SE ABRE EL TE­LÓN

Nue­va York, Lon­dres, Mi­lán y Pa­rís aco­gie­ron a Ma­ria­na Za­ra­go­za, la mo­de­lo ta­pa­tía de 17 años. Con looks ex­clu­si­vos de Fall Fas­hion de H&M nos re­la­ta el pri­mer ac­to de su ca­rre­ra, por qué llo­ró en Pa­rís y có­mo le ha­ce pa­ra se­guir en la es­cue­la.

Quien - - NEWS - Por ANA GLO­RIA VALENZUELA Fo­tos ALBERTO NEW­TON Sty­ling CE­LES­TE ANZURES Coor­di­na­ción de be­lle­za JA­NET­TE ATLA­CO

Su his­to­ria es pa­re­ci­da a la de mu­chas mo­de­los que son des­cu­bier­tas en lu­ga­res co­ti­dia­nos. Ka­te Moss en el ae­ro­puer­to JFK de Nue­va York a los 15 años. Cindy Craw­ford tra­ba­jan­do du­ran­te el ve­rano en una gran­ja de maíz en De­kalb, Illi­nois (te­nía 16). Y Gi­se­le Bünd­chen a los 14 años co­mien­do una ham­bur­gue­sa en un cen­tro co­mer­cial de São Pau­lo. Ma­ria­na Za­ra­go­za te­nía la mis­ma edad que la bra­si­le­ña cuan­do se le acer­ca­ron en el mall An­da­res en Gua­da­la­ja­ra. “Lle­gó un cha­vo a pre­gun­tar­me si me gus­ta­ría ser mo­de­lo y me dio una tar­je­ta. Cuan­do se la en­se­ñé a mis pa­pás, me pre­gun­ta­ron: ‘¿es­tás lo­ca?, ¿có­mo crees que te va­mos a de­jar ir con una per­so­na que se te acer­có en la pla­za?’”, nos con­tó la ta­pa­tía que ha con­quis­ta­do las pa­sa­re­las de Cha­nel, Ch­ris­tian Dior, Valentino y Saint Lau­rent.

Pe­ro a ella no se le ol­vi­dó la in­quie­tud. Le pi­dió a su fa­mi­lia que la ins­cri­bie­ra en la mis­ma agen­cia de mo­de­la­je en que es­ta­ba una de sus pri­mas y así co­men­zó la aven­tu­ra. “Lo pri­me­ro que me cau­ti­vó fue su be­lle­za”, nos cuen­ta Da­vid Sou­za, su ma­na­ger y co­fun­da­dor de Pa­ra­gon Model Ma­na­ge­ment. “Te­nía cier­ta ele­gan­cia y me dio muy bue­na es­pi­na. Re­fle­ja­ba una ma­du­rez y una in­te­li­gen­cia muy pa­dre. Me di cuen­ta de que no to­ma­ba, no fu­ma­ba y co­mía muy sano des­de siem­pre, así que no se per­de­ría en la fies­ta y se con­cen­tra­ría en el tra­ba­jo”, afir­mó.

Ten­go 17 años. Mis de­ci­sio­nes, por más in­te­li­gen­tes que crea que son, pue­den no ser las me­jo­res. Lo des­ci­fro con mi ma­má” –Ma­ria­na Za­ra­go­za

PA­SOS DE GI­GAN­TE

La co­no­ci­mos po­co des­pués de la se­ma­na de Al­ta Cos­tu­ra en Pa­rís. Ahí, con un ves­ti­do de tul con apli­ca­cio­nes flo­ra­les y una es­to­la de flor na­tu­ral ma­te­ria­li­zó el sue­ño de las her­ma­nas Mu­lleavy de Rodarte. “Si lo que quie­ren es una mu­jer gran­de, fuer­te, yo no les pue­do dar eso, pe­ro si les in­tere­sa al­guien chi­qui­ta y cu­te, soy la in­di­ca­da”, con­fie­sa. Pe­ro se­ría un error pen­sar en ella co­mo frá­gil, por­que la Ma­ria­na de ojos cla­ros y pelo ru­bio es pa­cien­te y es­tá de­di­ca­da a su tra­ba­jo. El pri­mer con­tac­to que te­ne­mos con su mun­do es lo que vi­vi­mos des­de la pri­me­ra fi­la, pe­ro de­trás de esos 15 mi­nu­tos de des­fi­le exis­ten ho­ras de pre­pa­ra­ción, pre­sión y mo­men­tos de­ci­si­vos.

De los más di­fí­ci­les, sa­lir­se de una prue­ba de look pa­ra una fir­ma im­por­tan­te. “En un mis­mo día ten­go cas­tings, fit­tings y shows de di­fe­ren­tes mar­cas. En una oca­sión agen­da­mos una ci­ta en Cha­nel pa­ra la prue­ba y en la tar­de te­nía un des­fi­le. Trans­cu­rrían las ho­ras y no me pa­sa­ban. Me es­pe­ré lo más que pu­de por­que te­nía mu­chas ga­nas de ha­cer ese des­fi­le, pe­ro no po­día fal­tar a mi com­pro­mi­so. Así que tu­ve que ir­me. Llo­ré to­do el ca­mino”, con­fe­só. No ca­mi­nó pa­ra la fir­ma fran­ce­sa esa tem­po­ra­da, pe­ro la eli­gie­ron pa­ra la siguiente.

Mien­tras que nun­ca ima­gi­nó tra­ba­jar con es­tas re­co­no­ci­das ca­sas de mo­da, ya des­cri­be a las men­tes de­trás de es­tos gi­gan­tes co­mo per­so­nas “muy bue­na onda”. Le im­pac­ta que aho­ra sal­ga en la mis­ma fo­to con la gen­te que ad­mi­ra­ba a dis­tan­cia (a 9 mil ki­ló­me­tros pa­ra ser exac­tos). “Son nor­ma­les, tie­nen los mis­mos sen­ti­mien­tos y se es­tre­san igual”, re­ve­ló. Se re­fie­re a ellos por su pri­mer nom­bre, ha­bla de Miuc­cia (Pra­da), Pier­pao­lo (Valentino), Karl (Cha­nel), o Do­me­ni­co y Ste­fano (Dol­ce & Gab­ba­na) con una na­tu­ra­li­dad que no es aje­na al mo­do que cual­quier otra per­so­na lo ha­ría con sus com­pa­ñe­ros.

Y, ¿có­mo lo ha lo­gra­do? “Con una bue­na ac­ti­tud. A ve­ces es­tás muy can­sa­da. Fas­hion Week es un mes de lla­ma­dos de 4 de la tar­de a 12 de la no­che. Al fi­nal ya no quie­res, pe­ro cuan­do ven dis­po­si­ción de tu par­te, ha­ce la di­fe­ren­cia. Si no, hay mu­chas que quie­ren es­tar en tu lu­gar”. Un lu­gar co­mo el que lo­gró en Pra­da. Es­te des­fi­le fue el pri­me­ro que pu­so emo­ti­va a su ma­má, Adria­na Vidal: “Aún cuan­do es­tán a pun­to de sa­lir a pa­sa­re­la, pue­den can­ce­lar su par­ti­ci­pa­ción. No sa­lía y me pu­se muy ner­vio­sa y la sor­pre­sa fue que ella ce­rra­ba el des­fi­le”, re­cor­dó en nues­tra se­sión.

BUEN ÁR­BOL, BUE­NA SOM­BRA

Una industria que pue­de ser muy fría re­ci­be a una man­cuer­na cá­li­da de ma­má e hi­ja. “Ten­go 17 años, mis de­ci­sio­nes, por más in­te­li­gen­tes que crea que son, pue­den no ser las me­jo­res”, di­ce agra­de­ci­da de que su ma­má la acom­pa­ñe a to­dos la­dos. Na­die en su fa­mi­lia te­nía una ca­rre­ra en es­te me­dio, pe­ro se lan­za­ron a lo des­co­no­ci­do y des­cu­brie­ron el lla­ma­do de Ma­ria­na a muy cor­ta edad. Una eta­pa vul­ne­ra­ble pa­ra una ado­les­cen­te que tie­ne que li­diar con el re­cha­zo: “No es al­go per­so­nal,

de­pen­de de lo que es­té bus­can­do el di­se­ña­dor. El tra­ba­jo es muy bo­ni­to, pe­ro siem­pre hay el mie­do a que no te eli­jan y ne­ce­si­tas com­pa­ñía. Soy me­nor de edad y ten­go a mi ma­má a un la­do. Ten­go con quien pla­ti­car si al­guien me hi­zo sen­tir mal. Mu­chas ni­ñas me han di­cho que les en­can­ta­ría que sus ma­más es­tu­vie­ran con ellas”, ad­mi­tió.

Ma­ria­na no só­lo tie­ne que apren­der a ma­ne­jar sus ex­pec­ta­ti­vas, tam­bién tie­ne que ha­cer­se de una piel muy grue­sa pa­ra aguan­tar las crí­ti­cas cor­te­sía de la era di­gi­tal. “Cuan­do veía opi­nio­nes ne­ga­ti­vas, me da­ba un ba­jo­na­zo. Ha­blan de mi fí­si­co, pe­ro sé que soy sa­lu­da­ble. Qui­sie­ra con­tes­tar­les y ha­cer­les ver que no es cier­to, pe­ro sé que lo es­toy ha­cien­do bien”. Es­ta se­gu­ri­dad tam­bién la ha ad­qui­ri­do pa­ra apren­der a de­cir ‘no’: “Na­die te pue­de obli­gar a ha­cer al­go. Si no quie­ro sa­lir con una trans­pa­ren­cia por­que no me sien­to có­mo­da, di­go que no”.

ATE­RRI­ZA­JE SE­GU­RO

Pa­sar del des­fi­le de Cha­nel a ha­cer la ta­rea en el avión pa­ra lle­gar di­rec­ta­men­te a su sa­lón de cla­ses en Gua­da­la­ja­ra a cla­se de Geo­me­tría, sa­cu­de a cual­quie­ra. “Mis pa­pás siem­pre me di­cen que es­tá muy pa­dre lo que ha­go, pe­ro es más pa­dre se­guir sien­do tú. Tra­to de re­cor­dar de dón­de ven­go y de no per­der la ca­be­za en los mo­men­tos bue­nos. Es un mun­do im­pre­de­ci­ble. Aho­ri­ta me es­tá yen­do muy bien y lo voy a apro­ve­char. Pe­ro ten­go que en­ten­der que no se me va a aca­bar el mun­do si es­to pa­sa”.

De ni­ña fue muy li­bre y dis­fru­ta­ba es­tar afue­ra o en la co­ci­na ha­cien­do pos­tres –aun­que nun­ca fue fa­ná­ti­ca de co­mér­se­los, pues pre­fie­re lo sa­la­do–. Sus puer­qui­tos Fre­do, Char­lot­te y Fi­li son su gran ilu­sión ca­da vez que re­gre­sa a ca­sa —y va­ya que es gran­de: pe­san más de ¡100 ki­los ca­da uno!—. Pe­ro ha te­ni­do que sa­cri­fi­car al­gu­nas co­sas co­mo bai­lar flamenco y es­tar en fa­mi­lia: “Es di­fí­cil ir­me tan­to tiem­po. Man­te­ner mis ca­li­fi­cac­cio­nes, de­jar mi ca­sa, pe­ro te vas acos­tum­bran­do. Mi es­cue­la me ha apo­ya­do mu­chí­si­mo. Mien­tras en­tre­gue to­do, me dan chan­ce de fal­tar. Es una frie­ga, pe­ro no la quie­ro de­jar”, ad­mi­tió a dos años de ter­mi­nar la pre­pa. No sa­be qué es­tu­diar en la uni­ver­si­dad, pe­ro sa­be que quie­re lo­grar una cam­pa­ña pa­ra una fir­ma internacional, po­sar pa­ra Ste­ven Mei­sel o Ma­rio Tes­tino y con­ver­tir­se en una mo­de­lo co­mo Karlie Kloss. “Ade­más de ser ex­ce­len­te, tie­ne una fun­da­ción que pre­pa­ra a ni­ñas a ser lí­de­res en tec­no­lo­gía”, nos con­fió. Sus lo­gros ya cuen­tan y asegura que ser me­xi­ca­na le ha da­do to­do. “Los me­xi­ca­nos nos apo­ya­mos a no ren­dir­nos. México es un país in­creí­ble lleno de gen­te súper ta­len­to­sa y muy ca­paz”, afir­mó. Con ca­da pa­so que da de­mues­tra que ella es par­te de esa lis­ta y que el te­lón es­ta­rá abier­to por mu­cho tiem­po más.

H&M Ves­ti­do po­liés­ter Fall Fas­hion FW17, bo­tas poly­piel Di­vi­ded

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.