El ar­tis­ta del fut­bol

Di Sté­fano con­ven­ció a San­tia­go Ber­na­béu pa­ra su con­tra­ta­ción, lue­go de ob­ser­var el po­ten­cial fut­bo­lís­ti­co de ‘Tu­cu­ta’, en el Mi­llo­na­rios de Co­lom­bia

Real Madrid - - Front Page - DIE­GO HER­NÁN­DEZ

Hi­zo del fut­bol un ar­te. Con ba­se en sen­si­bi­li­dad, buen to­que de zur­da, vi­sión de cam­po y per­so­na­li­dad, Héc­tor Rial se con­vir­tió en uno de los con­duc­to­res del Real Ma­drid du­ran­te una de las me­jo­res épo­cas del equi­po, en la dé­ca­da de los 50.

Hi­jo de es­pa­ño­les pe­ro na­ci­do en Per­ga­mino, Bue­nos Ai­res, el me­dio­cam­pis­ta de­bu­tó en San Lorenzo de Al­ma­gro en la tem­po­ra­da 1947-48, al la­do de con­sa­gra­dos co­mo Reg­gi, Uña­te, Pap­pa y Sil­va. Du­ran­te una gi­ra de su equi­po por España, a ini­cios de 1948, el gau­cho ma­ra­vi­lló a va­rios equi­pos ibé­ri­cos, ta­les co­mo el Bar­ce­lo­na y Va­len­cia; aun­que el ‘Ci­clón’ no acep­tó ven­der­lo.

Sin em­bar­go, lue­go de su pri­mer año en Pri­me­ra Di­vi­sión, ‘Tu­cu­ta’ fue ven­di­do a los Mi­llo­na­rios de Co­lom­bia, equi­po en el que coin­ci­dió con Al­fre­do Di Sté­fano. Pe­ro pron­to fue ce­di­do al má­xi­mo ri­val, el In­de­pen­dien­te de San­ta Fe, con el que ju­gó tam­bién só­lo una cam­pa­ña, la de 1950-51, de­bi­do a que el club ca­yó en quie­bra.

Tras ello, el en­gan­che zur­do fue ad­qui­ri­do por el Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo en 1952, y per­ma­ne­ció allí has­ta 1954. Du­ran­te di­cha eta­pa, el ar­gen­tino re­ci­bió una car­ta de Di Sté­fano, en la que lo in­vi­ta­ba a ju­gar en el Real Ma­drid, equi­po en el que pa­ra en­ton­ces ya ju­ga­ba des­de 1953. Aun­que el cua­dro uru­gua­yo se ne­gó a ven­der­lo, Rai­mun­do Sa­por­ta, di­rec­ti­vo me­ren­gue, via­jó a Su­da­mé­ri­ca y lo arre­gló con éxi­to, des­pués de que Di Sté­fano con­ven­ció a San­tia­go Ber­na­béu pa­ra fi­cha­se “al­guien que me de­vuel­va la pe­lo­ta, cuan­do yo la pa­se”.

Héc­tor Rial lle­gó al Real Ma­drid pa­ra la tem­po­ra­da 1954-55. In­me­dia­ta­men­te fue iden­ti­fi­ca­do co­mo el hom­bre que lle­va­ría a Fran­cis­co Gen­to al es­tre­lla­to, pues sus lar­gos tra­zos pre­ci­sos ha­cían lu­cir a quien se­ría con­si­de­ra­do el me­jor ex­tre­mo zur­do del mun­do.

Du­ran­te sie­te años ves­ti­do con la ca­sa­ca me­ren­gue, el vo­lan­te ar­gen­tino con­si­guió un sin­nú­me­ro de lo­gros. Sin em­bar­go, el pro­pio ju­ga­dor siem­pre per­pe­tuó un mo­men­to en es­pe­cí­fi­co: la Se­mi­fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa 1956-57, con­tra el Man­ches­ter, par­ti­do en el que rea­pa­re­ció lue­go de seis me­ses por una le­sión.

“Re­apa­re­cí con­tra el Man­ches­ter y mar­qué un gol de ca­be­za. Un gol co­mo nin­gún otro pa­ra mí, por­que de­mos­tra­ba que se­guía vi­vo pa­ra el fut­bol”, ase­gu­ró. Fe­cha de na­ci­mien­to: 14 de oc­tu­bre de 1928 Lu­gar: Per­ga­mino, Ar­gen­ti­na Po­si­ción: De­lan­te­ro y me­dio­cam­pis­ta Tí­tu­los con el Real Ma­drid: - Cam­peón de Li­ga (4): 1954-55, 1956-57, 1957-58 y 1960-61 - Cam­peón Co­pa de Eu­ro­pa (5): 1955-56, 1956-57, 1957-58, 1958-59 y 1959-60 - Cam­peón Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal (1): 1960

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.