En me­dios “hay sus ex­cep­cio­nes”

Quintana Roo Hoy - - PORTADA - > EL LU­NES: 2012, la se­gun­da de­rro­ta

La re­la­ción de An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es qui­zá uno de los más po­lé­mi­cos en su tra­yec­to­ria de más de 30 años co­mo po­lí­ti­co. Mu­chos des­cri­ben una ad­ver­si­dad de Ló­pez Obra­dor a los me­dios en ge­ne­ral y en par­ti­cu­lar, al­gu­nos no­ti­cie­ros ra­dio­fó­ni­cos o te­le­vi­si­vos. En oca­sio­nes es ac­ti­tud más acen­tua­da ha­cia sus con­duc­to­res y re­por­te­ros. Tan so­lo en ma­yo pa­sa­do, tras­cen­die­ron los ca­sos de los pe­rio­dis­tas Jo­sé Cár­de­nas y Ci­ro Gó­mez Leyva, que no con­si­guie­ron las res­pues­tas a las pre­gun­tas que ca­da uno plan­teó en su en­tre­vis­ta. A Gó­mez Leyva, Ló­pez Obra­dor le ata­jó va­rias de sus pre­gun­tas con el ar­gu­men­to de que te­nía de­re­cho a no res­pon­der, por lo que fue vi­si­ble su mo­les­tia en te­le­vi­sión, y en el ca­so del pri­me­ro, por­que el ta­bas­que­ño le su­pli­có que no lo ca­lum­nia­ra. -¿A ti no te man­cha la alian­za con la maes­tra El­ba Est­her Gor­di­llo?, pre­gun­tó Cár­de­nas al di­ri­gen­te na­cio­nal de MO­RE­NA a diez días de los co­mi­cios del Es­ta­do de Mé­xi­co. -Ya no si­gan ca­lum­nian­do us­te­des, te lo di­go con to­do res­pe­to, o sea ha­gan un pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te dis­tan­te del po­der, cer­cano al pue­blo y di­gan la ver­dad y es­to es de ma­ne­ra afec­tuo­sa y ca­ri­ño­sa. Ese co­men­ta­rio desató el co­ra­je del co­no­ci­do “Pe­pe Cár­de­nas”, al gra­do de re­cla­mar­le de que no era jus­to que a los me­xi­ca­nos se les con­ti­núen en­ga­ñan­do con la re­fe­ren­cia de “la ma­fia del po­der”, y con­cluir de in­me­dia­to la en­tre­vis­ta. El en­fren­ta­mien­to con los me­dios es un capítulo en el que Ló­pez Obra­dor ha cla­si­fi­ca­do dos po­los: El de los “me­dios in­de­pen­dien­tes” o “pe­rio­dis­tas in­de­pen­dien­tes”, y el de los “me­dios” o “pe­rio­dis­tas al ser­vi­cio del po­der”. Es­ta re­la­ción po­lé­mi­ca, al­gu­nos pe­rio­dis­tas la ubi­can a par­tir de la épo­ca en la que él era Je­fe de Go­bierno de la aho­ra CDMX, el 2004, con los vi­deo es­cán­da­los. Sin em­bar­go, no iden­ti­fi­can el con­tex­to que an­te­ce­dió. Es en Ta­bas­co don­de es­tán los an­te­ce­den­tes de hos­ti­li­dad de los go­bier­nos priís­tas y des­cré­di­to de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con los que Ló­pez Obra­dor ini­ció su ac­ti­vis­mo, pues ni si­quie­ra ha­bía una tra­di­ción opo­si­to­ra. Co­mo can­di­da­to del Fren­te De­mo­crá­ti­co Na­cio­nal (FDN) a la Gu­ber­na­tu­ra, en 1988, Ló­pez Obra­dor con­tó con una co­ber­tu­ra era mí­ni­ma, y és­tos más allá de sus de­cla­ra­cio­nes, pu­bli­ca­ban las de otros ac­to­res, co­mo Ar­ca­dio León Es­tra­da, quien co­mo pre­si­den­te de aquél de la Unión Ga- na­de­ra Re­gio­nal, ex­pre­só que “una opo­si­ción co­mo la que se es­tá que­rien­do agi­tar en Ta­bas­co, no me­re­ce na­da; mu­cho me­nos res­pe­to”. A Ló­pez Obra­dor no só­lo la ma­yo­ría de los me­dios le ce­rró las puer­tas, sino in­clu­so lo ca­li­fi­có de “co­mu­nis­ta”, al tiem­po de acu­sar­lo tam­bién de que en ca­so de lle­gar a ga­nar a la Gu­ber­na­tu­ra, ex­pro­pia­ría tie­rras a cam­pe­si­nos, vi­vien­das y ga­na­do. Así, sin con­tar con re­cur­sos pa­ra di­fun­dir sus pos­tu­ras, Ló­pez Obra­dor pre­fi­rió des­de en­ton­ces por la pla­za pú­bli­ca, co­mo es­pa­cio, y el mi­tin, co­mo es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción, por lo que an­te sus se­gui­do­res aren­ga­ba con­tra la “pren­sa ven­di­da” y en oca­sio­nes ha­bía ne­ce­si­dad de cal­mar­los. Op­tó ade­más por crear su pro­pio pe­rió­di­co, “Co­rre la voz”, con el que de­nun­cia­ban la ri­que­za de los fun­cio­na­rios del go­ber­na­dor Sal­va­dor Ne­me, co­mo re­sul­ta­do de la co­rrup­ción. Pos­te­rior­men­te, uno de sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res, el fi­na­do Al­ber­to Pérez Men­do­za, con el apo­yo eco­nó­mi­co de em­pre­sa­rios y otros mi­li­tan­tes, fun­da La Ver­dad del Su­r­es­te, con el fin de dar­le se­gui­mien­to a su mo­vi­mien­to. Es en Ta­bas­co, don­de Ló­pez Obra­dor, si bien aren­ga con­tra los “re­por­te­ros del go­bierno”, dis­tin­gue a los de “muy hon­ro­sas ex­cep­cio­nes”, co­mo Te­le­rre­por­ta­je, un no­ti­cie­ro ra­dio­fó­ni­co, en el que sin es­ca­ti­mar el tiem­po, su con­duc­tor Jesús Si­bi­lla le de­di­ca al me­nos 35 mi­nu­tos en sus en­tre­vis­tas. Al in­cur­sio­nar co­mo di­ri­gen­te na­cio­nal, con­tó con el res­pal­do de los di­rec­to­res Carlos Pa­yán y Ju­lio Sche­rrer, de la Jor­na­da y Pro­ce­so; en ra­dio, de Jo­sé Gutiérrez Vi­vo. La peor ce­rra­zón que en­fren­tó fue de los no­ti­cie­ros de TV, prin­ci­pal­men­te Te­le­vi­sa. En la pla­za pú­bli­ca, pa­ra los re­por­te­ros es fá­cil lle­gar a Ló­pez Obra­dor a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos de even­tos mul­ti­tu­di­na­rios, pe­ro el pro­ble­ma real es el tu­mul­to de gen­te que desea sa­lu­dar­lo, al gra­do se re­du­ce el es­pa­cio y tiem­po, al mo­men­to de cuan­do es­tá a pun­to de su­bir­se a la ca­mio­ne­ta y par­tir. En otras oca­sio­nes, la ha­bi­li­dad de­pen­de de que­dar­se en el tem­ple­te o su­bir­se a él al mo­men­to del tér­mino del mi­tin pa­ra en­tre­vis­tar­lo, en me­dio de un bu­lli­cio de bo­ci­nas con so­ni­do mu­si­cal y de la al­ga­ra­bía de la gen­te. AMLO no tie­ne más que a su asistente Cé­sar Yá­ñez, y quie­nes, en oca­sio­nes, rea­li­zan el cer­co, son los que com­pli­can su ac­ce­so ca­ra a ca­ra. De tal for­ma, que Ló­pez Obra­dor reac­cio­na con la pre­gun­ta: “¿De qué me­dio eres?”. Y en­se­gui­da des­vía la mi­ra­da a otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.