SU­PE­RAN LA ADVERSIDAD

Uru­guay lo­gró sor­tear las di­fi cul­ta­des cli­má­ti­cas y lo­gís­ti­cas pa­ra co­lo­car la pri­me­ra pie­dra del tor­neo de­por­ti­vo más po­pu­lar del mun­do e ini­ciar la his­to­ria

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Portada -

DAVID CÁ­LIZ n 1930 la eco­no­mía mun­dial atra­ve­sa­ba una de las peo­res cri­sis del si­glo XX, la caí­da de la bol­sa de Wall Street en 1929 des­pe­da­zó las fi - nan­zas de las po­ten­cias mun­dia­les lo que afec­tó di­rec­ta­men­te a los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos con es­tre­cha re­la­ción de de­pen­den­cia con las na­cio­nes más po­de­ro­sas, pe­ro eso no fue im­pe­di­men­to pa­ra unir a los pue­blos an­te el ba­lón co­mo lo ha­ce ca­da cua­tro años la año­ra­da Co­pa del Mun­do de fut­bol.

La his­to­ria del pri­mer mun­dial co­men­zó an­tes del pun­ta­pié ini­cial, cuan­do en 1904 se creó la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Fut­bol Aso­cia­do ( FIFA), pen­sán­do­se en or­ga­ni­zar un tor­neo a ni­vel mun­dial, aun­que lo úni­co que se lo­gró fue la apro­ba­ción del Co­mi­té Olím­pi­co en 1906 que in­clu­yó al fut­bol en sus com­pe­ti­cio­nes.

El 8 de sep­tiem­bre de 1928 se ter­mi­nó de con­cre­tar la idea y se adop­tó la de­ci­sión fi nal de lle­var a ca­bo un

Een­cuen­tro ca­da cua­tro años, en el que se po­dían ins­cri­bir cual­quie­ra de las se­lec­cio­nes aso­cia­das a la FIFA, y se ha­ría un sor­teo en­tre las mis­mas, ade­más se asen­tó que, en ca­so de pre­sen­tar­se más de 30, se po­drían or­ga­ni­zar eli­mi­na­to­rias.

A pe­sar de los re­cla­mos de los paí­ses eu­ro­peos, la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial que­dó en ma­nos de Uru­guay, ba­jo el ar­gu­men­to de que su se­lec­ción de fut­bol ha­bía re­sul­ta­do vic­to­rio­sa en los tor­neos olím­pi­cos de 1924 y 1928, ade­más de que cum­plían aquel año el pri­mer cen­te­na­rio de la ju­ra de la cons­ti­tu­ción del país y se que­ría des­cen­tra­li­zar la aten­ción de Eu­ro­pa, ya que aún que­da­ban sin­sa­bo­res de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

De­bi­do a lo com­pli­ca­do de los tras­la­dos en aque­llos años, que mu­chos de­bían rea­li­zar por bar­co y que im­pli­ca­ban tra­ve­sías de se­ma­nas en el mar, los prin­ci­pa­les paí­ses eu­ro­peos, co­mo Ita­lia, Es­pa­ña o In­gla­te­rra, de­ci­die­ron no acu­dir; sin em­bar­go, la co­pa no es­tu­vo exen­ta de la pre­sen­cia del fut­bol del ‘ Vie­jo Con­ti­nen­te’.

Sin em­bar­go, los paí­ses que atra­ve­sa­ron el Océano Atlán­ti­co vie­ron mer­ma­das sus po­si­bi­li­da­des, y prue­ba de ello fue Fran­cia que aun­que con­si­guió ga­nar el pri­mer par­ti­do de la his­to­ria mun­dia­lis­ta con un 4-1 an­te Mé­xi­co, su­cum­bió más tar­de an­te Chi­le y Ar­gen­ti­na.

Ru­ma­nia ven­ció a Pe­rú 3-1, en el par­ti­do que me­nos es­pec­ta­do­res ha re­gis­tra­do en un Mun­dial con 300, pa­ra lue­go caer go­lea­da an­te Uru­guay.

Yu­gos­la­via de­fen­dió el or­gu­llo de los eu­ro­peos dan­do la gran sor­pre­sa del Mun­dial al eli­mi­nar a Bra­sil en la pri­me­ra ron­da, aun­que en Se­mi­fi na­les, po­co pu­die­ron ha­cer los bal­cá­ni­cos an­te la má­qui­na uru­gua­ya al ter­mi­nar apa­bu­lla­dos con un 6-1 en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio.

Las fuer­tes llu­vias que ca­ye­ron en Mon­te­vi­deo, se­de úni­ca, an­tes de la inau­gu­ra­ción im­pi­die­ron que la cons­truc­ción del es­ce­na­rio prin­ci­pal, el

Cen­te­na­rio fi na­li­za­ra a tiem­po, por lo que los or­ga­ni­za­do­res bus­ca­ron otros es­pa­cios pa­ra ce­le­brar los pri­me­ros jue­gos, has­ta que al sex­to día de com­pe­ten­cia fue inau­gu­ra­do el es­ta­dio y, des­de en­ton­ces, to­dos los par­ti­dos se ju­ga­ron ahí.

Las fe­chas que se in­clu­ye­ron en el car­tel ofi cial del tor­neo y que anun­cia­ban el en­cuen­tro del 15 de ju­lio al 15 de agos­to su­frie­ron un re­cor­te, ya que el cam­peo­na­to co­men­zó el 13 de ju­lio y fi na­li­zó el día 30 del mis­mo mes.

La re­ve­la­ción fue Es­ta­dos Uni­dos, que li­de­ró el gru­po más dé­bil del tor­neo pa­ra lle­gar a Se­mi­fi na­les, mien­tras que el ar­gen­tino Guillermo Stá­bi­le, el ‘ Fil­tra­dor’, fue el má­xi­mo go­lea­dor del tor­neo con ocho tan­tos, uno de ellos en la Fi­nal, y fue otro ori­gi­na­rio de aque­llas la­ti­tu­des, Juan José Tra­mu­to­la, quien aún con­ser­va el ti­tu­lo co­mo el téc­ni­co más jo­ven que ja­más ha es­ta­do en un Mun­dial: 27 años.

PRO­FE­TAS EN SU TIE­RRA. Un col­ma­do Cen­te­na­rio ( arri­ba) ates­ti­guó có­mo el cha­rrúa En­ri­que Ba­lles­te­ro es do­ble­ga­do por un dis­pa­ro de Peu­ce­lle en el 1-1 par­cial en la Fi­nal ( cen­tro), que ga­na­ron los uru­gua­yos ( abajo).

Ju­les Ri­met en­tre­ga la Co­pa al je­fe del fut­bol cha­rrúa, Raúl Ju­de. IGUA­LA­DA CE­LES­TE. El uru­gua­yo Pe­dro Cea do­ble­ga la por­te­ría de Juan Bo­tas­so pa­ra em­pa­tar el mar­ca­dor a dos go­les en la Fi­nal con­tra Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.