MALDICION EXTRANA

Así bau­ti­zó Koc­sis al cés­ped del es­ta­dio Wank­dorf, don­de los 27 go­les hún­ga­ros en cin­co par­ti­dos sir­vie­ron de po­co an­te el es­pí­ri­tu del equi­po ale­mán

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - DAVID CÁ­LIZ

La neu­tra­li­dad de Sui­za en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, mis­ma que se tra­du­jo en co­mo­di­dad y desaho­go eco­nó­mi­co en 1954, le va­lie­ron al pin­to­res­co país eu­ro­peo ser ele­gi­do co­mo se­de pa­ra la quin­ta edi­ción de la Co­pa del Mun­do, jus­to cuan­do el or­ga­nis­mo rec­tor del ba­lom­pié mun­dial cum­plía 50 años.

El Cam­peo­na­to se­ría re­cor­da­do co­mo el úl­ti­mo Mun­dial en el que las es­cua­dras pre­sen­tes se lan­za­ron abier­ta­men­te al ata­que, aun­que con un pe­que­ño tin­te de vio­len­cia.

Ade­más, fue el pri­mer Mun­dial te­le­vi­sa­do por lo que en su ca­rác­ter co­mo fe­nó­meno ma­si­vo co­lo­có la pri­me­ra pie­dra en la jus­ta de la na­ción hel­vé­ti­ca pa­ra con­ver­tir­se en lo que es ac­tual­men­te.

Ese año, Ju­les Ri­met se des­pi­dió de la pre­si­den­cia de la FIFA y se con­vir­tió en pre­si­den­te ho­no­ra­rio, aun­que por po­co tiem­po, ya que mu­rió tan só­lo un año más tar­de.

En Cuar­tos de Fi­nal, Hun­gría so­bre­vi­vió a to­da una ba­ta­lla cam­pal con­tra Bra­sil. Los sud­ame­ri­ca­nos reac­cio­na­ron con jue­go vio­len­to a un ar­bi­tra­je que con­si­de­ra­ron in­jus­to y el en­cuen­tro ter­mi­nó con una gres­ca ca­lle­je­ra en los ves­tua­rios ori­gi­na­da por un bo­te­lla­zo que re­ci­bió Joao Car­los Pin­hei­ro, pre­sun­ta­men­te a ma­nos del ca­pi­tán del equi­po hún­ga­ro Fe­renc Pus­kas, quien se en­con­tra­ba en­tre el pú­bli­co de­bi­do a una le­sión.

Nils­ton Santos y Joz­sef Bos­zik fue­ron ex­pul­sa­dos por tren­zar­se a gol­pes.

El sal­do fue­ron tres ju­ga­do­res bra­si­le­ños, dos hún­ga­ros, tres po­li­cías y dos di­ri­gen­tes hún­ga­ros le­sio­na­dos. To­do que­dó en una san­ción que no se apli­có a los dos equi­pos, sino so­la­men­te a al­gu­nos de los in­vo­lu­cra­dos. El in­ci­den­te dio ori­gen al tér­mino ‘ cá­ma­ra hún­ga­ra’ que se apli­ca des­de en­ton­ces ca­da vez que hay al­gún en­fren­ta­mien­to en la can­cha.

El Mun­dial de Sui­za vi­vió la pri­me­ra eli­mi­na­ción de Uru­guay en un Mun­dial, Cam­peón en las dos edi­cio­nes que ju­gó ( 1930 y 1950) y au­sen­te en los dos tor­neos dispu­tados en Eu­ro­pa. Hun­gría les arran­có la po­si­bi­li­dad de se­guir lu­chan­do por la Co­pa en Se­mi­fi na­les du­ran­te uno de los par­ti­dos más her­mo­sos de la his­to­ria de la com­pe­ti­ción.

En­tre las de­cep­cio­nes, Ita­lia fue la prin­ci­pal víc­ti­ma im­por­tan­te al caer en la pri­me­ra fa­se lo que de­jó a los Bi­cam­peo­nes Mun­dia­les an­te su se­gun­da eli­mi­na­ción con­se­cu­ti­va.

EL MI­LA­GRO DE BER­NA. Czi­bor po­ne 2-0 ade­lan­te a Hun­gría en la Fi­nal ( arri­ba); el ale­mán Hel­mut Rahn em­pa­ta a dos en un gra­ve error del ar­que­ro mag­yar Gro­sics ( cen­tro) y el tan­to anu­la­do a Pus­kas ( abajo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.