El ce­re­bro de la Ga­la­xia

En su es­tan­cia di­ri­gió e hi­zo con­ge­niar en la can­cha y el ves­tua­rio a los his­tó­ri­cos ‘Ga­lác­ti­cos’, quie­nes le re­tri­bu­ye­ron con dos UEFA Cham­pions Lea­gue y dos Li­gas de España

Real Madrid - - Front Page - JORGE SAN­TA­MA­RÍA

Su eta­pa co­mo fut­bo­lis­ta no ha si­do una de las más bri­llan­tes en la his­to­ria de los blan­cos; en con­tra­par­te, su era co­mo ti­mo­nel ma­dri­dis­ta es­tá ins­tau­ra­da co­mo la se­gun­da más exi­to­sa; des­pués de la de Mi­guel Mu­ñoz, en la dé­ca­da de los 60.

Su lle­ga­da al ban­qui­llo se dio un po­co pre­ci­pi­ta­da, ya que en 1994, Be­ni­to Flo­ro fue des­pe­di­do del car­go, por lo que el ‘Bi­go­tón’ fue ele­gi­do pa­ra co­man­dar a es­tre­llas co­mo Iván Za­mo­rano, Fer­nan­do Hie­rro y Mar­tín Váz­quez. La con­tra­ta­ción de Jorge Val­dano co­mo en­tre­na­dor li­mi­tó a só­lo dos me­ses el tra­ba­jo de Vi­cen­te; sin em­bar­go, el 19 de ma­yo con­si­guió la Co­pa Ibe­roa­me­ri­ca­na al de­rro­tar 4-3 al Bo­ca Ju­niors.

Re­gre­só en 1996, tras el des­pi­do de Val­dano. Del Bos­que sa­bo­reó las mie­les del triunfo al ven­cer, en San Ma­més, al Ath­le­tic de Bil­bao y al Ovie­do; pe­ro el arri­bo de Ar­se­nio Igle­sias lo vol­vió a re­le­gar a las in­fe­rio­res.

Su gran mo­men­to tuvo que es­pe­rar has­ta no­viem­bre de 1999, cuan­do la di­ri­gen­cia le otor­gó la con­fian­za de co­man­dar las rien­das del club. Su pri­me­ra prue­ba de fue­go fue el Mun­dial de Clu­bes, el cual re­sul­tó un fra­ca­so, al caer en pe­nal­tis an­te Ne­ca­xa.

La Cham­pions Lea­gue de 19992000 fue la re­den­ción pa­ra el téc­ni­co, quien go­zó de la glo­ria eu­ro­pea al de­rro­tar 3-0 al Va­len­cia. La his­to­ria se re­pi­tió el 15 de ma­yo de 2002, en el Hamp­den Park, en Glas­gow, don­de se ce­le­bró la Fi­nal del cer­ta­men en­tre el Real Ma­drid y el Ba­yern Leverkusen. Un tan­to de Raúl y la ma­ra­vi­lla de Zi­da­ne le otor­ga­ron la no­ve­na ‘Ore­jo­na’ al cua­dro de Del Bos­que.

El ‘Bi­go­tón’ no só­lo se man­tu­vo co­mo guía del equi­po más po­de­ro­so de ini­cios del Si­glo XXI, sino que tuvo a su car­go a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de los ‘Ga­lác­ti­cos’, con­for­ma­da por Ro­nal­do, ‘Zi­zou’, Beck­ham y Fi­go.

Un día des­pués de con­se­guir su úl­ti­ma Li­ga, la di­rec­ti­va anun­ció que no se le re­no­va­ría el con­tra­to, y Vi­cen­te cul­mi­nó su épo­ca co­mo es­tra­te­ga ma­dri­dis­ta el 23 de ju­nio de 2003.

Su tra­yec­to­ria no se pue­de com­pa­rar con la de Mi­guel Mu­ñoz; sin em­bar­go, du­ran­te su es­tan­cia re­gre­só al Real Ma­drid al trono del ba­lom­pié mun­dial y ex­pan­dió la pa­sión por los blan­cos más allá del Vie­jo Con­ti­nen­te. Su mé­ri­to ja­más fue re­co­no­ci­do, y hoy, a nue­ve años de aban­do­nar la en­ti­dad, con­fie­sa que “En el Ma­drid, en lu­gar de afec­to, me die­ron pa­los”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.