TRA­JE A LA ME­DI­DA

La po­lé­mi­ca pos­te­rior al tan­to de­ci­si­vo apun­ta a que el ba­lón nun­ca en­tró, el bro­che de oro de un tor­neo ar­ma­do pa­ra fa­vo­re­cer al equi­po an­fi trión

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa -

POR DIE­GO HER­NÁN­DEZ

El ba­lón nun­ca pa­só la lí­nea”, ase­gu­ró Franz Bec­ken­bauer so­bre el du­do­so gol que le ano­tó el Equi­po de la Ro­sa a la RFA en la Fi­nal de In­gla­te­rra 1966, don­de los an­fi - trio­nes ga­na­ron la Co­pa Ju­les Ri­met.

El pro­pio ano­ta­dor de ese tan­to, Geof­frey Hurst, quien con­vir­tió tres de los cua­tro go­les in­gle­ses en ese due­lo, acep­tó: “ De­bo ad­mi­tir que da la im­pre­sión de que el ba­lón no cru­zó la lí­nea de me­ta”. Sin em­bar­go, su com­pa­ñe­ro Bobby Charl­ton fue ta­jan­te: “ Con ese gol o sin él ha­bría­mos ga­na­do, éra­mos me­jo­res”.

Era el pri­mer tiem­po ex­tra y el mar­ca­dor es­ta­ba 2-2, cuan­do al mi­nu­to 101, Alan Ball cen­tró por de­re­cha pa­ra Hurst, quien re­ci­bió, se aco­mo­dó y sa­có un dis­pa­ro de me­dia vuel­ta que se es­tre­lló en el lar­gue­ro de la puer­ta de Hans Til­kow­ki y pi­có en los lin­de­ros de la lí­nea de gol. En me­dio de la du­da, el ár­bi­tro sui­zo Gott­fried Dienst re­cu­rrió a su juez la­te­ral, el so­vié­ti­co To­fi k Bakh­ra­mov, y dio el tan­to por bueno; años más tar­de re­co­no­ció: “ no vi en­trar el ba­lón, pe­ro Dienst des­car­gó so­bre mí to­da la res­pon­sa­bi­li­dad. ¿ Qué po­día ha­cer?”.

Pe­ro la con­quis­ta de la Co­pa Mun­dial por par­te de los in­gle­ses no se ges­tó el 30 de ju­lio de 1966 en Wem­bley, sino seis años an­tes, el 22 de agos­to de 1960 du­ran­te un Con­gre­so de la FIFA en Roma, cuan­do el pre­si­den­te de di­cho or­ga­nis­mo, el in­glés Stan­ley Rous, con­si­guió que la se­de mun­dia­lis­ta se le otor­ga­ra a su na­ción, lue­go de ha­cer lo im­po­si­ble.

El fa­vo­ri­tis­mo ha­cia el lo­cal no se hi­zo es­pe­rar, aun­que en es­te tor­neo fue de­ma­sia­do evi­den­te.

Pri­me­ro du­ran­te el sor­teo de gru­pos rea­li­za­do el 6 de enero de 1966, tras el que se de­ter­mi­nó que In­gla­te­rra ju­ga­ría en Londres y con un ca­len­da­rio que le per­mi­tió des­can­sar has­ta cin­co días, mien­tras que el res­to de las po­ten­cias ( Bra­sil, Hun­gria, Por­tu­gal, Ale­ma­nia Fe­de­ral, Ita­lia y Ar­gen­ti­na) ten­drían me­nos días en­tre par­ti­dos y en can­chas ale­ja­das de la se­de de la Fi­nal.

En la re­la­ción fi nal de sil­ban­tes apa­re­cie­ron seis bri­tá­ni­cos ( cua­tro in­gle­ses, un es­co­cés y un ir­lan­dés). Con ese he­cho sur­gió la lu­cha en­car­ni­za­da de los equi­pos y sil­ban­tes eu­ro­peos con­tra los sud­ame­ri­ca­nos.

La prue­ba de ello se dio en Cuar­tos de Fi­nal, cuan­do el juez ale­mán fe­de­ral Rudolf Kreitlein le re­ga­ló el par­ti­do con­tra Ar­gen­ti­na a los in­gle­ses al ex­pul­sar a los 35 mi­nu­tos a An­to­nio Rat­tin y el in­glés Jim Fin­ney

hi­zo lo pro­pio con la RFA fren­te a Uru­guay, pues echó a Ho­ra­cio Tro­che y Héc­tor Silva. Acer­ca de la ex­pul­sión al ar­ma­dor ar­gen­tino, el sil­ban­te se jus­ti­fi có: “ Me mi­ró con ma­la in­ten­ción, por eso in­tuí que me ha­bía in­sul­ta­do”.

Con la in­ten­ción de fre­nar a Bra­sil, el en­ton­ces Bicampeón ( en Sue­cia 1958 y Chi­le 1962), los or­ga­ni­za­do­res lo co­lo­ca­ron en el ‘ gru­po de la muer­te’ ( con Por­tu­gal, Hun­gría y Bul­ga­ria). No con­for­mes con ello, los búl­ga­ros y por­tu­gue­ses mal­tra­ta­ron fí­si­ca­men­te a Pe­lé, pe­ro ni el sil­ban­te ale­mán fe­de­ral Kurt Ts­chen­cher, quien ocu­pó el si­tio del me­xi­cano Fer­nan­do Buer­go tras su ba­ja del Mun­dial a cin­co días de la inau­gu­ra­ción, ni el in­glés Geor­ge McCa­be, san­cio­na­ron las ar­te­ras fal­tas. Así, los bra­si­le­ños fue­ron la de­cep­ción del tor­neo al ga­nar un par­ti­do, per­der en dos y de­jar el trono.

Por su par­te, los lu­si­ta­nos, que con­si­guie­ron el ter­cer lu­gar co­man­da­dos por Eu­se­bio, fue­ron la sen­sa­ción al ser el equi­po más ofen­si­vo, con 17 go­les, nue­ve de los cua­les fue­ron ano­ta­dos por la Pan­te­ra Ne­gra, quien con di­cha can­ti­dad se con­sa­gró cam­peón de go­leo. A pro­pó­si­to de ello, el Daily Sun pu­bli­có: “ Si Pe­lé se fue co­jean­do ha­cia el ol­vi­do, el tor­neo pro­du­jo una es­tre­lla de ma­yor bri­llan­tez: Eu­se­bio”.

Bobby Moo­re, el ca­pi­tán in­glés, con­si­de­ra­do el Me­jor Ju­ga­dor del Mun­dial, re­ci­bió la Co­pa Ju­les Ri­met de ma­nos de la rei­na Isa­bel II. Una co­pa com­pra­da por la co­ro­na, la úni­ca ga­na­da por los in­gle­ses has­ta hoy.

LA ÚNI­CA VEZ. Jac­kie Charl­ton ad­mi­ra la Co­pa Ju­les Ri­met ( arri­ba); los ale­ma­nes fes­te­jan el 1-0 de Hel­mut Ha­ller ( en­me­dio) y Bobby Moo­re es car­ga­do en hom­bros con el tro­feo ( abajo) en la con­quis­ta in­gle­sa.

SE­GUN­DO. Ja­nos Far­kas ce­le­bra el 2-1 par­cial de Hun­gría so­bre Bra­sil en Li­ver­pool.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.