Prag­má­ti­co y ga­na­dor

Es el téc­ni­co más lon­ge­vo del club; 14 años al fren­te lo ava­lan. Ade­más, ba­jo su man­da­to se re­ti­ró su ami­go, Al­fre­do Di Sté­fano, uno de los me­jo­res ju­ga­do­res en la his­to­ria del ba­lom­pié

Real Madrid - - Front Page - JORGE SAN­TA­MA­RÍA

Por las fi­las del Real Ma­drid han des­fi­la­do ‘sae­tas’, ‘fe­nó­ne­mos’, ‘án­ge­les’ y ‘ga­ler­nas’; todos con la ca­pa­ci­dad de tras­pa­sar las re­des enemi­gas y lle­nar las vi­tri­nas del San­tia­go Ber­na­béu. Sin em­bar­go, no to­da la glo­ría es cré­di­to de los fut­bo­lis­tas, pues los hom­bres en el ban­qui­llo son los en­car­ga­dos de plan­tear com­pro­mi­sos y mo­ver las pie­zas du­ran­te 90 o has­ta 120 mi­nu­tos.

En la his­to­ria me­ren­gue, Mi­guel Mu­ñoz es el ti­mo­nel más lon­ge­vo del club. Su nom­bre es sím­bo­lo de éxi­to e his­to­ria, ya que ba­jo sus ór­de­nes se lo­gra­ron nue­ve Li­gas, cin­co con­se­cu­ti­vas, dos Co­pas del Ge­ne­ra­lí­si­mo, dos de Eu­ro­pa y una In­ter­con­ti­nen­tal.

En fe­bre­ro de 1959, el en­ton­ces téc­ni­co ar­gen­tino del Ma­drid, Luis Car­ni­glia, fue ope­ra­do de emer­gen­cia de unas pie­dras en el ri­ñón, por lo que el man­da­más, San­tia­go Ber­na­béu, co­lo­có a Mu­ñoz al man­do de la on­ce­na.

En su pri­me­ra eta­pa co­mo téc­ni­co del Ma­drid, Mi­guel ga­nó cua­tro de sie­te due­los de Li­ga; ade­más, con­tri­bu­yó a la con­se­cu­ción del te­tra­cam­peo­na­to de Eu­ro­pa, al ganar la ron­da de Cuar­tos de Fi­nal por 7-1 al Wie­ner Sport. El 11 de abril, Car­ni­glia re­gre­só a cul­mi­nar la obra que de­jó tem­po­ral­men­te en ma­nos del es­pa­ñol.

El 13 de abril de 1960, des­pués de un pro­ce­so breve con el Plus Ul­tra, cum­plió su sue­ño: La Ca­sa Blan­ca hi­zo ofi­cial su con­tra­ta­ción en el ban­qui­llo, lue­go de la sa­li­da del pa­ra­gua­yo, Manuel Flei­tas So­lich. A su lle­ga­da se con­vir­tió en el ca­pi­tán de un bar­co tri­pu­la­do por sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros: Juan Alon­so, ‘Mar­qui­tos’, San­ta­ma­ría y el mis­mo Di Sté­fano.

En su pri­mer año con­quis­tó la Li­ga, con un sal­do de 52 pun­tos en 30 par­ti­dos, 24 ga­na­dos, cua­tro em­pa­tes, dos de­rro­tas y 89 go­les a fa­vor; al­zó la Co­pa de Eu­ro­pa el 18 de ma­yo de 1960, al ven­cer 7-3 al Eintracht

Mi­guel ob­ser­va el tra­ba­jo fí­si­co de Rafael Ba­tis­ta. Frankfurt; y se ad­ju­di­có la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal con un con­tun­den­te 5-1 fren­te al Pe­ña­rol de Uru­guay.

Con­ti­nuó su pa­so arro­lla­dor con cua­tro Li­gas con­se­cu­ti­vas más; sin em­bar­go, en 1964, pre­sen­tó su re­nun­cia co­mo téc­ni­co de ma­ne­ra in­tem­pes­ti­va, cuan­do la di­rec­ti­va le exi­gió el re­ti­ro de su ami­go Al­fre­do Di Sté­fano; fi­nal­men­te, ‘La Sae­ta Ru­bia’ cul­mi­nó su an­dar pro­fe­sio­nal el 27 de ma­yo, ba­jo el man­do de Mi­guel. Tras el tra­go amar­go, el téc­ni­co di­ri­gió a la nue­va ge­ne­ra­ción blan­ca: los ‘YéYé’, quie­nes ga­na­ron la sexta Co­pa de Eu­ro­pa 2-1 al Par­ti­zan.

Su ci­clo co­mo es­tra­te­ga del cua­dro me­ren­gue cul­mi­nó el 15 de enero de 1974, cuan­do fue sus­ti­tui­do por Luis Mo­lowny.

DIS­CI­PLI­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.