Jo­sé Luis Cas­ti­llo

Fo­tó­gra­fo

Quien - - COLABORADORES Y CORREO - POR Ga­brie­la Mo­reno FOTOS: Jo­sé Luis Cas­ti­llo y Ay­dée Cue­vas

Co­men­zó a ha­cer fo­to a los 14 años de edad, ha­ce unos 27 años. Lo pri­me­ro que qui­so fo­to­gra­fiar fue­ron nu­bes en blan­co y ne­gro, y gen­te que le re­sul­ta­ba in­tere­san­te. A la fe­cha si­gue ha­cien­do am­bas co­sas. Su pa­sión es re­tra­tar gen­te que ad­mi­ra y que con­si­de­ra ins­pi­ra­do­ra, así que en la se­sión que hi­zo con Alfonso Cua­rón se sin­tió ple­na­men­te có­mo­do y sa­tis­fe­cho. Pe­pe cuen­ta que Cua­rón fue muy sen­ci­llo en los cua­tro mi­nu­tos que tu­vi­mos con él. Oja­lá no pa­rá­ra­mos de fo­to­gra­fiar a mexicanos va­lio­sos que se con­vier­ten en un ejemplo pa­ra el res­to del mun­do.

En 2014, Alfonso Cua­rón arran­ca­ba la lis­ta de per­so­nas a las que agra­de­cía en su dis­cur­so de acep­ta­ción al Os­car por Me­jor Director por Gra­vity con la fra­se: “A mi in­creí­ble hi­jo y coes­cri­tor, Jo­nás Cua­rón”. El pre­mio lo re­ci­bía de ma­nos de An­ge­li­na Jo­lie y el le­gen­da­rio Sid­ney Poi­tier an­te una au­dien­cia re­ple­ta de las más gran­des es­tre­llas de Holly­wood. La men­ción en su dis­cur­so no era pa­ra me­nos, aun­que Jo­nás no pu­do es­tar en aque­lla en­tre­ga de­bi­do a que se en­con­tra­ba fil­man­do en el desierto de Ba­ja Ca­li­for­nia la pro­duc­ción que aho­ra pre­sen­ta, su pa­dre no se can­só de re­cor­dar en en­tre­vis­tas que gran par­te del cré­di­to de la his­to­ria se le de­bía a Jo­nás. En en­tre­vis­ta con Quién ®, pa­dre e hi­jo nos re­ve­la­ron que de he­cho la tra­ma de Gra­vity sur­gió a par­tir del guión de Desierto, una his­to­ria es­cri­ta por Jo­nás en co­la­bo­ra­ción con Mateo Gar­cía, nie­to de Ga­briel Gar­cía Már­quez, cu­yo ar­gu­men­to es el mis­mo de Gra­vity: la de­sola­ción hu­ma­na a par­tir de si­tua­cio­nes que lle­van a los per­so­na­jes prin­ci­pa­les al lí­mi­te. En es­ta nue­va co­la­bo­ra­ción, Jo­nás se en­car­gó de di­ri­gir a Gael Gar­cía y al ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Jeffrey Dean Mor­gan, sien­do es­ta su se­gun­da pe­lí­cu­la des­pués de Año uña (2007) y de­jan­do los cré­di­tos en fa­mi­lia; su pa­pá Alfonso y su tío Carlos Cua­rón fi­gu­ran co­mo pro­duc­to­res, mien­tras que su me­dio her­mano, Die­go Ca­ta­ño, es par­te del elen­co. Desierto gi­ra en torno a un gru­po de in­mi­gran­tes que bus­can cru­zar la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co de for­ma ile­gal; en su ca­mino, se to­pa­rán con un “ca­za­dor” xe­nó­fo­bo que bus­ca ase­si­nar a la ma­yor can­ti­dad de ile­ga­les en me­dio de un desierto co­mo si se tra­ta­ra de un deporte. Ca­sua­li­dad o no, el fil­me sur­ge en un mo­men­to en el que los ojos del mun­do es­tán pues­tos en Es­ta­dos Uni­dos más que de cos­tum­bre an­te el in­mi­nen­te cam­bio de go­bierno y el dis­cur­so se­pa­ra­tis­ta de Do­nald Trump que si­gue aca­pa­ran­do los ti­tu­la­res en to­do el mun­do, par­ti­cu­lar­men­te con sus po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gran­tes. Pa­ra Jo­nás de 32 años, el te­ma de la pe­lí­cu­la ha­bría si­do re­le­van­te en cual­quier mo­men­to pues el fe­nó­meno mi­gra­to­rio no dis­tin­gue tiem­pos, ni es­pa­cios, sin em­bar­go, es­tá con­sien­te de que aho­ra es buen mo­men­to pa­ra re­to­mar­lo. Al res­pec­to, su pa­dre Alfonso nos com­par­te: “Do­nald Trump es na­da más un pro­duc­to de la so­cie­dad. Pa­ra mí fue en­tre­te­ni­do ver los co­men­ta­rios al trái­ler de la pe­lí­cu­la; son apo­ya­do­res de es­tas ideo­lo­gías an­ti­mi­gra­to­rias, de las cua­les, aho­ra el al­ta­voz es Do­nald Trump. Las co­sas que di­cen son real­men­te in­sul­ti­vas, ya ol­vi­da ha­cia los mexicanos, ha­cia la hu­ma­ni­dad”. Aun­que no dejan de agra­de­cer el re­co­no­ci­mien­to que la in­dus­tria del ci­ne en Es­ta­dos Uni­dos les ha otor­ga­do, prin­ci­pal­men­te con Gra­vity, ni Alfonso, ni Jo­nás pa­re­cen ser gran­des ad­mi­ra­do­res del des­lum­bran­te bri­llo del ci­ne es­ta­dou­ni­den­se: “El éxi­to no es el éxi­to Holly­wood, el éxi­to co­mo ci­neas­ta va por otro la­do por com­ple­to y tie­ne que ver con las pe­lí­cu­las que ha­ces”, nos di­ce el director de 54 años. En re­cien­te en­tre­vis­ta du­ran­te el Fes­ti­val de Ci­ne de Gua­da­la­ja­ra, de­cla­ró pa­ra la agencia EFE: “Ga­nar el Os­car es al­go po­si­ti­vo y muy bo­ni­to, pe­ro creo que hay de­ma­sia­da aten­ción me­diá­ti­ca a eso (…) Creo que ha­blar de ca­li­dad cuan­do a al­guien le dan el Os­car es un po­co in­jus­to con los de­más ci­neas­tas”.

LA CRÍ­TI­CA

En Desierto, Gael Gar­cía, en el pa­pel de Moisés, es per­se­gui­do por Sam (Jeffrey Dean Mor­gan) y su te­mi­ble pe­rro pas­tor ale­mán Trac­ker. “Mi pa­pá y mi tío me de­cían: ‘no seas ton­to y no tra­ba­jes con un pe­rro, tu pe­rro es­tá com­pli­ca­dí­si­mo, no sé có­mo lo vas a ha­cer’”, re­cuer­da Jo­nás so­bre los con­se­jos que le da­ban. Alfonso agre­ga: “Yo le de­cía que de las co­sas más di­fí­ci­les por la im­pre­dic­ti­bi­li­dad es tra­ba­jar con ani­ma­les pe­ro él to­mó la me­jor decisión, te­nía to­da la ra­zón. (…) En­vi­dio la cla­ri­dad que tie­ne pa­ra su edad, tie­ne un gran múscu­lo na­rra­ti­vo. Desierto es una pe­lí­cu­la muy se­gu­ra”.

La pe­lí­cu­la fue pre­sen­ta­da en sep­tiem­bre del año pa­sa­do en el Fes­ti­val de Ci­ne de Toronto nú­me­ro 40 don­de ga­nó el pre­mio de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Crí­ti­cos de Ci­ne en la ca­te­go­ría Pre­sen­ta­cio­nes Es­pe­cia­les con un ju­ra­do con­for­ma­do por miem­bros de Tur­quía, Ca­na­dá, Por­tu­gal, Sue­cia y Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, al­gu­nos otros me­dios po­pu­la­res y es­pe­cia­li­za­dos co­mo The Guar­dian, The Holly­wood Re­por­ter, In­die­wi­re y Slant Ma­ga­zi­ne no la re­ci­bie­ron con tan­to entusiasmo. El co­no­ci­do crí­ti­co y es­cri­tor Jor­dan Hoff­man es­cri­bió pa­ra The Guar­dian: “El director Jo­nás Cua­rón tie­ne al­go de la ha­bi­li­dad de su pa­dre Alfonso pa­ra la ten­sión fí­si­ca, pe­ro su se­gun­da pe­lí­cu­la es­tá li­mi­ta­da por una mo­no­cro­má­ti­ca mo­ra­li­dad”. Mien­tras que Todd McCarthy, crí­ti­co, anotó pa­ra The Holly­wood Re­por­ter: “Un dra­ma so­bre la in­mi­gra­ción bien rea­li­za­do y con­cep­tual­men­te cues­tio­na­ble (...) La se­gun­da pe­lí­cu­la de Jo­nás Cua­rón, mi­nu­cio­sa­men­te rea­li­za­da, pe­ro sim­plis­ta, ofre­ce una re­du­ci­da vi­sión de los in­mi­gran­tes y los asun­tos fron­te­ri­zos”.

¿Qué opi­nan de es­te ti­po de crí­ti­cas?

Alfonso: A mí lo que me in­tere­sa mu­cho de es­ta dis­cu­sión, y es la dis­cu­sión fun­da­men­tal de es­to, es la dis­tin­ta per­cep­ción que tie­nen (los crí­ti­cos) de una pe­lí­cu­la del pri­mer mun­do y una del ter­cer mun­do. Hay una pe­lí­cu­la que tu­vo unas crí­ti­cas muy de­cen­tes, The Lo­ne Sur­vi­vor, con Mark Wahl­berg es­ca­pan­do de unos ta­li­ba­nes en don­de to­dos los af­ga­nos eran una bo­la de sal­va­jes y los ma­ta­ban a lo bes­tia, pe­ro tú no te preo­cu­pes... eso sí, que no to­quen a uno de los sol­da­dos blan­cos por­que en­ton­ces sí en­tra la mú­si­ca y la la­gri­mi­ta, esa es la mis­ma vi­sión que es­tán te­nien­do con es­to. Si hu­bie­ses pues­to que Sam, el per­so­na­je de Jeffrey, es un ta­li­bán, y que Gael es un grin­go, te lo hu­bie­sen acep­ta­do per­fec­ta­men­te y no hu­bie­se ha­bi­do ofen­sa al­gu­na, el pro­ble­ma es que no se pue­den ver co­mo los per­pe­tua­do­res nun­ca y al no ver­se co­mo per­pe­tua­do­res, di­cen: “ah, eso sí es un cli­ché”. Jo­nás: ¿Por qué si de re­pen­te hay un grin­go ma­tan­do mexicanos, se trata de una pe­lí­cu­la con una “mo­ra­li­dad mo­no­cro­má­ti­ca” y na­die cri­ti­ca los cen­te­na­res de pe­lí­cu­las que se tra­tan de un grin­go hu­yen­do de nar­co­tra­fi­can­tes mexicanos o de te­rro­ris­tas af­ga­nos?

Gael y yo es­tá­ba­mos bus­can­do vol­tear la ma­ne­ra en la que el pú­bli­co es­tá acos­tum­bra­do a ver el ci­ne, y es­tán acos­tum­bra­dos a eso, a que el ex­tran­je­ro sea el vi­llano y el grin­go sea la víc­ti­ma.

CI­NE DES­DE LA CU­NA

Pa­ra Jo­nás cre­cer con una fa­mi­lia de ci­neas­tas fue sin du­da un de­ter­mi­nan­te en su vi­da: “Yo sen­tía más bien que que­ría ser es­cri­tor, por eso co­nec­ta­ba mu­cho con mi tío Carlos. Me acuer­do que de chico via­ja­ba con mi pa­pá en ca­rre­te­ra cuan­do íba­mos a la pla­ya o al­go y me en­tre­te­nía con­tán­do­me las his­to­rias en las que es­ta­ba tra­ba­jan­do pe­ro yo nun­ca me ima­gi­né que iba a ha­cer ci­ne, has­ta la uni­ver­si­dad que, qui­zá un po­qui­to pa­ra lu­cir­me con mi no­via, a la que le gus­ta­ba mu­cho el ci­ne em­pe­cé a ha­cer cor­ti­tos”. El jo­ven director y es­cri­tor no pue­de más que enu­me­rar ven­ta­jas de te­ner un pa­pá ci­neas­ta, pues di­ce que trata de no “cla­var­se” en las inevi­ta­bles com­pa­ra­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas que pue­den ha­ber de su tra­ba­jo co­mo director te­nien­do un pa­pá co­mo el su­yo. “He apren­di­do mu­cho de mi pa­pá y de Carlos por­que son mi fa­mi­lia pe­ro tam­bién de mu­chos otros ci­neas­tas: Fer­nan­do Eimbc­ke… es una in­dus­tria en la que to­do mun­do es ami­ga­ble con to­do mun­do. He po­di­do te­ner con­se­jos de Gerardo Na­ran­jo, de Amat Es­ca­lan­te, de Carlos Rey­ga­das, de el Ne­gro (Ale­jan­dro G. Iñá­rri­tu), y pues es al­go pa­dre de la in­dus­tria, to­dos po­de­mos vol­tear a ver y po­de­mos te­ner con­se­jos de ci­neas­tas que ad­mi­ra­mos mu­cho”. Al pen­sar­lo por una se­gun­da oca­sión, Jo­nás re­ve­la que pue­de que sí ha­yan des­ven­ta­jas: “Qui­zá sea el he­cho de que en las co­mi­das fa­mi­lia­res en vez de ha­blar de fut­bol o de lo que le­yó uno ese día en el pe­rió­di­co, siem­pre se vuelve a ha­blar de ci­ne. Creo que en ese sen­ti­do, por más que yo hu­bie­ra tra­ta­do de aca­bar es­cri­bien­do o ha­cien­do otra co­sa, qui­zá yo es­ta­ba des­ti­na­do a ha­cer ci­ne”. Con una po­si­ción en­vi­dia­ble pa­ra cual­quier otro ci­neas­ta, Jo­nás es­tá a un pa­so de con­cre­tar por fin su sue­ño de es­tre­nar Desierto el pró­xi­mo 15 de abril. Sin ne­gar el gran or­gu­llo que sien­te por su hi­jo, Alfonso con­clu­ye: “Va a lle­gar muy le­jos en su pro­pio ca­mino”. Otra vez, ya que­da en ma­nos del des­tino si el hi­jo su­pe­rará al pa­dre.

AR­TE EN LA SAN­GRE Jo­nás es hi­jo del pri­mer ma­tri­mo­nio de Alfonso con Ma­ria­na Eli­zon­do, hi­ja del es­cri­tor Sal­va­dor Eli­zon­do.

TO­DO QUE­DA EN FA­MI­LIA Los Cua­rón com­bi­nan sus la­zos de san­gre con el tra­ba­jo. Aquí, po­san Alfonso, Jo­nás y Carlos Cua­rón, coes­cri­tor con Alfonso de Ytu­ma­má tam­bién (2001).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.