hi­jos e hi­jas.

Do­ce­nas de es­tos ca­sos que co­mien­zan a ser ca­da vez más gra­ves, en el sen­ti­do de que en oca­sio­nes es por ple­na ig­no­ran­cia o por de­jar­se lle­var por la fan­ta­sía de que esa es la ma­ne­ra en co­mo se pue­de es­tar vin­cu­la­da en una re­la­ción. Pe­ro más allá de las cir­cuns­tan­cias, hay un gra­ve au­sen­te de edu­ca­ción se­xual que nos en­se­ñe a las mu­je­res la im­por­tan­cia de co­no­cer nues­tros cuer­pos, de lo que sig­ni­fi­can e im­pli­can las re­la­cio­nes se­xua­les, así co­mo que se ex­pli­que las con­se­cuen­cias en to­do sen­ti­do.

Vi­vi­mos en tiem­pos don­de no pa­ra­mos por in­for­ma­ción. Hay to­ne­la­das en la In­ter­net, és­ta ten­dría que ser útil pa­ra ha­cer en­ten­der a las mu­je­res más jó­ve­nes la im­por­tan­cia de ha­cer­nos res­pon­sa­bles de nues­tros cuer­pos, co­mo tam­bién a los hom­bres.

Los pa­dres de fa­mi­lia, edu­ca­do­res, las fa­mi­lias, de­be­ría­mos es­tar aten­tos a lo que es­tá su­ce­dien­do en los nú­cleos es­co­la­res o de ami­gos de las per­so­nas. Y es fun­da­men­tal que las autoridades en la edu­ca­ción pú­bli­ca es­tén pre­vien­do có­mo en­fo­car pla­nes de es­tu­dio, apo­yo psi­co­ló­gi­co, ma­te­rial bi­blio­grá­fi­co y cual­quier he­rra­mien­ta que pue­da ser via­ble y pe­da­gó­gi­ca pa­ra pre­ve­nir el em­ba­ra­zo en­tre las ado­les­cen­tes. Que no es por pen­sar que la ma­ter­ni­dad sea “ma­la”, sino que pa­ra to­do hay un tiem­po y te­ne­mos que ha­cer cons­cien­tes de es­to a las ju­ven­tu­des que vie­nen qui­zá muy in­for­ma­das, pe­ro con fal­ta de aten­ción de los adul­tos y po­co res­pon­sa­bles de las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Es­ta­mos a tiem­po. La cla­ve es la edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.