¿DE 2 NO SE HA­CE 1?

Do­nald Trump em­pe­zó co­mo bro­ma, se tor­nó se­rio y aho­ra es una ame­na­za real. Pe­ro su con­tri­can­te no es nin­gu­na “pe­ri­ta en dul­ce”.

Quien - - SUMARIO - POR GA­BRIEL GUE­RRA* *Ga­briel Gue­rra es ana­lis­ta po­lí­ti­co y ac­tual co­lum­nis­ta en Elu­ni­ver­sal; fue cón­sul ge­ne­ral de Mé­xi­co en Toronto.

Ga­briel Gue­rra ana­li­za a los con­tro­ver­sia­les can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

Así di­ce el vie­jo re­frán, o de­be­ría, por­que vien­do aun­que sea por en­ci­mi­ta las elec­cio­nes pri­ma­rias del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de plano no hay a quién ir­le. La ca­ma­da de as­pi­ran­tes es más dig­na de la ca­sa de los sus­tos que de la Ca­sa Blan­ca. Po­co a po­co se ha ido des­gra­nan­do la ma­zor­ca: co­mo en la can­ción de los pe­rri­tos, de los 13 ó 14 ori­gi­na­les ya só­lo nos que­dan dos (tres en reali­dad, pues John Ka­sich, por mu­cho el me­jor, no tie­ne po­pu­la­ri­dad ex­cep­to en su na­tal Ohio don­de arra­só en las pre­li­mi­na­res), y el 15 de mar­zo, Mar­co Ru­bio de­ci­dió aban­do­nar la ca­rre­ra pre­si­den­cial. Y da­do que más que cam­pa­ña elec­to­ral es­ta pa­re­ce ser una co­me­dia, el más sen­sa­to es el que me­nos po­si­bi­li­da­des de triun­fo tie­ne. Mar­co Ru­bio, el jo­ven y bien pa­re­ci­do se­na­dor por Flo­ri­da, era la apues­ta de mu­chos, pe­ro él so­lo de­ci­dió ha­cer­se a un la­do de la con­tien­da. Hi­jo de in­mi­gran­tes cu­ba­nos, per­fec­ta­men­te asi­mi­la­do, con una his­to­ria ins­pi­ra­do­ra de rags­to­ri­ches: sus pa­dres emi­gra­ron le­gal­men­te de Cu­ba a Es­ta­dos Uni­dos en 1956 y ob­tu­vie­ron la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se des­pués del na­ci­mien­to de su hi­jo. El pa­dre fue em­plea­do en dis­tin­tas com­pa­ñías y la ma­dre era mu­ca­ma.aun­que Ru­bio qui­so du­ran­te mu­chos años em­be­lle­cer la his­to­ria di­cien­do que sus pa­dres hu­ye­ron de Cu­ba tras la re­vo­lu­ción de Fi­del Cas­tro en 1959, lo cier­to es que sa­lie­ron tres años an­tes. Más allá de esa men­ti­ri­lla opor­tu­nis­ta, Ru­bio siem­pre buscó dar el ejemplo de por qué se opo­nía a una re­for­ma mi­gra­to­ria que le die­ra “am­nis­tía” a los in­do­cu­men­ta­dos di­cien­do que sus pa­dres lo hi­cie­ron por la vía le­gal y co­rrec­ta. Se le ol­vi­da un pe­que­ño de­ta­lle: su abue­lo pa­terno in­gre­só a los Es­ta­dos Uni­dos sin pa­pe­les en 1962 y cuan­do un juez or­de­nó su de­por­ta­ción, se que­dó sin per­mi­so va­rios años has­ta que lo­gró re­gu­la­ri­zar­se. Así que Mar­co Ru­bio, el opo­nen­te de la re­for­ma mi­gra­to­ria, es nie­to de un ile­gal. Pe­ro eso ya no im­por­ta. Aho­ra nos que­dan dos. Ted Cruz, se­na­dor por Te­xas, es tam­bién hi­jo de pa­dre cu­bano y ma­dre es­ta­dou­ni­den­se, y na­ció en Ca­na­dá. Pa­ra aña­dir­le sa­bor a la his­to­ria, su pa­dre fue un jo­ven re­bel­de que lu­chó con­tra la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta y des­pués in­ten­tó unir­se a las gue­rri­llas de Fi­del Cas­tro. No lo acep­ta­ron y hu­yó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de ob­tu­vo asi­lo po­lí­ti­co, de ahí via­jó a Ca­na­dá y se na­tu­ra­li­zó canadiense. Ted Cruz tu­vo do­ble ciu­da­da­nía has­ta 2014, así que exis­ten du­das acer­ca de si po­dría o no ser pre­si­den­te, o al me­nos di­cen al­gu­nos de sus con­trin­can­tes, en­tre ellos el se­ñor Trump. Cruz es un hi­per­con­ser­va­dor y se

opo­ne fe­roz­men­te a la re­for­ma mi­gra­to­ria. Pe­ro no se mor­ti­fi­quen por eso, Cruz se opo­ne a prác­ti­ca­men­te to­do. Fue el prin­ci­pal pro­mo­tor del cie­rre gu­ber­na­men­tal en 2013, en un in­ten­to qui­jo­tes­co por im­pe­dir la en­tra­da en vi­gor del plan de sa­lud, me­jor co­no­ci­do co­mo Oba­ma­ca­re. Su pos­tu­ra ex­tre­ma en ese de­ba­te lo lle­vó a ocu­par la tri­bu­na du­ran­te 21 ho­ras se­gui­das, ha­blan­do de lo que fue­ra, in­clu­so le­yén­do­le un cuen­to a sus hi­jas des­de la tri­bu­na, to­do pa­ra im­pe­dir que se apro­ba­ra el pre­su­pues­to que man­ten­dría ope­ran­do al go­bierno fe­de­ral. Al fi­nal Cruz lo­gró só­lo una par­te de su ob­je­ti­vo, el go­bierno se ce­rró par­cial­men­te du­ran­te dos se­ma­nas, pe­ro Oba­ma­ca­re con­ti­nuó vi­vi­to y co­lean­do. Ex­tre­mis­ta en prác­ti­ca­men­te to­dos los as­pec­tos de sus plan­tea­mien­tos políticos, Cruz es un fa­ná­ti­co re­li­gio­so. Su pa­dre, el gue­rri­lle­ro fa­lli­do, es hoy un pas­tor evan­gé­li­co en Te­xas que ha­bla abier­ta­men­te de la ne­ce­si­dad de que la re­li­gión (la su­ya, ob­via­men­te) do­mi­ne to­dos los as­pec­tos de la vi­da, in­clui­da por su­pues­to la po­lí­ti­ca, la so­cie­dad y el go­bierno. El hi­jo ha­ce re­fe­ren­cias cons­tan­tes a Dios en sus dis­cur­sos y re­pi­te una y otra vez que Es­ta­dos Uni­dos es y de­be seguir sien­do un país cris­tiano. Pe­ro so­la­men­te un 60 por cien­to de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se es cris­tia­na, su­man­do a pro­tes­tan­tes, ca­tó­li­cos y evan­gé­li­cos. ¿Don­de que­da­ría el otro 40 por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos? De eso no ha­bla mu­cho Ted. Y fi­nal­men­te lle­ga­mos al úni­co, al irre­pe­ti­ble, Do­nald Trump. El mul­ti­mi­llo­na­rio ex­cén­tri­co que ya era un po­co de­ma­sia­do co­mo mag­na­te y em­pre­sa­rio, pe­ro que co­mo can­di­da­to ha re­sul­ta­do ser la su­ma de to­dos sus ex­ce­sos. Trump ha in­sul­ta­do y ofen­di­do a mexicanos, la­ti­nos, mu­sul­ma­nes, mu­je­res, mi­nus­vá­li­dos, ve­te­ra­nos de gue­rra, a ex pre­si­den­tes y pre­si­den­tes, y por su­pues­to a to­do aquel que se atre­va a ma­ni­fes­tar sus di­fe­ren­cias con él. Es par­ti­da­rio abier­to de la tor­tu­ra, del uso in­dis­cri­mi­na­do de la fuer­za, del au­to­ri­ta­ris­mo. Su des­pre­cio por las le­yes, la com­pa­sión y la de­cen­cia no co­no­ce lí­mi­tes. Trump pa­re­cía una ma­la bro­ma cuan­do anun­ció su can­di­da­tu­ra, con su pei­na­do ex­tra­va­gan­te, su acen­to de ba­rrio ba­jo neo­yor­quino y su agre­si­vi­dad in­sul­tan­te. Si­gue sien­do una bro­ma, pe­ro hoy ya na­die se ríe. Es un bra­vu­cón, un abu­si­vo, un far­san­te, pe­ro ha lo­gra­do co­nec­tar con un seg­men­to del elec­to­ra­do que jus­ta­men­te es­pe­ra, ne­ce­si­ta, eso. Un sec­tor de la cla­se me­dia y me­dia ba­ja es­ta­dou­ni­den­se que se sien­te mar­gi­na­do, in­com­pren­di­do, que no re­co­no­ce al país en el que hoy vi­ve. Prin­ci­pal­men­te hom­bres, con ba­jo ni­vel de edu­ca­ción, que ven con amar­gu­ra y en­vi­dia las gran­des for­tu­nas y con te­mor y des­pre­cio a los me­nos afor­tu­na­dos que ellos, son ma­te­ria dis­pues­ta pa­ra un de­ma­go­go que les ha­bla de re­cu­pe­rar la gran­de­za de su na­ción, que ofen­de y mi­ni­mi­za a to­dos sus con­trin­can­tes, a to­dos los que no son co­mo él. Esos son, ama­bles lec­to­res, lec­to­ras, los dos fan­tás­ti­cos. Y aun­que po­co pro­ba­ble, uno de ellos po­dría ser pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, to­da­vía el país más po­de­ro­so del mun­do. Lo du­do se­ria­men­te, pe­ro por si aca­so yo voy pre­pa­ran­do mis maletas pa­ra lo que mis an­te­pa­sa­dos yu­ca­te­cos de­cían que ha­rían si al­gún día se aca­ba­ba el mun­do: ir­me a vi­vir a Mé­ri­da.

Los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cen as­pi­rar a la ca­sa de los sus­tos más que a la Ca­sa Blan­ca. En­tre estos dos ca­ba­lle­ros: Do­nald Trump y Ted Cruz, ¿quién es el me­nos in­de­cen­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.