DES­CU­BRE QUÉ ALI­MEN­TOS DE­BES CON­SU­MIR PA­RA TE­NER MÁS ENER­GÍA

Publimetro Quintana Roo - - Front page - POR AN­DREA SáN­CHEZ

Co­men­zar un nue­vo ré­gi­men ali­men­ti­cio pue­de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za. Cam­biar de há­bi­tos y de­jar de la­do los ali­men­tos pro­ce­sa­dos pue­de vol­ver­se una si­tua­ción com­ple­ja. Si mo­di­fi­cas gra­dual­men­te tu ali­men­ta­ción, con­su­mes ver­du­ras y gra­sas bue­nas a la ho­ra de la co­mi­da, po­co a po­co ve­rás una me­jo­ría en es­ta­do de áni­mo y tu sa­lud. Hoy te­ne­mos pa­ra ti los sú­per ali­men­tos que de­bes con­su­mir pa­ra te­ner más ener­gía y vi­ta­li­dad Agua­ca­te o pal­ta

Aun­que en al­gu­nos lu­ga­res de Su­da­mé­ri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca su con­su­mo es co­mún en sal­sas y en­sa­la­das, el agua­ca­te o pal­ta es ri­co en mag­ne­sio y po­ta­sio, sus­tan­cias que pre­vie­nen los ca­lam­bres, re­du­cen el co­les­te­rol ma­lo y ele­van los ni­ve­les de los bue­nos pues apor­ta gra­sas in­sa­tu­ra­das. Los agua­ca­tes con­tie­nen sus­tan­cias de­no­mi­na­das per­se­no­nas AyB que, en­tre otras co­sas, po­drían lle­gar a in­hi­bir la pro­duc­ción de ra­di­ca­les li­bres, re­la­cio­na­dos con en­fer­me­da­des crónicas y el en­ve­je­ci­mien­to. Có­mo con­su­mir­lo: en en­sa­la­das, smoot­hies, so­pas, re­lle­nos, sal­sas y ade­re­zos.

Ka­le

De acuer­do con el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, las ver­du­ras de co­lor ver­de in­ten­so son una fuen­te de vi­ta­mi­nas A,C,E y K. Ade­más, tie­nen al­tos ni­ve­les de fi­bra, hie­rro, po­ta­sio y cal­cio, lo que sig­ni­fi­ca que re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de en­fer­me­da­des car­día­cas, pro­te­gen tus hue­sos de la os­teo­po­ro­sis y ayu­dan a pre­ve­nir pa­de­ci­mien­tos in­fla­ma­to­rios.

Có­mo in­cluir­lo: pue­des po­ner una ta­za de ka­le en tu smoot­hie dia­rio o acom­pa­ñar­lo con le­che ve­ge­tal, al­men­dras y al­gu­na fru­ta.

Jen­gi­bre

El uso de es­ta raíz es mi­le­na­rio, lo mis­mo se uti­li­za en la co­ci­na que co­mo me­di­ci­na. Sus pro­pie­da­des son in­nu­me­ra­bles. Su con­te­ni­do de ses­quir­ter­pe­nos, ali­vian los do­lo­res mus­cu­la­res, ace­le­ra tu me­ta­bo­lis­mo por­que au­men­ta tu tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y ayu­da a que tu sis­te­ma res­pi­ra­to­rio es­té li­bre de bac­te­rias.

Có­mo in­cluir­lo: es co­mún agre­gar­lo en pol­vo co­mo es­pe­cia de al­gu­nos pla­ti­llos. Un uso que se ha di­ver­si­fi­ca­do es a tra­vés de in­fu­sio­nes en frío y ca­lien­te, acom­pa­ña­do de li­món y ca­ne­la.

Chia

Es una fuen­te de áci­dos gra­sos y an­ti­oxi­dan­tes que pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, las afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res y es un ex­tra­or­di­na­rio au­xi­liar pa­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Ade­más, con­tri­bu­ye a que tu cuer­po asi­mi­le de ma­ne­ra más len­ta los car­bohi­dra­tos, dán­do­te más ener­gía y evi­tan­do que tus ni­ve­les de azú­car se al­te­ren.

Có­mo in­cluir­la: pre­pa­ra un pu­dín de chía, só­lo ne­ce­si­ta­rás le­che ve­ge­tal. De­ja re­mo­jan­do un par de ho­ras las se­mi­llas. Acom­pa­ña la mez­cla con la fru­ta de tu pre­fe­ren­cia. Pue­des en­dul­zar con es­te­via.

Es­pi­ru­li­na

Se tra­ta de una al­ga que cre­ce en aguas cá­li­das y al­ca­li­nas, su con­su­mo en pol­vo y en for­ma de pas­ti­llas se ha di­ver­si­fi­ca­do. Mu­chos han se­ña­la­do a es­te ali­men­to co­mo el au­xi­liar por ex­ce­len­cia pa­ra per­der pe­so. Du­ran­te la Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Ali­men­ta­ción de las Na­cio­nes Uni­das en la dé­ca­da de los 90 fue de­cla­ra­do uno de los ali­men­tos del fu­tu­ro. Con­tie­ne 80% más pro­teí­nas que el hue­vo.

Có­mo in­cluir­la: an­tes de con­su­mir pas­ti­llas con ba­se en es­pi­ru­li­na, ase­gú­ra­te que pue­des ha­cer­lo, el mé­di­co es el úni­co que pue­de guiar­te so­bre su con­su­mo. Es co­mún en­con­trar­la en pol­vo, lis­ta pa­ra ser adi­cio­na­da a smoot­hies.

Acei­te de co­co

Es al­to en áci­dos gra­sos, pe­ro la es­truc­tu­ra de és­tos no es co­mo la de la car­ne ro­ja, por el con­tra­rio, con­tie­ne tri­gli­cé­ri­dos que se me­ta­bo­li­zan me­jor en el cuer­po. Tie­ne áci­dos co­mo el laú­ri­co que ma­ta bac­te­rias y vi­rus lo que con­tri­bu­ye a eli­mi­nar in­fec­cio­nes.

Có­mo in­cluir­lo: pue­des uti­li­zar­lo en la pre­pa­ra­ción de tus ali­men­tos o agre­gar­lo a tu ca­fé pa­ra con­tra­rres­tar la aci­dez de és­te.

Fru­tos ro­jos

Ade­más de ser de­li­cio­sos, los de­no­mi­na­dos fru­tos ro­jos (fre­sas, arán­da­nos, fram­bue­sas, zar­za­mo­ras y ce­re­zas), tie­nen pro­pie­da­des que los vuel­ven úni­cos. Po­seen an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les que me­jo­ran la cir­cu­la­ción y ayu­dan a com­ba­tir al­gu­nas en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Son ri­cos en vi­ta­mi­nas Cy D que re­du­cen los ries­gos de con­traer in­fec­cio­nes y en­fer­me­da­des en las vías res­pi­ra­to­rias. Su con­te­ni­do de fi­bra evi­ta el es­tre­ñi­mien­to.

Có­mo in­cluir­los: acom­pá­ña­los con yo­gur grie­go, que es al­to en pro­teí­nas. Pue­des adi­cio­nar­los a tus li­cua­dos, pos­tres y en­sa­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.