Ges­ta­ción su­bro­ga­da: una for­ma di­fe­ren­te de dar a luz a un be­bé

Es­te pro­ce­di­mien­to es par­te de las op­cio­nes pa­ra que el sue­ño de te­ner una fa­mi­lia se vuel­va reali­dad

Publimetro Quintana Roo - - NUEVA MUJER - DA­YA­NA ALVINO nue­va­mu­jer.com

Kim Kar­das­hian, Ricky Mar­tin, Ni­co­le Kid­man y Miguel Bo­sé son só­lo al­gu­nas de las ce­le­bri­da­des que han re­cu­rri­do a la ges­ta­ción su­bro­ga­da y que hoy dis­fru­tan de la pa­ter­ni­dad al má­xi­mo. Aun­que aún hay cier­ta con­tro­ver­sia so­bre re­cu­rrir a ma­dres de al­qui­ler pa­ra te­ner un be­bé, ya sea de­bi­do a pro­ble­mas de fer­ti­li­dad u otras ra­zo­nes, es­ta for­ma de re­pro­duc­ción asis­ti­da pue­de ser una op­ción pa­ra ti y tu pa­re­ja.

¿Qué es la ges­ta­ción su­bro­ga­da?

La ges­ta­ción su­bro­ga­da es un mé­to­do de re­pro­duc­ción asis­ti­da ca­rac­te­ri­za­do por­que la mu­jer que ges­ta al be­bé no se­rá fi­nal­men­te la ma­dre del mis­mo, sino que se­rá otra per­so­na o pa­re­ja (que ca­si siem­pre apor­ta los óvu­los y/o los es­per­ma­to­zoi­des) quie­nes se con­vier­tan en los pa­dres del pe­que­ño.

Exis­ten dos ti­pos de ges­ta­ción su­bro­ga­da. La pri­me­ra es la tra­di­cio­nal, en la que una mu­jer, a quien se in­se­mi­na ar­ti­fi­cial­men­te con los es­per­ma­to­zoi­des del pa­dre, lle­va al be­bé du­ran­te los si­guien­tes nue­ve me­ses en su vien­tre. Cuan­do és­te na­ce, ella lo en­tre­ga a los fu­tu­ros pa­dres.

La se­gun­da es la ges­ta­ción su­bro­ga­da ges­ta­cio­nal –la op­ción más re­cu­rri­da–, en la que una mu­jer, que gra­cias a la fer­ti­li­za­ción in vi­tro (téc­ni­ca en la que los óvu­los de la ma­dre bio­ló­gi­ca son ex­traí­dos, fer­ti­li­za­dos con el es­per­ma del pa­dre y pos­te­rior­men­te co­lo­ca­dos en el úte­ro de la ma­má sus­ti­tu­ta), que­da em­ba­ra­za­da y ges­ta al be­bé, pa­ra pos­te­rior­men­te en­tre­gar­lo con sus

pa­dres.

¿Qué mu­je­res y per­so­nas uti­li­zan la ges­ta­ción su­bro­ga­da?

Las mu­je­res que tie­nen pro­ble­mas mé­di­cos con su úte­ro, his­te­rec­to­mías por las cua­les es ex­traí­da la ma­triz o pa­de­cen con­di­cio­nes que ha­cen que em­ba­ra­zar­se sea im­po­si­ble o

arries­ga­do, co­mo enfermedades del co­ra­zón, sue­len re­cu­rrir a la ges­ta­ción su­bro­ga­da.

Así mis­mo, las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les son per­so­nas que re­cu­rren fre­cuen­te­men­te a la

ges­ta­ción su­bro­ga­da, pues es el mé­to­do que les per­mi­te te­ner un hi­jo bio­ló­gi­co, ya que pue­den apor­tar sus es­per­ma­to­zoi­des u óvu­los.

¿Có­mo en­con­trar una “ma­dre de al­qui­ler”?

Si bien el pro­ce­di­mien­to mé­di­co de la ges­ta­ción su­bro­ga­da es bas­tan­te cla­ro, uno de los pro­ce­sos más com­ple­jos por los que pa­sa una pa­re­ja o per­so­na que quie­re re­cu­rrir a ella es en­con­trar a la “ma­dre de al­qui­ler per­fec­ta”, aque­lla que es­té com­ple­ta­men­te sa­lu­da­ble y que los ha­ga sen­tir­se se­gu­ros. Ge­ne­ral­men­te, la mu­jer ele­gi­da sue­le es­tar en­tre el círcu­lo de ami­gos, gra­cias a que fa­ci­li­ta las cues­tio­nes ju­rí­di­cas o per­te­ne­cer a una agen­cia de “ren­ta de vien­tres”.

En cuan­to a las cues­tio­nes de sa­lud se re­fie­re, la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va re­co­mien­da que una ma­dre sus­ti­tu­ta se reali­ce prue­bas mé­di­cas pa­ra com­pro­bar que ten­drá un em­ba­ra­zo sano. Exá­me­nes que des­car­ten enfermedades co­mo sí­fi­lis, go­no­rrea, cla­mi­dia, VIH, ci­to­me­ga­lo­vi­rus, he­pa­ti­tis B y C, son ne­ce­sa­rias.

De igual for­ma, los ex­per­tos in­di­can que las ma­dres sus­ti­tu­tas tie­nen que ha­cer­se prue­bas pa­ra ase­gu­rar­se de que tie­nen in­mu­ni­dad con­tra el sa­ram­pión, la ru­béo­la y va­ri­ce­la. Ade­más, y es qui­zá más im­por­tan­te, que se so­me­tan a un pro­ce­di­mien­to pa­ra co­no­cer vi­sual­men­te el “ma­pa” del úte­ro.

¿Cuá­les son las com­pli­ca­cio­nes de la ges­ta­ción su­bro­ga­da?

“La ges­ta­ción su­bro­ga­da es una op­ción com­ple­ja por­que las pa­re­jas pri­me­ro tie­nen que con­se­guir una per­so­na que ac­ce­da a lle­var el em­brión y ese ya es un pro­ce­so com­pli­ca­do por­que tie­ne im­pli­ca­cio­nes ex­tras: bio­ló­gi­cas, mé­di­cas y éti­cas”, ex­pli­ca Ale­xan­dra Ber­mú­dez Ro­drí­guez, mé­di­co de la re­pro­duc­ción.

Si bien las mu­je­res que tie­nen ex­pe­rien­cia co­mo ma­dres su­bro­ga­das sue­len es­tar cons­cien­tes de que al fi­na­li­zar el em­ba­ra­zo de­ben en­tre­gar al be­bé a sus ver­da­de­ros pa­dres, quie­nes lo ha­cen por pri­me­ra vez pue­den lle­gar a pre­sen­tar pro­ble­mas pa­ra des­pe­dir­se del que con­si­de­ran su hi­jo y eso pue­de re­pre­sen­tar un enor­me pro­ble­ma pa­ra la pa­re­ja que op­tó por di­cho mé­to­do de re­pro­duc­ción asis­ti­da.

Asi­mis­mo, aun­que los cos­tos va­rían de país en país, un pro­ce­di­mien­to de ges­ta­ción su­bro­ga­da sue­le ser bas­tan­te ca­ro, in­di­ca la doc­to­ra Ber­mú­dez Ro­drí­guez, lo cual pue­de com­pli­car­le a mu­chas pa­re­jas la po­si­bi­li­dad de te­ner un be­bé me­dian­te es­ta op­ción.

Pe­ro más allá de lo an­te­rior, el ma­yor pro­ble­ma que exis­te con la ges­ta­ción su­bro­ga­da, al me­nos en la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na, es que la ma­yo­ría de los paí­ses que la con­for­man no cuen­tan con una le­gis­la­ción al res­pec­to, lo que vuel­ve ile­gal al pro­ce­di­mien­to. Es­to ha ori­lla­do a mu­chas pa­re­jas a via­jar a otros paí­ses, prin­ci­pal­men­te Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra po­der cum­plir sus sue­ños de te­ner un be­bé.

“Es de­sa­for­tu­na­do por­que de­be­ría ha­ber una le­gis­la­ción am­plia, ho­nes­ta, res­pe­tuo­sa que apo­ye a am­bas par­tes pa­ra que las per­so­nas pue­dan ejer­cer su de­re­cho a re­pro­du­cir­se y a ac­ce­der a las téc­ni­cas mo­der­nas pa­ra que pue­dan for­mar fa­mi­lias”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta.

Por to­do es­to, las pa­re­jas que deseen re­cu­rrir a la ges­ta­ción su­bro­ga­da de­ben acu­dir con un ex­per­to en re­pro­duc­ción asis­ti­da o con su gi­ne­có­lo­go de ca­be­ce­ra pa­ra que les ayu­de a co­no­cer a fon­do el pro­ce­di­mien­to y les re­co­mien­de a lu­ga­res es­pe­cia­li­za­dos (si es que tie­nen que via­jar a otro país).

“Sí, es un pro­ce­di­mien­to com­ple­jo y ne­ce­si­ta un ma­ne­jo muy pro­fe­sio­nal y éti­co, pe­ro es­ta­mos en el si­glo XXI y és­ta es una op­ción de la tec­no­lo­gía que las pa­re­jas sí pue­den con­si­de­rar”, fi­na­li­za la mé­di­co de la re­pro­duc­ción Ale­xan­dra Ber­mú­dez Ro­drí­guez.

|ISTOCK

Las ma­dres su­bro­ga­das que lo ha­cen por pri­me­ra vez pue­den lle­gar a pre­sen­tar pro­ble­mas pa­ra des­pe­dir­se del que con­si­de­ran su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.