EU­GE­NIO LÓPEZ

“Sen­tir que mi se­mi­lla ha da­do sus fru­tos me ha­ce muy fe­liz”

Quien - - QUIÉN -

Lle­ga­mos pun­tua­les a la ci­ta pa­ra en­con­trar­nos con Eu­ge­nio y su fa­mi­lia en el Ho­tel Four Sea­sons de Man­hat­tan. Un ho­tel que al co­lec­cio­nis­ta le gus­ta es­pe­cial­men­te por la ar­qui­tec­tu­ra de I. M. Pei. La ale­gría y el or­gu­llo de Eu­ge­nio y su fa­mi­lia se per­ci­bía de in­me­dia­to y es que esa mis­ma ma­ña­na ha­bía re­ci­bi­do en una emo­ti­va ce­re­mo­nia el Pre­mio In­ter­na­cio­nal a la Fi­lan­tro­pía en la se­de de la ONU en la que com­par­tió es­ce­na­rio con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon (ga­lar­do­na­do con el pre­mio in­ter­na­cio­nal al li­de­raz­go), la mu­jer de Ban, Ban Soon-taek ( ga­lar­do­na­da con el pre­mio a la paz), la prin­ce­sa Ca­mi­la de Bor­bón (con el pre­mio humanitario) y la ac­ti­vis­ta Fran­ci­ne Le­frak (por su lu­cha en pro de la igual­dad de gé­ne­ro). Eu­ge­nio es un hom­bre con una ener­gía arro­lla­do­ra y a quién es im­po­si­ble no vol­tear a ver. A sus 48 años es­tá lleno de vi­da y de agra­de­ci­mien­to por ha­ber lo­gra­do su sue­ño: de­di­car su día a día a es­tar ro­dea­do de ar­te y be­lle­za. Tras una ma­ña­na ago­ta­do­ra, mien­tras se to­ma­ba un res­pi­ro en su sui­te, su pa­dre, don Eu­ge­nio López Ro­dea y sus pri­mas, Ma­ru y Lu­lú López, to­ma­ban una co­pa jun­tos en el lobby y ce­le­bra­ban con or­gu­llo el éxi­to del me­xi­cano. El re­co­no­ci­mien­to no le po­día ha­ber lle­ga­do en me­jor mo­men­to, des­pués de unos años de mu­cho es­fuer­zo pa­ra sa­car ade­lan­te el Mu­seo Ju­mex y tras dé­ca­das apos­tan­do por lle­var buen ar­te con­tem­po­rá­neo a Mé­xi­co y ha­cer de me­ce­nas de nue­vos artistas la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Ese era un día de triun­fo pa­ra Eu­ge­nio y él lo sa­bía. Eu­ge­nio ba­jó de su ha­bi­ta­ción con ener­gías re­no­va­das pa­ra ini­ciar la se­sión de fotos. “Que­re­mos que sea en Park Ave­nue y con tu pa­pá”, le pro­pu­si­mos. Por la luz, por el am­bien­te, por­que ha­cía una tar­de de mar­zo es­plén­di­da. A Eu­ge­nio le to­ca­mos la fi­bra en se­gui­da, o “la te­cla”, co­mo él mis­mo nos di­jo, por­que pa­ra él lo más emo­cio­nan­te del día ha­bía si­do com­par­tir con su pa­dre esos mo­men­tos. Des­pués de va­rios clics, ba­ja­mos de nue­vo al bar y em­pe­za­mos nues­tra con­ver­sa­ción.

MO­MEN­TO DE CO­SE­CHAR

“Sen­tir que mi se­mi­lla ha da­do sus fru­tos me ha­ce muy fe­liz. El que el pre­mio ven­ga de las Na­cio­nes Uni­das sig­ni­fi­ca un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal a una la­bor fi­lan­tró­pi­ca que he he­cho des­de ha­ce mu­chos años y que es un gran ho­nor pa­ra mí”, nos contó mien­tras le da­ba el pri­mer sor­bo a su iced tea. Es el pri­mer mo­men­to des­de que lle­ga­mos en el que he­mos po­di­do ver a Eu­ge­nio re­la­ja­do y sin una de­ce­na de per­so­nas pu­lu­lan­do a su al­re­de­dor. En es­ta oca­sión la vi­si­ta a Nue­va York tam­bién ha ido acom­pa­ña­da de la in­vi­ta­ción pa­ra par­ti­ci­par en una cau­sa que lan­za la ONU con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Acer­ca de por qué le in­tere­só im­pli­car­se en ella nos di­jo: “La cau­sa de las mu­je­res me gus­ta e im­por­ta mu­cho. Me lla­man pa­ra apo­yar mu­chas acciones pe­ro es­ta en es­pe­cial me pa­re­ce im­por­tan­te. El abu­so y la vio­len­cia que hay con­tra las mu­je­res es al­go te­rri­ble, es­pan­to­so. La mu­jer tie­ne al­go muy má­gi­co mien­tras que el hom­bre lo úni­co que tie­ne de ven­ta­ja es que es más fuer­te fí­si­ca­men­te y eso es lo que so­me­te. Has­ta el día que apren­da­mos a res­pe­tar el lu­gar que ca­da quién ocu­pa en es­te pla­ne­ta lo­gra­re­mos la ar­mo­nía”.

SU HIS­TO­RIA DE AMOR…

Sí, Eu­ge­nio tie­ne una gran his­to­ria de amor con el ar­te y cuan­do le pre­gun­ta­mos por es­ta, el co­lec­cio­nis­ta se

ilu­mi­nó, “es que el ar­te en­ri­que­ce to­do. Mi­ra, si vol­teas a tu al­re­de­dor, to­do lo que hay, to­do lo que ob­ser­vas yo lo ha­go mío al ver­lo. Pien­so que es mío. No soy ar­tis­ta pe­ro me en­can­ta ver las co­sas be­llas. La ar­qui­tec­tu­ra, la pin­tu­ra, el di­se­ño, la ele­gan­cia con la que es­tán he­chas. Por ejemplo, es­te lobby en el que es­ta­mos lo hi­zo un ar­qui­tec­to chino lla­ma­do I. M. Pei y es una ma­ra­vi­lla. Una pie­za de ar­qui­tec­tu­ra que­da pa­ra siem­pre y es ar­te pa­ra mí. Siem­pre bus­co el la­do ar­tís­ti­co de la vi­da, de to­do lo que me ro­dea. No creas que veo ar­te en to­das las co­sas pe­ro sí te pue­do de­cir que mi amor al ar­te em­pie­za con mi amor a la vis­ta. El ar­te vie­ne de un re­fle­jo de lo que ve­mos en el día con día y que lo plas­man los artistas. Eso no quie­re de­cir que to­do me gus­te o que to­do lo quie­ra co­lec­cio­nar y te­ner, pe­ro la ver­dad es que sí qui­sie­ra de­jar en Mé­xi­co un le­ga­do de co­sas in­ter­na­cio­na­les bo­ni­tas y de artistas que ha­yan si­do sig­ni­fi­ca­ti­vos en es­te si­glo XXI”, nos ase­gu­ró el me­xi­cano que la pri­me­ra pie­za de ar­te que com­pró en su vi­da fue una pin­tu­ra de Roberto Cor­tá­zar a prin­ci­pios de los años 90.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA MÉ­XI­CO PA­RA TI?

Mé­xi­co es un país en el que las per­so­nas tie­nen una reacción ma­ra­vi­llo­sa a to­do lo ar­tís­ti­co y el ar­te en­ri­que­ce a cual­quier ser hu­mano. Es­ta­mos tra­yen­do co­sas de Bél­gi­ca, de Ale­ma­nia, de Nue­va York y el Mu­seo Ju­mex es­tá a la al­tu­ra de cual­quier mu­seo ex­tran­je­ro. Y el re­co­no­ci­mien­to es pa­ra mi gran equi­po de tra­ba­jo por­que es­to yo no lo pue­do ha­cer so­lo, por eso siem- pre ha­blo en plu­ral y di­go, “es­ta­mos tra­yen­do una ex­po­si­ción”, “te­ne­mos es­to, tra­ji­mos lo otro”. Por­que es una la­bor de to­dos: cu­ra­do­res, ex­per­tos, et­cé­te­ra. Y creo que al­go ma­ra­vi­llo­so es que es­toy en­ri­que­cien­do la vi­sión de mexicanos que an­tes no te­nían la opor­tu­ni­dad de ver esas ex­po­si­cio­nes en su país. El ar­te te lle­na el al­ma.

¿CÓ­MO INI­CIÓ TU PA­SIÓN POR LA PIN­TU­RA?

Mi­ra, si no hu­bie­ra si­do por esos gran­des pa­tro­nos del ar­te que han exis­ti­do, por gen­te que tu­vo el pri­vi­le­gio eco­nó­mi­co de com­prar obras y que al mo­rir las do­na­ron a los mu­seos, hoy en día no po­dría­mos ver to­das esas obras que hoy cuel­gan de los gran­des mu­seos. Es gra­cias a esa ge­ne­ro­si­dad que hoy po­de­mos dis­fru­tar de esos Pi­cas­sos,

de esos Ri­ve­ras, et­cé­te­ra. Pa­sas una vi­da ha­cien­do lo que te gus­ta y ¿qué te vas a lle­var? Na­da. Es­ta­mos aquí por un tiem­po y des­pués nos va­mos, y qué me­jor for­ma de ir­nos que de­jan­do al­go pa­ra los de­más.

PRO­FE­TA EN TIE­RRA AJE­NA

“Ay”, sus­pi­ra, “la ver­dad es que has­ta aho­ri­ta es cuan­do es­toy pu­dien­do em­pe­zar a dis­fru­tar mi mu­seo por­que cuan­do lo abri­mos es­ta­ba can­sa­dí­si­mo. Pa­ra la inau­gu­ra­ción re­ci­bi­mos a 800 per­so­nas que ve­nían del ex­tran­je­ro y es que el re­co­no­ci­mien­to vino pri­me­ro de afue­ra que de den­tro de mi pro­pio país. Los mexicanos se die­ron cuen­ta de lo que es­ta­ba pa­san­do en Mé­xi­co y lo im­por­tan­te que era el mu­seo por­que in­clu­so an­tes de abrir­lo me em­pe­za­ron a bus­car el New York Ti­mes y otros me­dios im­por­tan­tes que es­ta­ban muy in­tere­sa­dos en el pro­yec­to. Yo no dis­fru­té esa apertura, te­nía­mos tan­tas res­pon­sa­bi­li­da­des, ¡fue un es­trés! Así que cuan­do por fin pu­de lle­gar a mi ca­sa des­pués de la úl­ti­ma fies­ta, cuan­do ya to­do ha­bía ter- mi­na­do, me me­tí a la ca­ma y me le­van­té al otro día, un do­min­go, a las cua­tro de la tar­de y em­pe­cé a llo­rar, llo­rar, llo­rar y llo­rar. Te­nía una sen­sa­ción co­mo la que di­cen que tie­nes cuan­do das a luz, sí, ese sín­dro­me de blues. Y to­dos me de­cían, ‘pe­ro si to­do sa­lió muy bien Eu­ge­nio, ¿por qué llo­ras­te?’. No lo sé. Sim­ple­men­te no lo po­día dis­fru­tar, no sa­bía en lo que me es­ta­ba me­tien­do al ha­cer un mu­seo y he­mos ido apren­di­do to­do en el ca­mino. Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que fo­men­tas un com­pro­mi­so –con la pren­sa, con la em­pre­sa que ha si­do de mi fa­mi­lia, con el pú­bli­co que asis­te–, de traer ex­po­si­cio­nes que sean dig­nas. Al fi­nal es­to es un re­ga­lo pa­ra la gen­te”.

CUAN­DO NA­DIE LO VE…

Pe­ro aho­ra, se­gún nos di­jo con una gran son­ri­sa, es cuan­do Eu­ge­nio más dis­fru­ta del mu­seo que ha crea­do y

To­do es re­sul­ta­do del amor, en­tre­ga y pa­sión con las que Eu­ge­nio ha­ce las co­sas –CHA­BE­LI­TA LÓPEZ (SU MA­MÁ)

que po­see 2,600 obras de ar­te mo­derno, “por­que apren­dí a lle­var sin tan­ta an­gus­tia los pro­ble­mi­tas del día a día y a dis­fru­tar de las ex­po­si­cio­nes que va­mos tra­yen­do”. Y sí, la ima­gen del co­lec­cio­nis­ta re­co­rrien­do los pa­si­llos va­cíos del mu­seo cuan­do to­dos se han ido y mi­ran­do a so­las las obras no só­lo su­ce­de en las pe­lí­cu­las, es el mo­men­to fa­vo­ri­to de Eu­ge­nio, “es lo que más dis­fru­to, cuan­do la no­che an­te­rior a la inau­gu­ra­ción de una ex­po­si­ción me que­do so­lo en el mu­seo y ob­ser­vo to­do con tran­qui­li­dad por­que lo sien­to mío de al­gu­na ma­ne­ra”.

¿QUÉ SON TUS PA­PÁS PA­RA TI?

“Ahí me to­cas­te la te­cla más fuer­te… Mi­ra, ese se­ñor que es­tá ahí”, se­ña­la a don Eu­ge­nio López Ro­dea, “… es, jun­to con mi ma­dre (Cha­be­li­ta), lo más ma­ra­vi­llo­so que me ha pa­sa­do en la vi­da. Na­da, yo no se­ría na­da sin ellos. Ese se­ñor ja­más me ha cues­tio­na­do al­go de mi vi­da pri­va­da, na­da de lo que ha­go, él ha creí­do en mí con un amor, un ca­ri­ño y una con­fian­za in­fi­ni­ta. Es un hom­bre de bien y con­fió en mí siem­pre. Des­de los 26 años que

em­pe­za­mos a com­prar obras de ar­te me dio to­do su apo­yo por­que él sa­bía que eso era lo que me gus­ta­ba ha­cer pe­ro tam­bién sa­bía que lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do era im­por­tan­te. Es un hom­bre in­te­li­gen­te y pa­ra mí era una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Y hoy que re­ci­bo un pre­mio por la fi­lan­tro­pía…”. Te­ne­mos que ha­cer una pau­sa pues la emoción le cor­ta la voz a Eu­ge­nio y em­pie­zan a bro­tar las lá­gri­mas… “Hoy fue ma­ra­vi­llo­so. Y ver­lo así, tan con­ten­to, en Nue­va York, que es una ciu­dad que le gus­ta tan­to y que se sien­ta tan or­gu­llo­so es in­va­lua­ble pa­ra mí. No sé cuán­to tiem­po más va a es­tar aquí pe­ro es­pe­ro que el re­cuer­do de estos mo­men­tos jun­tos me que­de por siem­pre”. Es ver­dad que esa fe que don Eu­ge­nio López Ro­dea –fun­da­dor de Ju­mex en 1961 y hoy en día la pro­duc­to­ra de ju­gos más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca– siem­pre tu­vo en su hi­jo, le per­mi­tió desa­rro­llar a Eu­ge­nio su ol­fa­to ar­tís­ti­co sin res­tric­cio­nes. Fue así co­mo des­cu­brió a gran­des artistas co­mo Ga­briel Oroz­co, “el pri­me­rí­si­mo en creer en él fue mi que­ri­do ami­go Au­re­lio López Ro­cha. Nun­ca lo voy a ol­vi­dar. Él fue el pri­me­ro que le com­pró por na­da una pie­za que era una bo­la de plas­ti­li­na. ¡Yo tam­bién ten­go una! Au­re­lio tu­vo una gran vi­sión. Él y

yo em­pe­za­mos ca­si jun­tos por­que Au­re­lio co­men­zó a com­prar obras unos tres o cua­tro años an­tes que yo que em­pe­cé en los 90 con lo cual la pri­me­ra obra que com­pré de Oroz­co fue en­tre 1993 y 1994”, re­cor­dó.

DO­NALD TRUMP, UNA CA­RI­CA­TU­RA DE SÍ MIS­MO

Eu­ge­nio ac­tual­men­te vi­ve a ca­ba­llo en­tre Mé­xi­co y Beverly Hills, así que no po­día­mos de­jar de pre­gun­tar­le có­mo ve to­do el re­vue­lo que es­tá cau­san­do la can­di­da­tu­ra de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos. “No me ho­rro­ri­za y no me da mie­do. Creo que el hom­bre no va a ga­nar. Trump es­tá ha­cien­do los co­men­ta­rios más po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos y creo que los me­dios nos quie­ren dis­traer de los ver­da­de­ros pro­ble­mas y nos van a te­ner así has­ta no­viem­bre por­que va a ga­nar Trump co­mo el can­di­da­to re­pu­bli­cano y Hi­llary co­mo la can­di­da­ta de­mó­cra­ta pe­ro al fi­nal la pre­si­den­cia la va a ga­nar Hi­llary. Sus po­lí­ti­cas son to­tal­men­te fue­ra de lu­gar, ig­no­ran­tes y es que des­de que lo ves con ese tu­pé te das cuen­ta de que es un hom­bre que pa­re­ce una ca­ri­ca­tu­ra de sí mis­mo”. La plá­ti­ca ter­mi­na de­jan­do en cla­ro que Eu­ge­nio es un hom­bre que vi­ve, res­pi­ra, co­me y duer­me por el ar­te… “¡Sí! ese es mi gran pro­yec­to. Seguir con el mu­seo, traer gran­des ex­po­si­cio­nes. Y que se cam­bie un po­co la ima­gen de nues­tro país”. Y así, co­mo los gran­des, Eu­ge­nio nos de­jó con la miel en los la­bios y se fue a seguir ce­le­bran­do lo de aho­ra… y tam­bién lo que es­tá por ve­nir.

He co­no­ci­do a Eu­ge­nio des­de su ado­les­cen­cia y me lle­na de or­gu­llo ver su cre­ci­mien­to y có­mo se ha con­ver­ti­do en un ge­nio -JA­NA JAF­FE

Los ho­me­na­jea­dos con Dion­ne War­wick y Mu­na Riha­ni Al-nas­ser, pre­si­den­ta de la UN Wo­men for Pea­ce.

PA­PÁS OR­GU­LLO­SOS Cha­be­li­ta López, y Eu­ge­nio López Ro­dea con su hi­jo.

COM­PAR­TIEN­DO Eu­ge­nio López Ro­dea, Eu­ge­nio López Alon­so y Ja­na Jaf­fe.

EL AMOR MÁS PU­RO Eu­ge­nio López Alon­so con su or­gu­llo­so pa­pá, Eu­ge­nio López Ro­dea.

La can­tan­te Kat Graham con Mu­na Riha­ni Al-nas­ser, pre­si­den­ta de la UN Wo­men for Pea­ce.

UN GRAN HO­NOR Eu­ge­nio con San­dra Fuen­te­sBe­rain, cón­sul ge­ne­ral de Mé­xi­co en Nue­va York.

UNA GRAN CAN­TAN­TE EN LA ONU Dion­ne War­wick, quien ha­bló en la ce­re­mo­nia, sa­lu­da al ho­me­na­jea­do.

AMI­GOS QUE SON FA­MI­LIA Ch­ris­tian Han­ning, Ste­lla Pro­vas, Eu­ge­nio y Ve­ró­ni­ca Ana­ya.

FRIENDSFORLIFE Eu­ge­nio López y Ja­na Jaf­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.