SON DE, PA­LO

Así des­cri­bió Va­re­la, ca­pi­tán uru­gua­yo, a la abru­ma­do­ra con­cu­rren­cia de 200 mil afi cio­na­dos que los re­ci­bió en el Ma­ra­ca­ná en una fi es­ta que nun­ca se con­su­mó

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - ÉD­GAR RO­DRÍ­GUEZ

Cin­co mil pa­lo­mas so­bre­vo­la­ron el cie­lo del Ma­ra­ca­ná el 24 de ju­nio de 1950. Dos asun­tos agi­ta­ban la vi­da de los ama­zó­ni­cos en es­tos días: las elec­cio­nes pa­ra Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca y la re­cién inau­gu­ra­da Co­pa del Mun­do. El pri­me­ro, de apa­ren­te ma­yor tras­cen­den­cia, pa­só a se­gun­do plano an­te una eu­fo­ria fut­bo­lís­ti­ca nun­ca vis­ta.

En la fa­se fi nal la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra cum­plió los de­seos de la Fe­de­ra­ción Bra­si­le­ña pa­ra no ju­gar nin­gún par­ti­do en el es­ta­dio Pa­caem­bú de Sao Pau­lo, don­de los sud­ame­ri­ca­nos em­pa­ta­ron en la pri­me­ra fa­se an­te Sui­za y Uru­guay les ga­nó 4-3 dos me­ses atrás en la Co­pa Río Bran­co. Los bra­si­le­ños se sen­tían se­gu­ros de que en su nue­vo es­ta­dio, el ma­jes­tuo­so Ma­ra­ca­ná, se­rían in­ven­ci­bles.

En los pri­me­ros dos par­ti­dos de la fa­se fi nal, la ver­dea­ma­rel­ha go­leó a Sue­cia ( 7-1) y a Es­pa­ña ( 6-1). Só­lo fal­ta el par­ti­do con­tra Uru­guay, cu­yo equi­po tu­vo mu­chos pro­ble­mas pa­ra de­rro­tar a los sue­cos y ape­nas pu­do em­pa­tar con los es­pa­ño­les. Un em­pa­te era su­fi cien­te pa­ra que Bra­sil se co­ro­ne.

Las es­ta­dís­ti­cas fa­vo­re­cían a Uru­guay, en 29 en­cuen­tros en­tre am­bas es­cua­dras los cha­rrúas ga­na­ron 16 por nue­ve triun­fos de Bra­sil y cua­tro em­pa­tes. Pe­ro po­cos re­pa­ran en es­to. Los me­dios die­ron por he­cho el triun­fo de Bra­sil, quien no ha per­di­do en to­da la Co­pa con 21 go­les a fa­vor.

El 16 de ju­lio de 1950, Río de Ja­nei­ro fue una fi es­ta. Has­ta el Cris­to de Cor­co­va­do lu­cía con los bra­zos más des­ple­ga­dos. To­dos dan a Bra­sil co­mo cam­peón. To­dos, me­nos los uru­gua­yos.

“ Los de afue­ra son de pa­lo”. Las pa­la­bras del ca­pi­tán de la se­lec­ción uru­gua­ya, Ob­du­lio Valera, re­so­na­ron en la ca­be­za de sus com­pa­ñe­ros al ini­ciar el co­te­jo. El pri­mer tiem­po ter­mi­nó sin go­les, gra­cias a la mar­ca es­tre­cha de los cha­rrúas. Pe­ro ape­nas co­men­zó el se­gun­do lap­so, la ver­dea­ma­rel­ha se vol­có con to­do so­bre el ar­co de Ro­que Más­po­li.

A los cua­tro mi­nu­tos, la ‘ tor­ci­da’ bra­si­le­ña es­ta­lló con el gol de Fria­ca. Más de 200 mil gar­gan­tas gri­ta­ron al uní­sono: “¡ Bra­sil! ¡ Bra­sil!”. La sam­ba so­nó es­tri­den­te por los me­gá­fo­nos. Un ar­se­nal de pi­ro­téc­nia es­ta­lló en las al­tu­ras. Aho­ra só­lo un mi­la­gro po­día im­pe­dir que los lo­ca­les se co­ro­nen. Y un mi­la­gro ocu­rrió.

‘ Son de pa­lo’, re­cor­da­ron los uru­gua­yos mien­tras re­co­gen im­pá­vi­dos el ba­lón y se alis­tan pa­ra reanu­dar el par­ti­do. Schiaf­fi no dio la pri­me­ra pa­la­da a la tum­ba de las es­pe­ran­zas ca­rio­cas, tras re­ma­tar un cen­tro de Ghig­gia.

Tre­ce mi­nu­tos des­pués, to­do se de­rrum­bó. Dos erro­res bra­si­le­ños fa­ci­li­ta­ron el se­gun­do tan­to. Pri­me­ro el de­fen­sa Bi­go­de de­jó es­ca­par a Ghig­gia so­lo por el la­do de­re­cho.

El ex­tre­mo uru­gua­yo dis­pa­ró con el án­gu­lo des­cu­bier­to al mí­ni­mo, pe­ro el se­gun­do error, del por­te­ro Bar­bo­sa, fa­ci­li­tó que la pe­lo­ta se cla­ve en el fon­do de la red.

Los afi cio­na­dos, hom­bres de pa­lo, en­mu­de­cen. Fal­tan on­ce mi­nu­tos pa­ra que ter­mi­nen las ac­cio­nes, pe­ro las lá­gri­mas han opa­ca­do los gri­tos. Es­to ya no es un jue­go de fut­bol, es un fu­ne­ral. El sil­ba­ta­zo fi nal ter­mi­na de se­pul­tar cual­quier es­pe­ran­za, pe­ro la gen­te no se mue­ve de sus asien­tos, na­die pue­de creer lo que ha su­ce­di­do. Na­die, me­nos los uru­gua­yos. Dos go­les han en­te­rra­do la fe­li­ci­dad de un pue­blo.

TRA­GE­DIA EN MA­RA­CA­NÁ. Uru­guay pre­vio al ini­cio del co­te­jo de­fi ni­ti­vo an­te Bra­sil ( arri­ba); Juan Schiaf­fi no se le­van­ta pa­ra in­ten­tar re­me­tar el ba­lón ( cen­tro) an­tes de ano­tar el gol del em­pa­te tran­si­to­rio 1-1 ( abajo).

ADE­MIR se des­pa­chó con cua­tro tan­tos en la go­lea­da de Bra­sil 7-1 a Sue­cia; el ar­que­ro sue­co, Ka­lle Svens­son, se tien­de pa­ra evi­tar uno más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.