De spa­rring a fi­gu­ra

Fue des­cu­bier­to en un due­lo en­tre España y su equi­po, el Plus Ul­tra, de Ter­ce­ra Di­vi­sión, pre­vio al Mun­dial de 1954

Real Madrid - - Front Page - DIE­GO HER­NÁN­DEZ

Aun­que de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, En­ri­que Ma­teos fue fi­cha­do por el Real Ma­drid y se con­vir­tió en una de sus tan­tas fi­gu­ras du­ran­te la épo­ca en la que el equi­po do­mi­nó la Li­ga lo­cal y el Con­ti­nen­te Eu­ro­peo.

Su lle­ga­da al Real Ma­drid se dio de una ma­ne­ra anec­dó­ti­ca. Tras de­bu­tar en la Ter­ce­ra Di­vi­sión, con el Plus Ul­tra, y as­cen­der­lo a la Se­gun­da Di­vi­sión, en gran me­di­da por su po­der go­lea­dor, lle­gó su mo­men­to de fa­ma. Co­rría 1953 y den­tro de su pre­pa­ra­ción pa­ra el Mun­dial de Sui­za, España se en­fren­tó en un amis­to­so a su equi­po. Fue tal su des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción co­mo ‘spa­rring’ de la Furia Ro­ja que al día si­guien­te la pren­sa ha­bló to­do el tiem­po de él y el Real Ma­drid no du­dó en fi­char­lo.

‘Fi­fi­ri­chi’ fue un de­lan­te­ro fue­ra de lo común; pri­me­ro, por su es­truc­tu­ra fí­si­ca, la cual era pe­que­ña y del­ga­da, al­go po­co usual pa­ra los fut­bo­lis­tas de la épo­ca. Sin em­bar­go, ello lo su­plió con su as­tu­cia pa­ra des­mar­car­se, su ha­bi­li­dad pa­ra dri­blar a los de­fen­sas ri­va­les y su con­tun­den­cia y fa­ci­li­dad pa­ra de­fi­nir fren­te al mar­co.

Al mo­men­to que se en­fun­dó en la ca­sa­ca blan­ca, Ma­teos en­ca­jó a la per­fec­ción en el es­que­ma del Real Ma­drid, don­de dis­pu­tó el pues­to con bri­llan­tes ju­ga­do­res, co­mo Jo­sei­to, o quien se con­ver­ti­ría en su cu­ña­do, Luis Del Sol. Esa com­pe­ten­cia in­ter­na le fa­vo­re­ció pa­ra de­mos­trar sus ap­ti­tu­des y rea­li­zar go­les im­por­tan­tes. Cuan­do fal­ta­ban cua­tro par­ti­dos pa­ra que con­clu­ye­ra la tem­po­ra­da 1953-54, el ata­can­te es­pa­ñol hi­zo su de­but pa­ra abrir el mar­ca­dor en la vic­to­ria 4-0 so­bre el Spor­ting de Gi­jón.

Esa ac­tua­ción le ase­gu­ró un lu­gar titular en la cam­pa­ña si­guien­te. Sin em­bar­go, en la Jor­na­da 2, su­frió ro­tu­ra de li­ga­men­tos de la pier­na de­re­cha y se per­dió el año, in­clui­da la Fi­nal de la pri­me­ra Co­pa de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, al año si­guien­te, y una vez re­cu­pe­ra­do, el ca­mi­se­ta 11 co­bró re­van­cha y pu­do par­ti­ci­par en la con­se­cu­ción de la se­gun­da ‘Ore­jo­na’, en cu­ya edi­ción mar­có tres go­les de­ci­si­vos.

Con ello, el ata­can­te es­pa­ñol fue par­tí­ci­pe en la ob­ten­ción de las pri­me­ras cin­co Co­pas de Eu­ro­pa, cua­tro Li­gas y una In­ter­con­ti­nen­tal por par­te del equi­po me­ren­gue, con el que, ade­más, des­pués coin­ci­dió y com­pi­tió por el pues­to an­te el ar­gen­tino Héc­tor Rial; otro de los tan­tos cracks del equi­po ca­pi­ta­lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.