“El gran amor de mi vi­da, mi aman­te per­fec­to, ha si­do el pú­bli­co”

Quien - - SPOTLIGHT - —Ve­ró­ni­ca Cas­tro

de sus hi­jos Cris­tian y Mi­chel son, res­pec­ti­va­men­te, el co­me­dian­te Ger­mán el Lo­co Val­dés y el em­pre­sa­rio En­ri­que Niem­bro. “Por otro la­do, no pue­do de­cir ‘¡qué fe­li­ci­dad!’ por­que mi ma­má [So­co­rro] no ha po­di­do ca­mi­nar bien des­pués de una ope­ra­ción, por­que uno de mis hi­jos [Cris­tian] es­tá muy can­sa­do de an­dar de avión en avión y el otro [Mi­chel] es­tá arra­nca­ndo su ca­rre­ra”.

En cam­bio, re­co­no­ce que su má­xi­ma ale­gría es su nie­ta Rafaela, hi­ja de Cris­tian. La pe­que­ña es la ra­zón por la que se so­me­te a esa tor­tuo­sa ru­ti­na del ae­ro­puer­to pa­ra via­jar a Bo­go­tá y ver­la. “Me tie­ne he­cha una es­tú­pi­da. La dis­fru­to mu­cho. No vas a creer­lo, pe­ro tie­ne mu­chas co­sas de lo­cu­ra pa­re­ci­das a mí: le gus­ta ac­tuar fren­te al es­pe­jo, quie­re po­ner­se mi ro­pa y mis pul­se­ras, y tie­ne mu­cha fa­ci­li­dad pa­ra el bai­le”.

Esa lo­cu­ra que di­ce ha­ber­le he­re­da­do a su nie­ta, es tam­bién el com­bus­ti­ble que la ha­ce re­gre­sar a la pan­ta­lla pa­ra re­vi­vir esa sen­sa­ción del prin­ci­pio de su ca­rre­ra. “Dios, ¡qué ner­vio­sa es­toy! Ya quie­ro ver có­mo van a reac­cio­nar al ver­la. Pa­rez­co quin­cea­ñe­ra im­pa­cien­te, co­mo si fue­ra a co­no­cer a mi no­vio, por­que el gran amor de mi vi­da, mi aman­te per­fec­to, siem­pre ha si­do el pú­bli­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.