Com­pi­ten sin ex­pec­ta­ti­vas

Tan­to Car­ba­jal co­mo Panchito re­co­no­cen que sim­ple­men­te los ri­va­les fue­ron su­pe­rio­res a un equi­po que se­pa­ró al ‘ Pi­ra­ta’ por in­dis­ci­pli­na

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - ÉD­GAR RO­DRÍ­GUEZ

No ha­bía ex­pec­ta­ti­vas. No ha­bía­mos ido a nin­gún Mun­dial en los úl­ti­mos 20 años. De 1930 ya ni quién se acor­da­ra. Na­die sa­bía con­tra quién nos íba­mos a en­fren­tar. Los co­no­ci­mien­tos de fut­bol mun­dial en Mé­xi­co eran nu­los. En­ton­ces no se po­día te­ner nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va, por­que to­dos los equi­pos con­tra los que se ju­ga­ron, eran des­co­no­ci­dos pa­ra no­so­tros”, re­cor­dó Fran­cis­co Her­nán­dez, par­te de la Se­lec­ción que via­jó a Bra­sil, a pe­sar de no ju­gar nin­gún par­ti­do en es­te Mun­dial.

A pe­sar de es­to, los me­dios no du­da­ron en infl ar las po­si­bi­li­da­des de la Se­lec­ción tras las eli­mi­na­to­rias pre­vias, don­de Mé­xi­co apa­bu­lló sin com­pli­ca­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba. Las fi gu­ras de aque­lla Se­lec­ción eran Ho­ra­cio Ca­sa­rín y el ‘ Pi­ra­ta’ Fuen­tes, ca­da uno mar­có cua­tro go­les en las eli­mi­na­to­rias. Su po­pu­la­ri­dad era tan gran­de co­mo el con­tras­te en­tre sus per­so­na­li­da­des.

“ Ca­sa­rín era el má­xi­mo ído­lo de esa épo­ca, por su ca­li­dad den­tro de la can­cha y tam­bién afue­ra, era un ejem­plo de de­por­tis­ta, to­do un ca­ba­lle­ro. Por otro la­do es­ta­ba el ‘ Pi­ra­ta’ Fuen­tes, quien sien­do un buen ju­ga­dor en can­cha, no te­nía esa mis­ma equi­dad de Ca­sa­rín. El fut­bol me­xi­cano no po­día so­por­tar sus in­con­se­cuen­cias, su vi­da pú­bli­ca po­co pro­fe­sio­nal. No era nin­gún ejem­plo pa­ra la ni­ñez me­xi­ca­na ni pa­ra los afi cio­na­dos”, re­cor­dó Her- nán­dez. Pre­ci­sa­men­te de­bi­do a una se­rie de in­dis­ci­pli­nas, una du­ran­te una gi­ra por Es­pa­ña en 1949 y otra du­ran­te el mis­mo año del Mun­dial, el ha­bi­li­do­so ‘ Pi­ra­ta’ fue se­pa­ra­do del equi­po.

An­tes de par­tir rum­bo a Bra­sil, la Se­lec­ción fue re­ci­bi­da en Pa­la­cio Na­cio­nal, don­de el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca aban­de­ró a Alfonso Mon­te­ma­yor, ca­pi­tán de la Se­lec­ción. Mi­guel Ale­mán des­pi­dió a los fut­bo­lis­tas deseán­do­les bue­na suer­te y au­gu­ran­do po­si­bles de­rro­tas. “ En ca­so de per­der, que cai­gan con la ca­ra al sol”, sen­ten­ció el lí­der del eje­cu­ti­vo.

“ Cuan­do fue el de­but en el Ma­ra­ca­ná yo di­je: ‘ Van a ver es­tos cabr… que la ha­go’. Y sí, pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que me hi­cie­ran el pri­me­ro, des­pués lle­gó el se­gun­do, el ter­ce­ro y el cuar­to. Ahí le pa­ra­mos. Ima­gí­na­te 200 mil per­so­nas gri­tan­do: ‘¡ Bra­sil!, ¡ Bra­sil!… Yo pen­sé, oja­lá ha­ya al­guien que gri­te: ¡ Mé­xi­co!”, re­cor­dó An­to­nio Car­ba­jal, quien en­ton­ces ju­ga­ba su pri­me­ro de cin­co Mun­dia­les.

Se­gún los dia­rios de esa épo­ca, los me­xi­ca­nos sa­lie­ron a ‘ par­tir­se el al­ma y ra­jar­se el pe­cho’. Pe­ro el ím­pe­tu só­lo al­can­zó pa­ra 30 mi­nu­tos del pri­mer par­ti­do. El res­to de la

jus­ta, los me­xi­ca­nos se la pa­sa­ron de ca­ra al sol.

“ La de­rro­ta siem­pre es muy sen­ti­da, no eres de pa­lo, eres un ser hu­mano que sien­te. No es­tá­ba­mos a la al­tu­ra de aho­ra en cuan­to a in­fra­es­truc­tu­ra, en cuan­to a ho­te­les, en cuan­to a trans­por­tes, en cuan­to a suel­dos. Es­tá­ba­mos muy fue­ra de lo que es un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de fut­bol, aho­ra sí son pro­fe­sio­na­les, an­tes éra­mos se­mi­pro­fe­sio­na­les. Con de­cir que cuan­do ju­ga­mos con­tra Sui­za, tu­vi­mos que pe­dir pres­ta­das ca­mi­se­tas, por­que no lle­vá­ba­mos más que una. Por­que nues­tro uni­for­me era guin­da, en­ton­ces se con­fun­día con el de los sui­zos”, agre­gó la ‘ To­ta’ Car­ba­jal.

Pos su par­te, Her­nán­dez re­co­no­ció que el ni­vel de los otros equi­pos era cla­ra­men­te su­pe­rior. “ Qué se pue­de de­cir, uno sim­ple­men­te se ubi­ca en el ni­vel que le co­rres­pon­de. El téc­ni­co ( Oc­ta­vio Vial) no era irres­pe­tuo­so, tra­ta­ba de ani­mar­nos y acep­ta­ba que se ha­bía per­di­do con equi­pos su­pe­rio­res. No só­lo con Bra­sil, sino tam­bién con los dos si­guien­tes. Cuan­do tú jue­gas con un equi­po su­pe­rior, el téc­ni­co tie­ne que res­pe­tar y sa­ber va­lo­rar un buen es­fuer­zo; no éra­mos ca­pa­ces de ju­gar y ga­nar con­tra esos equi­pos, con ju­ga­do­res re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te, y Mé­xi­co no te­nía nin­guno de ese ni­vel”.

Al re­gre­sar a nues­tro país, pe­se a las no­tas so­bre su­pues­tas ‘ con­duc­tas in­de­bi­das’ de al­gu­nos se­lec­cio­na­dos du­ran­te su es­tan­cia en Bra­sil; en ge­ne­ral la Se­lec­ción fue re­ci­bi­da con in­di­fe­ren­cia. Sin agre­sio­nes, ni po­rras, ni na­da. “ El fut­bol me­xi­cano no al­can­za­ba la po­pu­la­ri­dad que ha al­can­za­do aho­ra”, sen­ten­ció ‘ Panchito’.

TÍ­MI­DO ATA­QUE. El me­xi­cano Ho­ra­cio Ca­sa­rín ( en el fon­do) ob­ser­va có­mo un de­fen­sor sui­zo des­pe­ja sin pro­ble­mas un ba­lón de su área.

INAU­GU­RAN EL MA­RA­CA­NÁ. Una son­rien­te Se­lec­ción Me­xi­ca­na, mo­men­tos an­tes de su par­ti­do an­te Bra­sil.

LAN­CE A LOS PIES. El ar­que­ro hel­vé­ti­co Adolp­he Hug despoja del ba­lón al me­xi­cano Ho­ra­cio Ca­sa­rín.

GOL SUI­ZO. Des­de el cés­ped de Por­to Alegre, el ar­que­ro me­xi­cano An­to­nio Car­ba­jal ob­ser­va có­mo el ba­lón re­ba­sa la lí­nea de me­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.