ILUMÍNATE, RE­NUN­CIA AL PA­SA­DO

Pa­ra dis­fru­tar el pre­sen­te, es im­por­tan­te de­jar atrás tus ex­pe­rien­cias pa­sa­das. Com­pa­rar lo que ya fue con tu vi­da ac­tual só­lo te cau­sa­rá emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

Quien - - LOOK - POR MI­CHEL DO­MIT

Com­pa­rar una ex­pe­rien­cia nue­va con al­go que vi­vi­mos en el pa­sa­do ma­ta tu pre­sen­te. La na­tu­ra­le­za de tu voz “chin­ga-que­di­to” (tu de­mo­nio in­terno) anu­la los de­fec­tos y me­jo­ra, fan­ta­sio­sa­men­te, las cua­li­da­des de tu pa­sa­do, creán­do­te ex­pec­ta­ti­vas inal­can­za­bles ha­cia lo nue­vo que te lle­nan de frus­tra­ción y nos­tal­gia, im­pi­dién­do­te apre­ciar lo que ya es per­fec­to pa­ra ti. ¡Só­lo si po­nes tu aten­ción 100 por cien­to en el pre­sen­te te po­drás ilu­mi­nar! To­do ti­po de vi­ven­cias y re­la­cio­nes ope­ra con el mis­mo prin­ci­pio, por ejemplo: des­pués de mu­chos años de su­fri­mien­to, Jo­se­fi­ne de­ci­dió ter­mi­nar su re­la­ción con Pie­rre, tiem­po des­pués, en­con­tró al que se­ría el gran amor de su vi­da: Ch­ris­tian. To­do iba de ma­ra­vi­lla pe­ro con el tiem­po y la ru­ti­na, el bri­llo de la luz em­pe­zó a des­va­ne­cer­se y ca­da día se sen­tía más nos­tál­gi­ca, frus­tra­da y ex­tra­ña­ba su re­la­ción con Pie­rre. Aun­que la ma­yo­ría la fe­li­ci­ta­ba por ha­ber em­pe­za­do una nue­va re­la­ción con Ch­ris­tian, ella no po­día evi­tar ex­tra­ñar su vi­da de an­ta­ño. Es­ta­ba por se­pa­rar­se de Ch­ris­tian, pe­ro su her­mano le dio un gran con­se­jo: “Chris es un hom­bre bueno, ama­ble, com­pren­si­vo, pro­fun­do, ín­te­gro, y te ado­ra con lo­cu­ra. Es in­fi­ni­ta­men­te me­jor que Pie­rre, sin em­bar­go, por la for­ma en que los com­pa­ras, re­cor­dan­do só­lo lo bueno de Pie­rre, idea­li­zán­do­lo al má­xi­mo, con una ima­gen que na­da tie­ne que ver con su reali­dad, siem­pre va a re­sul­tar Chris, o cual­quier otro, el per­de­dor, al igual que tu po­bre co­ra­zón. Tu fan­ta­sía del pa­sa­do no te per­mi­te go­zar lo di­fe­ren­te y ma­ra­vi­llo­so que es él. Es­pe­ras que Chris ha­ga las co­sas que ha­cía Pie­rre, de la mis­ma for­ma en que él las ha­cía. Al nun­ca po­der ob­te­ner los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, te frus­tras. Co­mo con­se­cuen­cia adi­cio­nal, eres in­ca­paz de dis­fru­tar to­do lo bueno que tie­ne, pues al com­pa­rar­lo cons­tan­te­men­te, lo quie­res me­ter den­tro del mis­mo cli­ché. Es­to te im­pi­de apre­ciar sus enor­mes cua­li­da­des y el amor tan gran­de que él te da, y por lo mis­mo, na­da de lo que ha­ce te pa­re­ce su­fi­cien­te. Te de­di­cas a re­cor­dar­le to­dos los as­pec­tos positivos de tu an­te­rior re­la­ción. De­ja de ha­blar­le de lo bien que la pa­sa­bas y de cri­ti­car­lo por no po­der ser igual que Pie­rre, quien en reali­dad, no es más que un pe­que­ño re­fle­jo del hé­roe fan­tás­ti­co que tú cons­truis­te. Me­jor de­dí­ca­te a edu­car­lo en lu­gar de re­pro­bar­lo. En lu­gar de apun­tar sus de­fec­tos, tra­ba­ja en los tu­yos y su­pé­ra­te ca­da día, pa­ra ti y pa­ra él y con­cén­tra­te más en dar que en re­ci­bir”. Gra­cias al con­se­jo de su her­mano, Jo­se­fi­ne pu­do sal­var la re­la­ción con el amor de su vi­da. Tiem­po des­pués, Jo­se­fi­ne y Ch­ris­tian se ca­sa­ron. ¡De­ja de com­pa­rar y co­mien­za a vi­vir ya tu má­xi­ma fe­li­ci­dad! Me en­can­ta­ría que me per­mi­tas tra­ba­jar de la mano con­ti­go pa­ra trans­for­mar tu vi­da ra­di­cal­men­te en mi pró­xi­mo seminario, en el que po­drás sa­nar tu al­ma y tu co­ra­zón, a tra­vés de apren­der a per­do­nar, pa­ra eli­mi­nar per­ma­nen­te­men­te el re­sen­ti­mien­to, el odio y la cul­pa, apren­dien­do a ce­rrar los ci­clos de vi­da ade­cua­da­men­te. Te trans­for­ma­rás en una per­so­na com­ple­ta­men­te po­si­ti­va y ca­paz de re­sol­ver to­dos tus pro­ble­mas an­tes de dor­mir, pa­ra vi­vir fe­liz y sin preo­cu­pa­cio­nes. In­cre­men­tan­do tu ge­nia­li­dad, vi­vien­do en ple­ni­tud y sin mie­dos, crean­do un plan de vi­da con ob­je­ti­vos en el ser, ha­cer y te­ner. Pa­ra dar­me tu re­tro­ali­men­ta­ción so­bre mi ar­tícu­lo y ob­te­ner, gra­tui­ta­men­te un ejem­plar de mi li­bro bes­tse­ller Ser, ha­cer y te­ner o pa­ra ob­te­ner to­da la in­for­ma­ción que ne­ce­si­tas sa­ber so­bre el Seminario Re­na­cer, del 2 al 5 de ju­nio en El San­tua­rio, Va­lle de Bra­vo, por fa­vor con­tác­ta­me en los si­guien­tes co­rreos elec­tró­ni­cos: mi­cheld@el­san­tua­rio. com o lo­re@el­san­tua­rio.com, así co­mo en el te­lé­fono 55342 8428.

Si Dios con­mi­go… ¿Quién con­tra mí? Si Dios con­mi­go… ¿Quién con­tra mí?… Si Dios con­mi­go… ¿Quién con­tra mí?

La na­tu­ra­le­za de tu voz “chin­ga- que­di­to” (tu de­mo­nio in­terno) anu­la los de­fec­tos y me­jo­ra, fan­ta­sio­sa­men­te, las cua­li­da­des de tu pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.