Luis Miguel re­pre­sen­ta lo que mu­chos quie­ren

Un es­pe­cia­lis­ta ha­bla con Publimetro de es­te fe­nó­meno que no se ha­bía pre­sen­ta­do con otra bio­se­rie, des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co

Publimetro Monterrey - - Entretener / Recreo - DANIELA PÉREZ @Dan­yPu­bli­me­tro

El pú­bli­co es­pe­ra con an­sia ca­da do­min­go pa­ra co­nec­tar­se a Net­flix y ver un nue­vo ca­pí­tu­lo de Luis Miguel, la

se­rie; in­clu­so, an­tes de las 21:00 ho­ras –ho­ra en la que se li­be­ra ca­da epi­so­dio– en la ten­den­cia de re­des so­cia­les ya se en­cuen­tra el nom­bre, no só­lo del can­tan­te, sino de los per­so­na­jes que lo ro­dean.

Hom­bres y mu­je­res, jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes, to­dos ha­blan, to­dos opi­nan, to­dos ex­pre­san su sen­tir res­pec­to a lo que ven ca­da do­min­go y lo ha­cen de una ma­ne­ra que no se ha­bía vis­to con nin­gu­na otra bio­se­rie en Mé­xi­co, vi­ven la his­to­ria co­mo si fue­ra pro­pia. ¿A qué se de­be es­te fe­nó­meno?

Publimetro pla­ti­có con Do­min­go Ga­ti­ca, psi­có­lo­go fa­mi­liar que co­la­bo­ra en ins­ti­tu­cio­nes co­mo el DIF y Cen­tro Ca­pu­llos, ade­más de ser ca­te­drá­ti­co en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias de la Se­gu­ri­dad, quien nos da una ex­pli­ca­ción con ba­se en su ex­pe­rien­cia.

“Pri­me­ro, en to­das las fa­mi­lias hay di­fi­cul­ta­des, ja­más te vas a en­con­trar una fa­mi­lia en don­de no exis­tan pro­ble­mas, por­que son ne­ce­sa­rios pa­ra for­ta­le­cer los la­zos de amor”.

“Se­gun­do, es más fá­cil ver los pro­ble­mas en el otro. A los hu­ma­nos nos due­le me­nos cuan­do ve­mos los pro­ble­mas en la per­so­na de en­fren­te. No los ten­go yo, los tie­ne otro”.

“Por eso fue muy fá­cil que las fa­mi­lias se vol­ca­ran a ver es­ta se­rie, por­que nos iden­ti­fi­ca­mos, ve­mos co­sas que ellos tie­nen, y cuan­do ha­ce­mos el aná­li­sis, la crí­ti­ca y to­do eso que ve­mos des­pués de ca­da ca­pí­tu­lo, es­ta­mos ha­cien­do ca­tar­sis de nues­tros pro­pios pro­ble­mas”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta.

“La se­rie de Luis Miguel des­cri­be a una fa­mi­lia. Es­tá el pa­pá que se com­por­ta de una ma­ne­ra, es­tá la ma­má que se com­por­ta de otra, es­tán los ami­gos; es de­cir, los per­so­na­jes de los que es muy fá­cil opi­nar, por­que al fi­nal es­tás ha­blan­do de ti mis­mo”.

¿Y por qué es más evi­den­te es­ta reac­ción del pú­bli­co con la se­rie de Luis Miguel, so­bre las otras bio­se­ries que se han he­cho has­ta el mo­men­to en Mé­xi­co?, se le cues­tio­nó al psi­có­lo­go.

“Él ha ma­ne­ja­do su vi­da con mu­cho her­me­tis­mo, eso pro­vo­ca ma­yor cu­rio­si­dad. Ade­más, al­go que pa­sa con Luis Miguel, en par­ti­cu­lar, es que él re­pre­sen­ta lo que mu­chos quie­ren te­ner, éxi­to y di­ne­ro; pe­ro por otro la­do, hay quien pue­da te­ner­le lás­ti­ma por to­do lo que su­frió. Es de­cir, Luis Miguel des­pier­ta un sin­fín de emo­cio­nes”, con­clu­yó Ga­ti­ca.

| AR­CHI­VO

Es­te do­min­go se trans­mi­ti­rá el quin­to ca­pí­tu­lo de la se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.