AUTENTICAS BA­TA­LLAS

La vio­len­cia se apo­de­ró de los cam­pos an­di­nos, don­de se re­gis­tra­ron una es­te­la de le­sio­nes, pe­leas a pu­ño lim­pio e in­ter­ven­cio­nes po­li­cia­cas

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - ÉD­GAR RO­DRÍ­GUEZ

Hoy se rom­pe el fue­go en cua­tro fren­tes”, pro­cla­mó el 30 de ma­yo de 1962 un dia­rio de­por­ti­vo. La ana­lo­gía bé­li­ca no pu­do ha­ber si­do más des­afor­tu­na­da. Co­mo en los confl ic­tos ar­ma­dos, la ten­sión se sen­tía días an­tes del ini­cio de hos­ti­li­da­des.

Yu­gos­la­vos y ale­ma­nes pro­tes­ta­ron por el po­co pe­so del ba­lón a usar en el país an­dino. La FIFA in­ten­tó prohi­bir que los equi­pos ali­nea­ran a ju­ga­do­res que no fue­ran del país don­de ellos na­cie­ron o el lu­gar de ori­gen de sus pa­dres, me­di­da que afec­ta­ba di­rec­ta­men­te a Ita­lia y Es­pa­ña. Los ár­bi­tros sud­ame­ri­ca­nos pre­ten­die­ron su­ble­var­se an­te la iniqui­dad, res­pec­to a sus si­mi­la­res eu­ro­peos en la re­par­ti­ción de los co­te­jos. To­das es­tas in­con­for­mi­da­des clau­di­ca­ron, pe­ro fi ja­ron un an­te­ce­den­te que enar­de­ció los áni­mos co­mo fue el ca­so del par­ti­do en­tre Es­pa­ña y Che­cos­lo­va­quia.

An­tes de di­cho en­cuen­tro, un en­via­do del Ces­ko­lo­vens­ke Sport afi rmó que el equi­po che­cos­lo­va­co ha­ría to­do lo po­si­ble pa­ra des­tro­zar la au­reo­la de trai­do­res a su pa­tria del uru­gua­yo San­ta­ma­ría y el hún­ga­ro Pus­kas, am­bos ju­ga­do­res del equi­po es­pa­ñol.

Ese mis­mo día, el par­ti­do en­tre Ru­sia y Yu­gos­la­via fue ca­li­fi ca­do co­mo una pe­lea en­tre pe­rros y ga­tos. In­clu­so al ter­mi­nar el co­te­jo el ins­pec­tor de la FIFA fue a ves­ti­do­res y les di­jo a am­bos equi­pos que, pa­ra com­por­tar­se, qui­zá ne­ce­si­ta­ban no un ár­bi­tro, sino cua­tro po­li­cías. Co­mo se­cue­la de es­ta ba­ta­lla, el de­fen­sa so­vié­ti­co Eduard Dub­binsky su­frió una frac­tu­ra en la ti­bia de­re­cha y nun­ca pu­do vol­ver a ju­gar.

El clí­max lle­gó el 2 de ju­nio, cuan­do se en­fren­ta­ron cua­tro equi­pos ame­ri­ca­nos con­tra cua­tro eu­ro­peos. La com­pe­ten­cia vi­vió en­ton­ces los tin­tes de una gue­rra en­tre con­ti­nen- tes. En el jue­go en­tre bra­si­le­ños y che­cos, Pe­lé se des­ga­rró la pier­na iz­quier­da al mi­nu­to 26 y se per­dió el res­to del Mun­dial. En el jue­go de In­gla­te­rra con­tra Ar­gen­ti­na, Óscar Be­lén su­frió una frac­tu­ra en la cos­ti­lla cau­sa­da por un co­da­zo del za­gue­ro Arms­fi eld.

Pe­ro las ba­ta­llas más re­cor­da­das fue­ron las pro­ta­go­ni­za­das por Uru­guay con­tra Yu­gos­la­via y Chi­le an­te Ita­lia. En la pri­me­ra, el me­dio yu­gos­la­vo Po­po­vic y al cen­tro de­lan­te­ro Ca­bre­ra se lia­ron a pu­ñe­ta­zos en ple­na can­cha. La se­gun­da se per­pe­tuó co­mo la “ Ba­ta­lla de San­tia­go”. En el mi­nu­to 8, Fe­rra­ri fue ex­pul­sa­do y la po­li­cía tu­vo que in­ter­ve­nir pa­ra sa­car­lo del cam­po; pos­te­rior­men­te, David le dio un pun­ta­pié en la ca­be­za a Leo­nel Sánchez y tam­bién vio la ro­ja; ca­si al fi nal; To­ro y Tum­bu­rus se die­ron de pu­ñe­ta­zos y des­en­ca­de­na­ron tri­ful­ca cam­pal que vol­vió a re­que­rir una in­ter­ven­ción po­li­cia­ca. En días

pos­te­rio­res el ren­cor de los an­di­nos fue tal que en res­tau­ran­tes, far­ma­cias y co­mer­cios se po­dían leer le­tre­ros con la le­yen­da: “ No se atien­de a ita­lia­nos”.

Tras es­tos acon­te­ci­mien­tos, Stan­ley Rous, pre­si­den­te de la FIFA, hi­zo un lla­ma­mien­to a las 16 na­cio­nes par­ti­ci­pan­tes del cam­peo­na­to, pa­ra sal­var el pres­ti­gio del fut­bol. A es­ta in­vo­ca­ción se su­ma­ron otros di­rec­ti­vos quie­nes tam­bién se­ña­la­ron que la pug­na no se li­mi­ta­ba a los ju­ga­do­res, sino que era ex­ten­si­va a los pe­rio­dis­tas de Amé­ri­ca y Eu­ro­pa, quie­nes de­fen­dían exa­cer­ba­da­men­te a sus res­pec­ti­vos equi­pos na­cio­na­les y cen­su­ra­ban a los con­tra­rios, ge­ne­ran­do un cli­ma hos­til.

Tras es­tas amo­nes­ta­cio­nes, la se­gun­da fa­se del cam­peo­na­to trans­cu­rrió con ma­yor de­por­ti­vis­mo. Gra­cias a lo cual, la crea­ti­vi­dad del jue­go ofen­si­vo sud­ame­ri­cano, re­pre­sen­ta­do por Bra­sil, ter­mi­nó por im­po­ner­se a la brus­que­dad y el an­ti­fut­bol eu­ro­peo.

SU­PRE­MA­CÍA CA­RIO­CA. De los bo­ti­nes de Ga­rrin­cha ( arri­ba), Bra­sil lle­gó a la Fi­nal con­tra Che­cos­lo­va­quia, don­de Ama­ril­do ano­tó el pri­me­ro de los tres tan­tos bra­si­le­ños ( cen­tro); Mau­ro le­van­ta la Co­pa ( abajo).

BO­LE­TO A SE­MI­FI­NA­LES. Yas­hin es do­ble­ga­do por el an­dino Ela­dio Ro­jas, en Cuar­tos de Fi­nal; Jai­me Ra­mí­rez ( 7) y el so­vié­ti­co Os­trovs­ki ( 6) ob­ser­van.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.