DE Iñaki Y Cristina LA caí­da Por LOUR­DES TÉ­LLEZ

En su pri­mer día en la cár­cel, Iñaki Ur­dan­ga­rin co­mió fri­jo­les y pes­ca­do. El fi­nal más tris­te pa­ra el cu­ña­do del rey Fe­li­pe VI. Así se fra­guó la caí­da de la pa­re­ja real más que­ri­da que ter­mi­nó sien­do la más odia­da.

Quien - - SPOTLIGHT -

El 4 de oc­tu­bre de 1997, ella en un ves­ti­do de Lo­ren­zo Ca­pri­le se ca­só con Iñaki. Fiel has­ta el fi­nal, co­mo lo pro­me­tió ese día, ha apo­ya­do a su ma­ri­do en las bue­nas y en las ma­las.

Na­die lo vio en­trar. Na­die in­mor­ta­li­zó el mo­men­to del in­gre­so a la pri­sión de Brie­va, en la pro­vin­cia de Ávi­la, del ex du­que de Pal­ma de Mallorca. Hu­bie­ra si­do de­ma­sia­do bo­chor­no­sa la ima­gen. Las au­to­ri­da­des só­lo con­fir­ma­ron que a las 8:13 am del 18 de ju­nio, Iñaki Ur­dan­ga­rin in­gre­só en la que se­rá su nue­va ca­sa, mí­ni­mo has­ta fi­na­les del 2019. Frau­de a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, mal­ver­sa­ción de di­ne­ro pú­bli­co, trá­fi­co de in­fluen­cias y eva­sión fis­cal, cin­co de­li­tos pro­ba­dos por la Fis­ca­lía y sen­ten­cia­dos por dos juz­ga­dos –la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pal­ma de Mallorca y el Tri­bu­nal Su­pre­mo– fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra con­de­nar­lo a cin­co años y 10 me­ses de pri­sión más una mul­ta de 13 mi­llo­nes de pe­sos. Iñaki, jun­to a su so­cio Die­go To­rres “Fue­ron los ins­ti­ga­do­res de to­da la co­rrup­ción que se pro­du­jo en los fun­cio­na­rios pú­bli­cos”, los acu­só la fis­cal del Al­to Tri­bu­nal, Án­ge­les Ga­rri­do. Fue el úl­ti­mo capítulo del cuen­to de Cristina e Iñaki, uno que co­men­zó al re­vés: con un fe­liz ini­cio que dio pa­so a un tris­te desen­la­ce.

EL CUEN­TO DE HA­DAS SE TER­MI­NÓ Sa­lió del Rolls Roy­ce ne­gro ves­ti­da con un im­pre­sio­nan­te tra­je de se­da blan­ca, co­ro­na­da con la tia­ra flo­ral de dia­man­tes que Fran­co re­ga­ló a su ma­dre, la rei­na So­fía que, a su vez, su­je­ta­ba un ve­lo que era de su ta­ta­ra­bue­la la rei­na Ma­ría Cristina de Habs­bur­go. Lu­ció unos are­tes de la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia. Así, lle­gó la in­fan­ta Cristina acom­pa­ña­da de su padre Juan Car­los de Bor­bón a la Ca­te­dral de Bar­ce­lo­na.

El 4 de oc­tu­bre de 1997 unió su vi­da con el gua­po, al­to y atlé­ti­co Iñaki Ur­dan­ga­rin, ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de ba­lon­mano. Du­ran­te la mi­sa se die­ron el “sí, quie­ro”, “en la sa­lud y en las pe­nas”, y tam­bién re­ci­bie­ron las arras, “sím­bo­lo de los bie­nes que van a com­par­tir”. El pue­blo gri­ta­ba emo­cio­na­do.

La vi­da de la pa­re­ja per­fec­ta trans­cu­rrió sin so­bre­sal­tos los si­guien­tes cin­co años en los que tu­vie­ron tres de sus cua­tro hi­jos. Cristina e Iñaki se­guían en su “fe­li­ces pa­ra siem­pre”, fa­vo­ri­tos del rey y de la opi­nión pú­bli­ca.

La bru­ja del cuen­to apa­re­ció en for­ma de la ava­ri­cia. En 2002, mien­tras que Cristina tra­ba­ja­ba en un ban­co ga­nan­do 3.3 mi­llo­nes de pe­sos anua­les, Iñaki de­cla­ró a Ha­cien­da 700 mil. En to­tal, 4 mi­llo­nes de pe­sos con los que la fa­mi­lia te­nía una vi­da más que hol­ga­da. Pe­ro no fue su­fi­cien­te.

Des­pués de es­tu­diar una maes­tría en Ne­go­cios, Iñaki fir­mó su fu­tu­ro con Die­go To­rres. Jun­tos fun­da­ron en 2003 el Ins­ti­tu­to Nóos, una aso­cia­ción “sin áni­mo de lu­cro” que ase­so­ra­ba en ma­te­ria de pa­tro­ci­nios y even­tos de­por­ti­vos a em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Así lle­ga­ron a fac­tu­rar a los go­bier­nos de las Ba­lea­res o de Va­len­cia has­ta 140 mi­llo­nes de pe­sos por tra­ba­jos que real­men­te cos­ta­ban mu­cho me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.