CREA­TI­VI­DAD SIN BA­RRE­RAS

Co­no­ce al pin­tor y es­cul­tor mexicano Bos­co Sodi, quien con obras co­mo Mu­ro y Del Fue­go ha lle­va­do el nom­bre de nues­tro país a la ci­ma.

Quien - - REFLECTOR - por DANIELA SE­RRANO

Por más ex­tra­ño que pa­rez­ca, Bos­co es un ar­tis­ta au­to­di­dac­ta, des­de pe­que­ño el gus­to por pin­tar iba cre­cien­do den­tro de su ser, pe­ro fue has­ta sus 19 [cuan­do vi­vía en Bar­ce­lo­na] que co­men­zó a ejer­cer su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en la ma­te­ria. El ar­tis­ta nos com­par­tió las téc­ni­cas que uti­li­za en la ma­yo­ría de sus obras: “Ha­go mu­cha pin­tu­ra y es­cul­tu­ra, pe­ro to­da mi crea­ción se ba­sa en el ac­ci­den­te, en el no con­trol, en la per­ma­nen­cia de las co­sas”, de­cla­ró. Un buen ejem­plo es su ins­ta­la­ción Mu­ro, crea­da co­mo ejer­ci­cio so­cial, pues es una pie­za pú­bli­ca que pre­ten­de que las per­so­nas re­cuer­den que cual­quier ta­bi­que es to­tal­men­te efí­me­ro y de­mues­tra que la so­cie­dad uni­da lo­gra que to­da ba­rre­ra se pue­da des­man­te­lar. Sodi ha ex­hi­bi­do su in­ge­nio en dis­tin­tos rin­co­nes del mun­do, en­tre los que se en­cuen­tran To­kio, Lon­dres, NY, Mi­lán y, por su­pues­to, en su tie­rra na­tal: Ciu­dad de Mé­xi­co. Ac­tual­men­te, Bos­co es­tá vi­vien­do su re­to más gran­de co­mo ar­tis­ta. “Es­toy ha­cien­do un pa­be­llón en Ca­sa Wa­bi; son 64 cu­bos de ba­rro que pe­san más de 760 to­ne­la­das, lle­vo dos años tra­ba­ján­do­lo, es­pe­ro ter­mi­nar­lo el año pró­xi­mo”, con­tó. Pa­ra fi­na­li­zar, acon­se­jó a los ar­tis­tas emer­gen­tes en­con­trar una iden­ti­dad pro­pia y to­mar ries­gos.

BOS­CO STU­DIO El tra­ba­jo de Sodi se cen­tra en co­nec­tar el ma­te­rial fí­si­co con el mun­do es­pi­ri­tual. Va­rias de sus obras ca­re­cen de nom­bre con la in­ten­ción de eli­mi­nar pre­dis­po­si­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.