PE­DIA­TRA PI­DE ME­DI­DAS MÁS FUER­TES PA­RA COM­BA­TIR OBE­SI­DAD IN­FAN­TIL

La al­ta in­ci­den­cia de dia­be­tes in­fan­til obli­ga a to­mar me­di­das más ex­tre­mas, con­si­de­ra el pre­si­den­te del Co­le­gio de Ci­ru­gía Pe­dia­tri­ca de Quin­ta­na roo

Publimetro Quintana Roo - - Front page -

La al­ta in­ci­den­cia de dia­be­tes in­fan­til en Mé­xi­co, obli­ga a to­mar me­di­das de pre­ven­ción ca­da vez más ex­tre­mas y una de ellas, pue­de ser cas­ti­gar a los adul­tos que le den azú­car o go­lo­si­nas en ex­ce­so a los ni­ños, con­si­de­ró el pe­dia­tra Car­los Jo­sé Ey­se­lé Pé­rez, pre­si­den­te del Co­le­gio de Ci­ru­gía Pe­diá­tri­ca de Quin­ta­na Roo.

Ase­ve­ró que así co­mo se cas­ti­ga a cual­quier adul­to que le da al­cohol o ci­ga­rros a un me­nor, tam­bién se de­be­ría san­cio­nar a los que les dan dul­ces.

“Yo siem­pre he pro­pues­to que si ele­va­mos a de­li­to o mal­tra­to in­fan­til el te­ner un hi­jo obe­so, las co­sas cam­bia­rían por­que a mí co­mo pa­dre no se me per­mi­te, re­pi­to, dar­le al­cohol o ta­ba­co, pe­ro sí azú­car, por qué, si lo voy a en­fer­mar, so­bre to­do sa­bien­do que mi hi­jo tie­ne so­bre­pe­so y no le es­toy mos­tran­do la res­pon­sa­bi­li­dad ni el ca­ri­ño que le de­bo te­ner, me es­toy com­por­tan­do co­mo un pa­dre ne­gli­gen­te y eso no tie­ne nin­gún cos­to en Mé­xi­co”, reite­ró.

Asi­mis­mo, pun­tua­li­zó que el pro­ble­ma de so­bre­pe­so de los ni­ños en Mé­xi­co le co­rres­pon­de re­sol­ver­lo a los pa­dres, y so­bre to­do bus­car me­ca­nis­mos pa­ra exi­gir a las au­to­ri­da­des de­di­ca­das a es­to que ha­gan su tra­ba­jo.

Sin em­bar­go, des­ta­có que al fi­nal del día de­pen­de del nú­cleo fa­mi­liar, de­ter­mi­nar la ali­men­ta­ción de los hi­jos.

La reali­dad, aña­dió, es que la obe­si­dad ge­ne­ra un enor­me bo­que­te en las fi­nan­zas de paí­ses de pri­mer mu­ndo, en un país co­mo Mé­xi­co en don­de las ca­ren­cias son enor­mes, la si­tua­ción se agra­va, y es que un por­cen­ta­je muy gran­de del pre­su­pues­to de sa­lud se va a la aten­ción de obe­si­dad y sus de­ri­va­dos, co­mo: hi­per­ten­sión, dia­be­tes, en­tre otras.

Ey­se­lé Pé­rez con­si­de­ró que la me­jor ma­ne­ra de evi­tar es­to se­ría la dis­mi- nu­ción del so­bre­pe­so, que in­clu­so se pue­den se­guir ejem­plos de paí­ses que ya es­tán le­gis­lan­do so­bre una de las dro­gas más adic­ti­vas que exis­ten que es el azú­car.

Re­fi­rió que, aun­que por un la­do Mé­xi­co si­gue en la mi­ra por cre­cien­tes pro­ble­má­ti­cas en te­mas de des­nu­tri­ción in­fan­til, tam­bién con­ti­núa ocu­pan­do el pri­mer lu­gar a ni­vel mun­dial en obe­si­dad in­fan­til y se­gun­do lu­gar en obe­si­dad en adul­tos, pro­ble­ma que se re­gis­tra des­de edad prees­co­lar.

Se­gún in­for­ma­ción de la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud y Nutrición (En­sa­nut), uno de ca­da tres ado­les­cen­tes de en­tre 12 y 19 años pre­sen­tan so­bre­pe­so u obe­si­dad, in­di­can­do que pa­ra los es­co­la­res se tu­vo un in­cre­men­to del 26% pa­ra am­bos se­xos, lo que re­pre­sen­ta más de 4.1 mi­llo­nes de es­co­la­res con es­te pro­ble­ma, sien­do ma­los há­bi­tos de ali­men­ta­ción la prin­ci­pal cau­sa.

“Yo siem­pre he pro­pues­to que si ele­va­mos a de­li­to o mal­tra­to in­fan­til el te­ner un hi­jo obe­so, las co­sas cam­bia­rían” Car­los Jo­sé Ey­se­lé Pé­rez, pre­si­den­te del Co­le­gio de Ci­ru­gía Pe­diá­tri­ca de Quin­ta­na Roo

ME­GA­ME­DIA

Más de 8 mil per­so­nas se en­cuen­tran ba­jo tra­ta­mien­to de dia­be­tes en el es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.