Ren­ta­ble in­ver­sión

El an­da­luz ha jus­ti­fi­ca­do con cre­ces los 27 mi­llo­nes de eu­ros que pa­ga­ron los me­ren­gues por él

Real Madrid - - Front Page - ÉD­GAR RO­DRÍ­GUEZ

Cuan­do arri­bó al Real Ma­drid, con só­lo 19 años, hu­bo de en­fren­tar­se a las ex­pec­ta­ti­vas que pe­sa­ban so­bre él. Por un la­do, es­ta­ban las de­cla­ra­cio­nes de Jo­sé María del Ni­do, pre­si­den­te del club del cual pro­ce­día, el Se­vi­lla. El di­rec­ti­vo co­men­tó, des­pués de que los me­ren­gues pa­ga­ran 27 mi­llo­nes de eu­ros por el tras­pa­so, que nin­gún de­fen­sa del mun­do va­lía tan­to di­ne­ro.

En con­tra­par­te es­ta­ba la pre­sión de ser la úni­ca con­tra­ta­ción es­pa­ño­la de Flo­ren­tino Pé­rez, en su pri­me­ra eta­pa co­mo pre­si­den­te del Ma­drid, el de­fen­sa es­pa­ñol más ca­ro de la his­to­ria y, ade­más, arri­bar al Ber­na­béu pa­ra por­tar el nú­me­ro cua­tro, dor­sal que de­ja­ba va­can­te el his­tó­ri­co Fer­nan­do Hie­rro.

En su se­gun­da tem­po­ra­da co­men­zó a des­ta­car co­mo uno de los me­jo­res la­te­ra­les eu­ro­peos. Con el pa­so del tiem­po y los cam- bios de téc­ni­cos, Ra­mos ha al­ter­na­do la po­si­ción de la­te­ral con la de cen­tral. En el es­que­ma ac­tual de Mou­rin­ho fun­ge co­mo za­gue­ro cen­tral, lu­gar que ocu­pó des­de la Fe­cha 8 de la tem­po­ra­da 2011-12, de­bi­do a una le­sión de Car­val­ho.

¿Cen­tral o la­te­ral? El pro­pio Ra­mos es am­bi­va­len­te al res­pec­to. Se li­mi­ta a dar una res­pues­ta ‘po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta’.

“No me voy a ne­gar a ju­gar en la ban­da. He lo­gra­do gran­des co­sas ju­gan­do en esa po­si­ción, pe­ro de cen­tral man­do y me gus­ta ha­cer­lo”, co­men­tó el pro­pio Ra­mos. Ac­tual­men­te, con 25 años cum­pli­dos, ya es un de­fen­sor ma­du­ro, cons­cien­te de su apor­ta­ción al equi­po; es­to le ha va­li­do ob­te­ner el ga­fe­te co­mo se­gun­do ca­pi­tán del Real, de­trás de Iker Ca­si­llas.

La me­jor de­fen­sa es el ata­que, Ra­mos es un ejem­plo de ese dog­ma. Es un ju­ga­dor de mu­cho sa­cri­fi­cio, gus­ta de co­rrer gran­des dis­tan­cias pa­ra in­cor­po­rar­se al ata­que, sa­be sa­lir ju­gan­do la pe­lo­ta, no te­me ma­ne­jar­la ade­lan­te del me­dio cam­po y sa­be re­par­tir­la a sus com­pa­ñe­ros. “Es un fue­ra de se­rie. Den­tro de unos años se­rá uno de los me­jo­res de la his­to­ria y en dos años no ha­brá quien pa­se por ahí”, co­men­tó so­bre Ra­mos, Ma­no­lo San­chís, otro cen­tral his­tó­ri­co del Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.