KAR­LA SOUZA CON­TRA LAS “RE­GLAS”

La ac­triz y pro­duc­to­ra Kar­la Souza nos cuen­ta por qué le gus­ta­ría de­rri­bar cier­tos es­te­reo­ti­pos de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to pa­ra que ha­ya más equi­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, pues des­de que se ca­só siem­pre le pre­gun­tan cuán­do pien­sa ser ma­má.

Quien - - SUMARIO - Por Ge­ral­di­ne Ele­don

La co­pro­ta­go­nis­ta de How to get Away with mur­der no en­tien­de por qué la pre­sio­nan con ser ma­má. Ade­más con­fie­sa que tie­ne mie­do a fra­ca­sar.

Kar­la Souza va mu­cho más allá de los es­te­reo­ti­pos que pue­den exis­tir en torno a las mu­je­res. La ac­triz se su­ma a la lis­ta de ce­le­bri­da­des que han de­fen­di­do la igual­dad de gé­ne­ro. Es­to lo de­jó cla­ro al ex­pre­sar su opi­nión so­bre el he­cho de que fre­cuen­te­men­te le pre­gun­ten cuán­do se con­ver­ti­rá en ma­dre. “Ten­dré hi­jos cuan­do los quie­ra te­ner y así se­rá. Me da tan­ta cu­rio­si­dad que uno se ca­sa y la gen­te lue­go, lue­go em­pie­za a pre­gun­tar so­bre los hi­jos. Me pre­gun­tan mu­cho so­bre eso; no en­tien­do la ob­se­sión por ese te­ma”, nos di­ce. La ac­triz es­tá fe­liz­men­te ca­sa­da des­de ha­ce dos años con Mars­hall Trenk­mann, aun­que pa­ra ella el éxi­to de una mu­jer no de­pen­de de te­ner hi­jos o es­tar ca­sa­da, sino de su cons­tan­cia y for­ta­le­za, cua­li­da­des que la han de­fi­ni­do des­de el prin­ci­pio de su ca­rre­ra. Kar­la desea que pron­to la equi­dad y el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer se im­pon­gan den­tro de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. La di­fe­ren­cia, nos co­men­ta, es evi­den­te tan­to en los pa­pe­les que se le dan a las mu­je­res co­mo en las en­tre­vis­tas: “¿Por qué le pre­gun­tan co­sas a las mu­je­res que no le pre­gun­ta­rían a los hom­bres?”, se ha cues­tio­na­do en sus re­des so­cia­les. Y aun­que ad­mi­te que el tra­ba­jo es par­te vi­tal de su vi­da, tam­bién bus­ca el ba­lan­ce pues di­ce que por el mo­men­to su prio­ri­dad es en­con­trar su pro­pia iden­ti­dad, le­jos de los re­flec­to­res o de la ima­gen que la gen­te tie­ne de ella. “Me gus­ta­ría es­tar más des­ape­ga­da de mi tra­ba­jo. Me gus­ta­ría per­der el mie­do a fra­ca­sar. Me gus­ta­ría en­con­trar mi iden­ti­dad fue­ra de la ac­tua­ción y del tra­ba­jo. Creo que es al­go con lo que ba­ta­llo to­dos los días. Mi iden­ti­dad y mi fe­li­ci­dad, y en­con­trar el ba­lan­ce. Siem­pre bus­co que mi tra­ba­jo no sea lo más

fuer­te pa­ra mí. Bus­co en­con­trar una iden­ti­dad fue­ra de la ac­tua­ción. Creo que hay un pa­pel mu­cho más im­por­tan­te que te­ne­mos y eso es lo que bus­co. A ve­ces creo que pue­de lle­gar a per­der­se de vis­ta el pro­pó­si­to de por qué es­ta­mos aquí, y en­ton­ces te des­con­cen­tras de po­der real­men­te apro­ve­char y dis­fru­tar la vi­da”, nos cuen­ta.

En esa bús­que­da la ac­triz de­ci­dió rein­ven­tar­se con una nue­va aven­tu­ra co­mo pro­duc­to­ra en la pe­lí­cu­la ¿Qué cul­pa tie­ne el ni­ño?, co­me­dia en la que ade­más de in­ter­pre­tar al per­so­na­je de Ma­ru, una chi­ca que se em­ba­ra­za des­pués de una fies­ta, se en­car­gó de to­dos los as­pec­tos téc­ni­cos y de pro­duc­ción, en la que tam­bién par­ti­ci­pan Erick Elías, Je­sús Ochoa y Ri­car­do Abar­ca. “Yo creo que el re­to más gran­de fue no ca­sar­me con ideas y real­men­te pen­sar con los pies en la tie­rra. Al ser pro­duc­to­ra de re­pen­te te to­pas con obs­tácu­los: es­tar en lo­ca­cio­nes, cam­biar guio­nes y en­car­gar­te de mu­chas más co­sas. Tie­nes que ser más res­pon­sa­ble que cuan­do eres ac­triz, co­mo la edi­ción, la dis­tri­bu­ción, la mú­si­ca, to­do”, con­clu­ye.

COM­PA­ÑE­RO IN­CON­DI­CIO­NAL La pa­re­ja lle­va más de dos años ca­sa­da y Kar­la di­ce que se apo­yan en to­do.

TIEM­PO PA­RA ELLOS Kar­la siem­pre trata de pa­sar tiem­po jun­to a su es­po­so, Mars­hall Trenk­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.