SA­LU­DO NA­ZI EN PA­RIS

La ma­yo­ría de los equi­pos ame­ri­ca­nos boi­co­tea­ron el Mun­dial, don­de la ane­xión de Aus­tria y el bra­zo en al­to del ré­gi­men na­zi an­ti­ci­pa­ban tiem­pos de pe­num­bras

Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - AGUS­TÍN ELÍAS

An­tes de que el ba­lón co­men­za­ra a ro­dar en los pri­me­ros mi­nu­tos de la ter­ce­ra fa­se fi nal de la Co­pa del Mun­do, Eu­ro­pa se en­con­tra­ba en ple­na agi­ta­ción bé­li­ca. Las am­bi­cio­nes de Adol­fo Hitler por ex­pan­dir el te­rri­to­rio ale­mán pa­sa­ron de idea­les a he­chos rea­les cuan­do, tras una fuer­te pre­sión po­lí­ti­ca, Aus­tria fue ane­xa­da por la Ale­ma­nia Na­zi. Si­tua­ción que obli­gó a que ju­ga­do­res aus­tria­cos for­ma­ran par­te de una es­cua­dra ger­ma­na que le­van­tó ám­pu­la por su sa­lu­do ofi cial an­te la ató­ni­ta mi­ra­da de los es­pec­ta­do­res pre­sen­tes en el Es­ta­dio Par­que de los Prín­ci­pes.

Sin em­bar­go, es­to no im­pi­dió que los sui­zos se en­car­ga­ran de echar­los de la jus­ta en un due­lo que re­qui­rió un par­ti­do de des­em­pa­te.

Por otro la­do, los confl ic­tos, unos bé­li­cos y otros ge­ne­ra­dos por la coor­di­na­ción del pro­pio tor­neo, pro­pi­cia­ron que al­gu­nas se­lec­cio­nes re­ser­va­ran su par­ti­ci­pa­ción.

Mien­tras que Es­pa­ña se ocu­pa­ba de su Gue­rra Ci­vil, don­de Ale­ma­nia, Ita­lia y la Unión So­vié­ti­ca tam­bién tu­vie­ron in­je­ren­cia con apo­yo a di­fe­ren­tes ban­dos; en Amé­ri­ca, on­ce­nas co­mo las de Uru­guay, Co­lom­bia, Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca de­ci­die­ron que­dar­se en ca­sa de­bi­do a que la can­di­da­tu­ra de Fran­cia pa­ra el Mun­dial ha­bía si­do pri­vi­le­gia­da en lu­gar de Ar­gen­ti­na, que por ob­vias ra­zo­nes tam­bién se rehu­só a par­ti­ci­par, lo que mo­ti­vó un mo­tín que fue con­tro­la­do por la po­li­cía en las afue­ras de la fe­de­ra­ción al­bi­ce­les­te.

No obs­tan­te, dos paí­ses no se su­ma­ron a di­cha cau­sa y via­ja­ron a tie­rras fran­ce­sas pa­ra la má­xi­ma jus­ta del ba­lom­pié, Cu­ba y Bra­sil; pe­ro fue es­te úl­ti­mo que des­de su pre­sen­ta­ción hi­zo ga­la de su po­de­río al ven­cer, con Leó­ni­das da Silva a la ca­be­za, 6-5 a Po­lo­nia.

Los bra­si­le­ños es­tu­vie­ron des­ti­na­dos a lle­gar a las Se­mi­fi na­les don­de fue­ron fre­na­dos por el Cam­peón de­fen­sor: Ita­lia, pe­ro pa­ra ello, pri­me­ro tu­vie­ron que pa­sar so­bre Che­cos­lo­va­quia, en un par­ti­do que se con­vir­tió en una au­tén­ti­ca car­ni­ce­ría gra­cias a la can­ti­dad de agre­sio­nes que fue­ron per­mi­ti­das por el co­le­gia­do hún­ga­ro, Paul von Her­tz­ka. Co­mo re­sul­ta­do, Leó­ni­das y Pe­ra­cio ter­mi­na­ron le­sio­na­dos, mien­tras que los che­cos se lle­va­ron la peor par­te: Ol­drich Ne­jedly y Fran­ti­sek Pla­nic­ka con­clu­ye­ron con una pier­na y el bra­zo de­re­cho ro­tos, res­pec­ti­va­men­te, ade­más de una

le­sión es­to­ma­cal de Jo­sef Kos­ta­lek.

Siem­pre se re­cor­da­rá que el gran go­lea­dor bra­si­le­ño no ju­gó en la Se­mi­fi nal.

Lue­go de trans­cu­rrir el res­to de los par­ti­dos, el 19 de ju­nio, Ita­lia y Hun­gría fue­ron los en­car­ga­dos de de­fi nir al Cam­peón del cer­ta­men. Aun­que la mi­tad del equi­po hún­ga­ro ya te­nía ex­pe­rien­cia de ha­ber ju­ga­do en el Mun­dial de cua­tro años an­tes, la en­tre­ga de los ita­lia­nos fue la que se im­pu­so des­de los pri­me­ros mi­nu­tos cuan­do Gino Cou­las­si des­con­tó a fa­vor de los ‘ az­zu­rri’.

Aun­que en me­nos de un mi­nu­to lle­gó la res­pues­ta de los hún­ga­ros por con­duc­to de Pal Tit­kos, el mo­nar­ca su­po so­bre­po­ner­se pa­ra re­cu­pe­rar la ven­ta­ja en el mar­ca­dor e im­po­ner sus con­di­cio­nes du­ran­te el res­to del par­ti­do. Al fi nal, los ita­lia­nos man­tu­vie­ron su co­ro­na al de­jar los car­to­nes con mar­ca­dor de 4-2 so­bre Hun­gría dan­do pa­so a las ce­le­bra­cio­nes, mis­mas que se ve­rían in­te­rrum­pi­das por la in­mi­nen­te Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

La Fi­nal del 19 de ju­nio en­tre Ita­lia y Hun­gría en Co­lom­bes fue el úl­ti­mo jue­go de la Co­pa del Mun­do en 12 años y cin­co días por la lle­ga­da de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Leó­ni­das da Silva tra­ta de dri­blar a un sue­co en el Parc Les­cu­re de Bur­deos en el par­ti­do por el ter­cer lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.