En­tre Ca­mi­la y Ja­pón, el amor es mu­tuo

Ma­rio Domm y Pa­blo Hur­ta­do nos con­ta­ron en ex­clu­si­va los de­ta­lles de su vi­si­ta a Ja­pón, des­de có­mo se per­die­ron y el por­qué la mo­da ni­po­na se con­vir­tió en más que ad­mi­ra­ción.

Quien - - QUIÉN FIGURA - Por Ge­ral­di­ne Ele­don Fotos: Cé­sar Cal­de­rón

Hay lu­ga­res im­pac­tan­tes... y lue­go es­tá Ja­pón. A esa con­clu­sión lle­ga­ron Ma­rio Domm y Pa­blo Hur­ta­do, in­te­gran­tes de Ca­mi­la, quie­nes via­ja­ron a es­te país pa­ra dar un con­cier­to, y ter­mi­na­ron apren­dien­do más so­bre la ideo­lo­gía ja­po­ne­sa, esa que ase­gu­ran se dis­tin­gue por su res­pe­to y tra­ba­jo. La pri­me­ra vez de Pa­blo, la se­gun­da vez de Ma­rio, am­bos sa­lie­ron des­de Los Án­ge­les, ciu­dad en la que ra­di­can, sin sa­ber qué les de­pa­ra­ría es­te país, en don­de el shock cul­tu­ral es inevi­ta­ble, por mu­cho que al­guien se pre­pa­re. “Tu­vi­mos un día li­bre en As­hi­ka­ga, don­de di­mos el con­cier­to. Yo iba a ir a To­kio y la gen­te del ho­tel me dio un ma­pa. Se me hi­zo fá­cil salir y seguir las ins­truc­cio­nes y de re­pen­te me di cuen­ta de que no te­nía el nom­bre de las calles y to­do es­ta­ba en ja­po­nés. Me per­dí co­mo una ho­ra. No ha­bía na­die en las calles, y la gen­te que es­ta­ba, no ha­bla­ba in­glés; por más que ha­cía se­ñas, no en­ten­dían. Y es cuan­do te das cuen­ta que sí es­tás en un lu­gar muy le­jano. Aho­ra sue­na chis­to­so, pe­ro en ese mo­men­to no lo fue”, con­fe­só Pa­blo. En es­te país don­de “la gen­te no te mi­ra a los ojos si no es ne­ce­sa­rio”, des­cri­be Ma­rio, tam­bién se res­pi­ra una cier­ta mo­der­ni­dad adic­ti­va, co­mo la mo­da ja­po­ne­sa, de la que pien­sa es­tá he­cha a su me­di­da: “Co­mo soy chi­qui­to y co­mo ten­go cuer­po de ja­po­nés, me en­can­ta. To­da la ro­pa me que­da muy bien y hay di­se­ña­do­res in­creí­bles por allá”, ex­pre­sa. Y co­mo no hay me­jor ma­ne­ra de co­no­cer un lu­gar que a tra­vés de su gas­tro­no­mía, los mú­si­cos apro­ve­cha­ron su es­ta­día en Ja­pón pa­ra de­gus­tar to­da cla­se de sus­hi, el cual aun­que “se­rá imi­ta­do en va­rias par­tes del mun­do,

el ver­da­de­ro sus­hi só­lo va a es­tar ahí”, ase­gu­ra Ma­rio. Sin em­bar­go, tan­to pa­ra Ma­rio co­mo pa­ra Pa­blo, su atrac­ción fa­vo­ri­ta –ade­más del en­can­to de las geis­has, los tem­plos o la ar­qui­tec­tu­ra– fue la ideo­lo­gía ni­po­na, ba­sa­da en el ho­nor y la es­pi­ri­tua­li­dad, al­go que no só­lo los cau­ti­vó en ese mo­men­to, sino que pre­ten­den adop­tar pa­ra po­ner en prác­ti­ca día a día. “To­do Ja­pón tam­bién tie­ne la cua­li­dad de amar a la na­tu­ra­le­za y la man­tie­nen co­mo en Na­ra, un pue­bli­to en don­de con­vi­ves con los ve­na­di­tos y con la na­tu­ra­le­za”, di­ce Ma­rio. ¿Que si re­pe­ti­rían la ex­pe­rien­cia? Sin du­da al­gu­na, pues siem­pre es bueno apren­der de otras culturas, y de pa­so, co­no­cer­se más a sí mis­mos. “Pa­ra ellos, to­do es un dios. El piano es un dios, el sue­lo es un dios, to­do lo que exis­te en la tie­rra es un dios, en­ton­ces se tie­ne res­pe­to ex­tre­mo al pró­ji­mo y a to­do lo que te ro­dea pues to­do es sa­gra­do. Hay mu­chos paí­ses (a los) que quie­ro vol­ver en la vi­da y Ja­pón siem­pre se­rá uno de ellos”, fi­na­li­za Ma­rio.

Hay mu­chos paí­ses (a los) que quie­ro vol­ver en la vi­da y Ja­pón siem­pre se­rá uno de ellos Ma­rio Domm

MO­DER­NI­DAD QUE IM­PAC­TA La ar­qui­tec­tu­ra fue una de las co­sas que más los sor­pren­dió.

SHIBUYA “Es un cru­ce por el que pa­san cien­tos de per­so­nas a ca­da mi­nu­to y es­tá ro­dea­do de edi­fi­cios lle­nos de pan­ta­llas. Es Ti­mes Squa­re pe­ro ja­po­nés”.

ASAKUSA “Fue mi lu­gar fa­vo­ri­to por­que los tem­plos son enor­mes y muy im­pac­tan­tes”, co­men­ta Pa­blo.

IDEO­LO­GÍA FAS­CI­NAN­TE Ma­rio con­fe­só que el bu­dis­mo y la cul­tu­ra del res­pe­to que hay en es­te país son ele­men­tos que lo ins­pi­ran día a día.

CON­CIER­TO INOL­VI­DA­BLE Los mú­si­cos se im­pre­sio­na­ron con la res­pues­ta de sus se­gui­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.