DO­MI­NA A SU­DA­MÉ­RI­CA

La su­pe­rio­ri­dad blan­ca re­ba­só fron­te­ras al im­po­ner­se al mo­nar­ca de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, Pe­ña­rol, ha­ce ca­si 52 años

Real Madrid - - Front Page - DIE­GO HER­NÁN­DEZ

El Real Ma­drid ga­nó la pri­me­ra Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal de la his­to­ria en 1960, año en el que ven­ció de for­ma con­tun­den­te al Pe­ña­rol de Uru­guay con mar­ca­dor glo­bal de 5-1 en una se­rie a vi­si­ta re­cí­pro­ca.

Es­te cer­ta­men se creó con la in­ten­ción de en­fren­tar a los cam­peo­nes de las dos com­pe­ten­cias de clu­bes más lon­ge­vas y de ma­yor ni­vel en el or­be: la en­ton­ces Co­pa de Cam­peo­nes de Eu­ro­pa y la Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca de la Conmebol. El prin­ci­pal pre­cur­sor de es­te en­fren­ta­mien­to fue el fran­cés Hen­ri De­lau­nay, en­ton­ces Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la UEFA, quien en 1952 ha­bía or­ga­ni­za­do el Mun­dia­li­to de Clu­bes con la in­ten­ción de co­no­cer al ‘me­jor equi­po del mun­do’.

Pa­ra la pri­me­ra edi­ción de la In­ter­con­ti­nen­tal, el Real Ma­drid lle­gó co­mo mo­nar­ca de la Co­pa de Eu­ro­pa al lo­grar su Pen­ta­cam­peo­na­to tras go­lear al Eintracht Frankfurt ale­mán fe­de­ral.

Pe­ña­rol lle­gó co­mo el pri­mer Cam­peón de la Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca, tras ven­cer al Olim­pia de Pa­ra­guay.

El de Ida, dispu­tado en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio de Mon­te­vi­deo el 3 de ju­lio de 1960, re­sul­tó po­co vis­to­so, en gran me­di­da por el mal es­ta­do de la can­cha a con­se­cuen­cia de llu­vias to­rren­cia­les.

El Real Ma­drid tuvo au­sen­te a Fran­cis­co Gen­to, en tan­to que los cha­rrúas sa­lie­ron al cam­po con su cua­dro de lu­jo, en el que des­ta­ca­ban: el por­te­ro Luis Mai­da­na, el de­fen­sa Mil­ton da Sil­va, el vo­lan­te es­tre­lla Luis Cu­bi­lla y el ata­can­te ecua­to­riano Alberto Spencer, quien era el go­lea­dor del equi­po.

Pe­se a que des­de el inicio las dos es­cua­dras in­ten­ta­ron bus­car el mar­co ri­val, la lu­cha en me­dio­cam­po, au­na­da al es­ta­do de la can­cha, ter­mi­nó por de­fi­nir el em­pa­te 0-0. Ni Mi­guel Mu­ñoz, quien ini­cia­ba su exi­to­sa ca­rre­ra co­mo en­tre­na­dor del club Me­ren­gue, ni Ro­ber­to Sca­ro­ne, el téc­ni­co cha­rrúa, su­pie­ron có­mo abrir el jue­go.

En la Vuel­ta en el San­tia­go Ber­na­béu el 4 de sep­tiem­bre, el Ma­drid sal­tó al cam­po con to­das sus es­tre­llas y de­mos­tró su­pe­rio­ri­dad de prin­ci­pio a fin con ba­se en el ím­pe­tu des­me­di­do y las bue­nas com­bi­na­cio­nes. A los 10 mi­nu­tos, ya ga­na­ba 3-0 gra­cias a un par de mag­ní­fi­cos go­les de Fe­renc Pus­kas y uno más de Al­fre­do di Sté­fano.

En nin­gún mo­men­to el Pe­ña­rol opu­so re­sis­ten­cia a los Me­ren­gues, ni en el pri­mer tiem­po y mu­cho me­nos en el se­gun­do, cuan­do sus ju­ga­do­res se en­con­tra­ban fun­di­dos. De tal for­ma, el equi­po es­pa­ñol con­si­guió dos tan­tos más por me­dio de Chus He­rre­ra y Gen­to, quien rea­pa­re­ció pa­ra di­cho co­te­jo.

El mí­ti­co Spencer hi­zo el gol de la hon­ra pa­ra los au­ri­ne­gros. Con ello, el Real Ma­drid se con­vir­tió en el me­jor club del mun­do.

PRI­MER CA­PÍ­TU­LO.

Los ca­pi­ta­nes se sa­lu­dan en el Cen­te­na­rio de Mon­te­vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.