› TU­LI­PÁN HE­ROI­CO

Record - Suplemento Copa de Oro - - News - DANIELA PA­YÁN

La men­te maes­tra de­trás del “ines­pe­ra­do” es­treno de Cu­ra­zao en la Co­pa Oro es Remko Bi­cen­ti­ni, el son­rien­te es­tra­te­ga ho­lan­dés que es­ca­pó de las som­bras de su pa­dre, Moos, y de Pa­trick Klui­vert pa­ra ha­cer his­to­ria en un país que an­tes no sa­bía lo que era ju­gar 11 con­tra 11.

En la is­la es una ce­le­bri­dad, pues tie­ne al equi­po en el pues­to 70 del ran­king FIFA. Ade­más, co­man­dó a los cu­ra­zo­le­ños ha­cia su pri­mer tí­tu­lo de la Co­pa del Ca­ri­be, tras ven­cer a Ja­mai­ca en ju­nio.

Trae el fut­bol en las ve­nas, al ser hi­jo del pri­mer an­ti­llano con un con­tra­to for­mal en Eu­ro­pa. En los 50, Moos de­jó las otro­ra An­ti­llas Neer­lan­de­sas pa­ra in­te­grar­se al NEC Ni­me­ga de Ho­lan­da, don­de cau­só fu­ror por sus cua­li­da­des fí­si­cas y su co­lor de piel.

El éxi­to del pa­dre pro­vo­có que Remko na­cie­ra a ocho mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del Ca­ri­be. Ca­si por he­ren­cia, pro­bó suer­te co­mo fut­bo­lis­ta; sin em­bar­go, su ca­rre­ra fue se­pul­ta­da por las com­pa­ra­cio­nes, aun­que eso lo im­pul­só a una nue­va fa­ce­ta: la de en­tre­na­dor.

Bi­cen­ti­ni aban­do­nó la co­mo­di­dad que lo ro­dea­ba en Ho­lan­da y em­pren­dió la aven­tu­ra ca­ri­be­ña sien­do au­xi­liar de las to­da­vía An­ti­llas ha­ce 10 años, con un pu­ña­do de 30 ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les. Cuan­do asu­mió el ti­món, la nó­mi­na ya era más gran­de, pe­ro se to­pó con otro obs­tácu­lo: to­mar la es­ta­fe­ta de Klui­vert, quien le dio una ca­ra más com­pe­ti­ti­va al ba­lom­pié cu­ra­zo­le­ño.

Remko no se in­ti­mi­dó por la la­bor de su an­te­ce­sor y lle­vó su com­pro­mi­so más allá del cam­po, con una fór­mu­la que com­bi­na lo de­por­ti­vo con lo so­cial: creó una fun­da­ción y re­mo­de­ló el es­ta­dio An­toi­ne Ma­du­ro.

Su de­di­ca­ción en es­te do­ble pro­yec­to se re­fle­jó en el interés de los me­dios y en las gra­das aba­rro­ta­das en ca­da par­ti­do de la se­lec­ción, la cual de­jó de ser blan­co de bur­las y ya as­pi­ra a al­go más que re­unir el on­ce ini­cial. Por lo pron­to, tra­ta­rá de tras­cen­der en el tor­neo más im­por­tan­te que ha­ya afron­ta­do y el cual pue­de dar­le la cre­di­bi­li­dad que tan­to tiem­po se le ne­gó a Cu­ra­zao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.