En­tre cab… y bri­bo­nes

Quintana Roo Hoy - - CANCUN -

“Hoy re­sul­ta que es lo mis­mo, ser de­re­cho que trai­dor, ig­no­ran­te, sa­bio o cho­rro, ge­ne­ro­so o es­ta­fa­dor... ¡To­do es igual! ¡Na­da es me­jor! Lo mis­mo un bu­rro que un gran pro­fe­sor. No hay apla­za­dos ni es­ca­la­fón, los ig­no­ran­tes nos han igua­la­do. Si uno vi­ve en la im­pos­tu­ra y otro ro­ba en su am­bi­ción…”

Co­mo en Cam­ba­la­che y, con áni­mos es­cal­da­dos y un ma­les­tar co­lec­ti­vo evi­den­te ha­cia la po­lí­ti­ca, los quin­ta­na­rroen­ses asis­ti­mos a es­te circo y ma­ro­ma que nos de­pa­ró un nue­vo aniver­sa­rio de la con­so­li­da­ción de Quin­ta­na Roo co­mo es­ta­do li­bre y so­be­rano.

El es­can­da­le­te en el que Fé­lix Gon­zá­lez Can­to, ac­tual se­na­dor y de, Ju­lián Ri­cal­de, el be­li­co­so se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo So­cial fue ul­tra­jan­te pa­ra la ima­gen del go­ber­na­dor Car­los Joa­quín y de to­dos los quin­ta­na­rroen­ses que, es­cu­cha­mos co­men­ta­rios en pan­ta­lla na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal so­bre es­ta dispu­ta de gra­nu­jas de can­ti­na.

A bo­te pron­to más allá de las di­fe­ren­cias ex­tre­mas que man­ten­go con su­je­tos co­mo Ri­cal­de Magaña, de­bo jus­ti­fi­car su ac­ti­tud. Si en par­ti­cu­lar, cual­quier in­di­vi­duo, se me aba­lan­za, me men­ta la ma­dre y me quie­re ca­che­tear, ob­vio, me de­fien­do y lo tra­to de no­quear. Eso es lo que hi­zo el iras­ci­ble Ri­cal­de en de­fen­sa pro­pia y, de es­ta ma­ne­ra re­ci­bió un res­pal­do con­tun­den­te en re­des so­cia­les por so­se­gar al ex go­ber­na­dor Gon­zá­lez Can­to, co­sa que mu­chos qui­sie­ran ha­cer.

En re­la­ción a és­te úl­ti­mo, es has­ta iló­gi­co que con la ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca que ha acu­mu­la­do, - ade­más de for­tu­na-, se ha­ya sen­ti­do “tou­che” por el ca­ver­ní­co­la y even­tual ad­ver­sa­rio.

Que su­ce­de­rá cuan­do en pró­xi­mos días en las prin­ci­pa­les li­bre­rías del país co­mien­ce a ven­der­se: “In­jus­ti­cia Pro­te­gi­da”, el li­bro de edi­to­rial Pro­ce­so, don­de, Gre­go­rio Sán­chez Martínez, na­rra en pri­me­ra per­so­na, la hi­po­té­ti­ca cons­pi­ra­ción de que fue­ra ob­je­to en el año 2010.

Greg Sán­chez, ex edil de Be­ni­to Juá­rez, por esos tiem­pos era uno de los más fir­mes as­pi­ran­tes a la gu­ber­na­tu­ra al que un su­pues­to com­plot de au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y de su pro­pio mu­ni­ci­pio lo lle­va­ron a la cár­cel pa­ra qui­tar­lo de la ju­ga­da elec­to­ral.

Allí apa­re­cen nom­bres co­mo los del ex pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca Fe­li­pe Cal­de­rón Hi­no­jo­sa de la ex sub­pro­cu­ra­do­ra Ma­ri­se­la Morales, de Fé­lix Gon­zá­lez y, Ju­lián y Ali­cia Ri­cal­de cons­pi­ran­do pa­ra que Sán­chez Martínez no pu­die­ra dar ba­ta­lla en un pro­ce­so elec­to­ral en el que ve­nía muy bien po­si­cio­na­do.

Fi­nal­men­te y, a buen en­ten­de­dor…, trans­cri­bo los sig­ni­fi­ca­dos de ca­brón y bri­bón pa­ra que no exis­tan sus­pi­ca­cias en es­tos tiem­pos de ner­vio­sis­mos po­lí­ti­cos ver­nácu­los.

Dí­ce­se, cab… de aque­lla per­so­na, ani­mal o co­sa, que cau­sa fas­ti­dio o si­tua­cio­nes des­agra­da­bles.

En tan­to bri­bón es aquel as­tu­to, tai­ma­do, que uti­li­za ar­ti­ma­ñas pa­ra en­ga­ñar o co­me­ter de­li­tos. He­cha es­ta acla­ra­ción se­mán­ti­ca me in­ter­na­ré por los es­con­dri­jos de es­ta ver­da­de­ra sel­va po­lí­ti­ca don­de la to­le­ran­cia y los exa­brup­tos su­pe­ran las bue­nas cos­tum­bres ciu­da­da­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.