EL LU­JO ES UN ES­TI­LO DE VI­DA

Quien - - CONTENIDO -

Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli, el rey del ca­si­mir, y sus hi­jas Ca­mi­lla y Ca­ro­li­na nos abrie­ron su mun­do y su ma­ra­vi­llo­sa ca­sa en So­lomeo, Italia.

Mien­tras es­pe­ra los re­to­ques de ma­qui­lla­je y pei­na­do pa­ra la se­sión fo­to­grá­fi­ca de por­ta­da de Quién, Ca­mi­la So­di ana­li­za con tran­qui­li­dad las pro­pues­tas que Ce­les­te, la coor­di­na­do­ra de mo­da, reunió pa­ra la oca­sión.

Sus ojos pa­san una y otra vez de una fi­la con san­da­lias y bo­ti­nes de ta­cón ba­jo al rack que in­clu­ye al­gu­nas pie­zas re­pre­sen­ta­ti­vas de las co­lec­cio­nes oto­ño-in­vierno 2017. Lue­go de ob­ser­var­lo de le­jos por un ins­tan­te, se le­van­ta de la cama pa­ra des­col­gar un ma­xi­ves­ti­do ama­ri­llo con flo­res es­tam­pa­das de Coach y se le ilu­mi­na el ros­tro. “¡Me en­can­ta! De­fi­ni­ti­va­men­te me lo ten­go que po­ner”, di­ce. La mo­da es una de las pa­sio­nes de Ca­mi­la y es una de las he­rra­mien­tas que me­jor le ha per­mi­ti­do es­ca­par de los en­ca­si­lla­mien­tos cuan­do su ca­rre­ra ini­cia­ba y, pos­te­rior­men­te, pa­ra ex­pre­sar al­gu­nos de sus in­tere­ses. Ha si­do tam­bién su re­fu­gio du­ran­te los mo­men­tos en los que se sin­tió ase­dia­da por los me­dios y fue par­te im­por­tan­te pa­ra vol­ver a po­ner en mar­cha su ca­rre­ra des­pués de una pau­sa pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, ella pre­fie­re to­mar­se esa ex­plo­ra­ción de su es­ti­lo con hu­mor. “Ésa es la par­te esen­cial pa­ra no te­ner mie­do de ex­pre­sar­te a tra­vés de la mo­da o de tu pelo. No ten­go mie­do a que di­gan más de mí, creo que ya se­ría im­po­si­ble”.

El de­seo de trans­for­mar­se en di­fe­ren­tes per­so­na­jes pue­de pa­re­cer uno de los cli­chés de las ce­le­bri­da­des, pe­ro la ac­triz ha de­fi­ni­do su es­ti­lo per­so­nal sin ma­yor ayu­da que su pro­pia cu­rio­si­dad por ju­gar con su iden­ti­dad frente a las cá­ma­ras. “Ayer me pu­se un ves­ti­do con unas san­días y des­pués me di cuen­ta de que to­do el mun­do iba de ne­gro”, di­jo re­fi­rién­do­se a un di­se­ño es­tam­pa­do de Mi­che­lle To­rres que usó pa­ra una fies­ta de Net­flix. El look, acom­pa­ña­do de unas san­da­lias de pla­ta­for­ma tri­ple de Guc­ci y una tren­za de es­ti­lo bohe­mio di­vi­dió opi­nio­nes en su cuen­ta de Ins­ta­gram: pa­ra al­gu­nos, era una elec­ción ori­gi­nal y muy ade­cua­da pa­ra el ve­rano; pa­ra otros, una de sus peo­res de­ci­sio­nes. “Po­cos se atre­ven a to­mar ries­gos de mo­da por­que so­mos muy juz­go­nes. Mi esen­cia es­tá en un mo­men­to muy li­bre y eso se re­fle­ja en có­mo me vis­to y por eso no me da mie­do arries­gar­me”.

Du­ran­te su vi­da, Ca­mi­la ha ge­ne­ra­do las mis­mas reac­cio­nes con­tras­tan­tes que ese look cau­só. La pren­sa se in­tere­só en ella in­clu­so an­tes de que ini­cia­ra su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal: era co­mún ver­la ro­dea­da de mi­cró­fo­nos y bom­bar­dea­da por pre­gun­tas acer­ca de su ma­dre, Er­nes­ti­na So­di, y los con­flic­tos en­tre ella y sus her­ma­nas, Lau­ra Za­pa­ta y Tha­lía. A esas pre­gun­tas ha­bi­tua­les se su­ma­ron las re­fe­ren­tes a su ma­tri­mo­nio de cin­co años con Die­go Lu­na y, es­te año, de su ro­man­ce con Javier el Chi­cha­ri­to Her­nán­dez.

Sus res­pues­tas ante es­tos cues­tio­na­mien­tos siem­pre han si­do fir­mes y es­cue­tas, lo que ha pro­vo­ca­do va­rias con­fron­ta­cio­nes con los me­dios. Una de las más re­cien­tes su­ce­dió en mar­zo, cuan­do pre­sen­ta­ba la obra de tea­tro El otro la­do de la cama: su ne­ga­ti­va a ha­blar so­bre su vi­da pri­va­da pro­vo­có re­cla­mos por par­te de al­gu­nos re­por­te­ros. Pue­de que sus res­pues­tas si­gan sien­do las mis­mas, pe­ro su ac­ti­tud ante el ase­dio me­diá­ti­co ha ido cam­bian­do con el tiem­po: “¿Có­mo se li­dia con pre­gun­tas que na­da tie­nen que ver con tu tra­ba­jo en una rue­da de pren­sa? Con mu­cha paciencia [ri­sas] y com­pren­sión de que es su tra­ba­jo y no es per­so­nal. Bá­si­ca­men­te, he te­ni­do que ha­cer mu­cho tra­ba­jo interior pa­ra que sea el re­fle­jo de pu­ras co­sas amo­ro­sas. Por­que si no es así te dis­pa­ran ga­ti­llos emo­cio­na­les y te pue­des vol­ver lo­co. Ahí es cuan­do uno en­tien­de a las per­so­nas que van y se ra­pan. No me pue­do ni ima­gi­nar el ni­vel de es­trés que lle­gan a vi­vir”.

INI­CIAR DE NUE­VO

Mu­cho se ha­bló so­bre Die­go y Ca­mi­la. Tras co­no­cer­se du­ran­te la fil­ma­ción de El bú­fa­lo de la no­che (2007), tu­vie­ron un no­viaz­go muy dis­cre­to que cul­mi­nó en el pri­mer em­ba­ra­zo de ella y, po­co des­pués, en bo­da. Dos años des­pués del na­ci­mien­to de Je­ró­ni­mo, am­bos le die­ron la bien­ve­ni­da a su hi­ja nom­bra­da en ho­nor a la ma­dre de Die­go, la di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio Fio­na Ale­xan­der.

Pa­re­cían ser una de las pa­re­jas jó­ve­nes más es­ta­bles del es­pec­tácu­lo, pe­ro en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa de 2013 anun­cia­ron su rup­tu­ra sin ci­tar mo­ti­vo al­guno. A cua­tro años de es­te su­ce­so, Ca­mi­la afir­ma que siem­pre se­rán una fa­mi­lia. “La se­pa­ra­ción es un tér­mino di­fí­cil por­que, pa­ra ha­cer­lo real, tie­nes que pa­sar va­rias eta­pas que son muy hu­ma­nas y muy nor­ma­les y más en es­ta épo­ca mi­lle­nial en la que los hi­jos son lo más im­por­tan­te. Es la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo”.

Tras el di­vor­cio, ella bus­có reac­ti­var su ca­rre­ra po­co a po­co y la mo­da le per­mi­tió ha­cer­lo. A fi­na­les de 2014 lan­zó, jun­to con Than­ya Ló­pez, una co­lec­ción de jo­ye­ría ti­tu­la­da Re­su­rre­xion, la cual con­ti­núa ven­dién­do­se. Al año siguiente, di­se­ñó una lí­nea de za­pa­tos pa­ra la fir­ma Pe­ru­gia y su lan­za­mien­to se con­vir­tió en uno de los más im­por­tan­tes del año.

En pa­ra­le­lo, vol­vió a gra­bar una te­le­no­ve­la, A que no me de­jas —la pri­me­ra fue Inocen­te de ti, en 2004— y la se­rie Se­ño­ri­ta Pól­vo­ra. Pe­ro fue con la pri­me­ra con la que re­co­nec­tó con el pú­bli­co. “La gen­te me veía con mu­cha com­pa­sión, con mu­cho amor ma­ter­nal, co­mo si de al­gu­na ex­tra­ña ma­ne­ra me hu­bie­ran vuel­to a hu­ma­ni­zar.”

Es­te año, la mo­da tam­bién ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en su vi­da fa­mi­liar, pues en abril Fio­na pi­só

por pri­me­ra vez una pa­sa­re­la. Su de­but fue de la mano de Alexia Uli­ba­rri, ami­ga de la ac­triz, en el mar­co de Mer­ce­des-benz Fas­hion Week México, la pla­ta­for­ma de mo­da más im­por­tan­te a ni­vel na­cio­nal.

¿Qué sen­tis­te en el des­fi­le de Fio­na?

¡Más bien, qué sin­tió ella! Es­ta­ba que se vol­vía lo­ca: le bri­lla­ban los ojos. “Ma­má, ¡no pue­do creer que es­te­mos ha­cien­do es­to!”. Yo só­lo dis­fru­ta­ba de su ca­ra de felicidad. Fio­na siem­pre ha que­ri­do ser di­se­ña­do­ra de mo­da. Un día se des­per­tó y me di­jo: “Ma­má, so­ñé que mi abue­la me ha­cía un ves­ti­do her­mo­so, me lo re­ga­la­ba y me de­cía ‘aho­ra te to­ca a ti ha­cer­los’”. Te­nía tres años y no te­nía idea de que su abue­la era di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio. Se me abrió la bo­ca, le ha­blé a Die­go y le di­je: “No pue­do creer lo que aca­ba de su­ce­der”. Vino Na­vi­dad y le re­ga­la­mos una má­qui­na de co­ser que le en­can­ta. Ha es­ta­do muy cer­ca de la mo­da des­de ese sue­ño, es al­go súper mís­ti­co. Cuan­do me ha­bló Alexia y me pre­gun­tó si que­ría que des­fi­la­ra mi hi­ja, lo pri­me­ro que di­je fue “no”. Mi ins­tin­to fue pro­te­ger­la, no que­rer ex­po­ner­la a las cá­ma­ras –de he­cho, siem­pre que subo fo­tos de los ni­ños los pon­go blu­rea­dos–. Pe­ro me ro­gó tan­to que al fi­nal ce­dí. Des­de chi­qui­ta es­tá cum­plien­do sus sue­ños.

Mu­chas per­so­nas di­cen que les hu­bie­ra gus­ta­do te­ner un ma­nual pa­ra ser ma­má. ¿Es­tás de acuer­do?

Yo sien­to que di a luz y down­loa­deé in­for­ma­ción de más arri­ba por­que au­to­má­ti­ca­men­te su­pe qué ha­cer, có­mo car­gar un be­bé. Es el sex­to sen­ti­do de las chi­cas.

¿Has com­par­ti­do esa ex­pe­rien­cia?

No, por­que es­ta­ba en una re­clu­sión to­tal, es­ta­ba muy aris­ca por to­dos los años de vio­len­cia pa­ra con­mi­go de la pren­sa. Has­ta aho­ri­ta, que le es­toy dan­do otra vez la vuel­ta a la edad de la inocen­cia, es­toy abrién­do­me po­co a po­co.

¿Es­ta aper­tu­ra es par­te de tu pro­ce­so?

Só­lo un pro­ce­so pue­de ha­cer un re­sul­ta­do real. No sé si fue mi error, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te lo que no hi­ce fue crear un per­so­na­je pa­ra con la gen­te. Siem­pre me de­ve­lé co­mo era y eso le cues­ta mu­cho tra­ba­jo a los de­más. Es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos en México a una épo­ca muy de bri­llan­ti­na, un po­co fal­sa en la ma­ne­ra en que los ar­tis­tas tra­ta­ban a la pren­sa y a la gen­te. Yo vi­ne a rom­per un po­co con eso y me da gus­to por­que veo que aho­ra tra­tan mu­cho más a gus­to a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

SIN PATANES, PE­RO CON AMOR Y PAZ

El per­so­na­je con el que Ca­mi­la de­ci­dió vol­ver a la pan­ta­lla gran­de es Na­ta­lia en Có­mo cor­tar a tu pa­tán. El fil­me, que se es­tre­na el 10 de oc­tu­bre, cuen­ta la his­to­ria de Aman­da (Ma­ria­na Tre­vi­ño), una ex­per­ta en rom­per re­la­cio­nes, quien se da a la ta­rea de sal­var a su her­ma­na Na­ta­lia, una maes­tra de yo­ga idea­lis­ta y ro­mán­ti­ca, de un no­vio que la en­ga­ña. “Un pa­tán es un hom­bre que no tie­ne res­pe­to por una mu­jer, que no la va­lo­ra, no la es­cu­cha y pien­sa que es in­fe­rior a él”, de­fi­ne la ac­triz.

En el pa­sa­do, de­cla­ra­cio­nes si­mi­la­res se vin­cu­la­rían a al­guno de sus exes, co­mo el Chi­cha­ri­to, pe­ro en 2017, se su­man a los cues­tio­na­mien­tos de la pren­sa las in­ter­pre­ta­cio­nes de sus posteos en re­des so­cia­les. Por ejem­plo, la fra­se que com­par­tió en Ins­ta­gram a fi­na­les de ju­lio —“Lo­ve is li­ke a fart. If you ha­ve to for­ce it, it’s pro­bably shit” / “El amor es co­mo un pe­do. Si lo tie­nes que for­zar es pro­ba­ble que sea una mier­da”— cau­só una gran po­lé­mi­ca y ali­men­tó la na­rra­ti­va de ella co­mo la ex des­pe­cha­da del fut­bo­lis­ta. “En­tien­do que sean muy fa­ná­ti­cos su­yos y to­do es­tá bien con eso, pe­ro ¿yo qué? Ha­go al­go y to­do tie­ne que ver con al­guien. Al fi­nal, la gen­te cree lo que fun­cio­na”.

A pe­sar de que es­tas po­lé­mi­cas y otras más si­guen mez­clan­do su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal, Ca­mi­la pa­re­ce se­guir una fi­lo­so­fía de vi­da más re­la­ja­da, en la que de­fi­ne su iden­ti­dad —a tra­vés de sus looks de al­fom­bra ro­ja, fo­tos en Ins­ta­gram y sus pro­yec­tos co­mo ac­triz— y tra­ta de desechar así la ima­gen que mu­chos tie­nen de ella. “Es­toy flu­yen­do ha­cia ser una me­jor per­so­na, co­mo lo so­mos to­dos, y es un mo­men­to pa­ra vi­vir y ser li­bre”.

“Es­toy flu­yen­do ha­cia ser una me­jor per­so­na. Voy abrién­do­me po­co a po­co”

CHA­MA­RRA DE PIEL Ac­ne Stu­dios

VES­TI­DO Coach ZA­PA­TOS Ac­ne Stu­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.