No la me­ti­mos

Dis­pa­ros de Cis­ne­ros y Borja se es­tre­lla­ron en el pos­te an­te Uru­guay, lo que im­pi­dió que Mé­xi­co avan­za­ra a la se­gun­da ron­da por pri­me­ra vez en su his­to­ria

Record - Todo Sobre Sudafrica - - El Tri - DIE­GO HER­NÁN­DEZ

Ja­vier Fra­go­so abrió el jue­go con Aa­rón Pa­di­lla, es­te des­bor­dó por la ban­da iz­quier­da y sa­có un cen­tro. Co­rrí ha­cia pri­mer pos­te pa­ra bus­car el ba­lón y re­ma­té de pri­me­ra in­ten­ción con la zur­da, pe­ro el ba­lón re­bo­tó y se que­dó gi­ran­do, en­to­nes me que­dó y de me­dia vuel­ta vol­vía co­nec­tar con la iz­quier­da. En­tró pe­ga­do al pos­te de­re­cho ( de Mar­cel Au­bour)”. De es­ta for­ma, En­ri­que Borja re­cor­dó el gol con el que de­bu­tó en la Se­lec­ción Na­cio­nal du­ran­te un Mun­dial, el cual, pe­se ha­ber si­do el de la ven­ta­ja, só­lo sir­vió pa­ra em­pa­tar a uno con Fran­cia en el de­but de am­bos en In­gla­te­rra 1966.

El 11 de ju­nio de ese año, un mes an­tes de que ini­cia­ra la Co­pa del Mun­do en In­gla­te­rra, Ig­na­cio Tre­lles, el en­ton­ces di­rec­tor téc­ni­co de El Tri, dio a co­no­cer la lis­ta fi nal de los 22 hom­bres que re­pre­sen­ta­rían al com­bi­na­do du­ran­te di­cha jus­ta, pe­ro un nom­bre sal­tó a la vis­ta de to­dos, por tra­tar­se de un no­va­to. Es­te ju­ga­dor fue Borja, quien con só­lo dos tem­po­ra­das en el pro­fe­sio­na­lis­mo, ha­bía si­do con­vo­ca­do por pri­me­ra vez a la Se­lec­ción con la que su­ma­ba cin­co par­ti­dos amistosos y un gol.

Con di­cha no­ve­dad, la Se­lec­ción Me­xi­ca­na arri­bó a Londres co­mo víc­ti­ma del gru­po, ya que las apues­tas es­ta­ban 200 a uno en con­tra, mien­tras que la pren­sa in­ter­na­cio­nal no les con­ce­día opor­tu­ni­dad al­gu­na fren­te a sus ri­va­les.

No obs­tan­te, la Se­lec­ción con- ta­ba, a de­cir de Borja, “ con una mez­cla de ex­pe­rien­cia con ju­ven­tud”, en la que so­bre­sa­lían An­to­nio Car­ba­jal, Sal­va­dor Re­yes, Je­sús del Mu­ro, Gus­ta­vo Peña, Isi­do­ro Díaz, Aa­rón Pa­di­lla, Guillermo Her­nán­dez, Ar­tu­ro Chai­res, José Luis Gon­zá­lez, Elías Mu­ñoz y Ja­vier Fra­go­so. Esa con­fi an­za au­men­tó cuan­do co­no­cie­ron el em­pa­te a ce­ro en­tre los an­fi trio­nes y los sud­ame­ri­ca­nos du­ran­te el par­ti­do inau­gu­ral del 11 de ju­lio. “ Ha­bía­mos vis­to el em­pa­te a ce­ro de In­gla­te­rra con Uru­guay, en­ton­ces pen­sa­mos que era una bue­na opor­tu­ni­dad de po­ner­nos arri­ba en el gru­po con dos pun­tos sí ga­ná­ba­mos”, se­ña­ló quien se en­te­ró que ali­nea­ría un día an­tes del pri­mer par­ti­do, en el que mar­ca­ría el úni­co gol me­xi­cano du­ran­te la jus­ta bri­tá­ni­ca.

El 13 de ju­lio, Mé­xi­co de­bu­tó an­te Fran­cia. Na­cho Tre­lles pa­ró al equi­po na­cio­nal con un 4-3-3, for­ma­ción en la que des­ta­có el no­va­to de­lan­te­ro uni­ver­si­ta­rio, quien se mos­tró com­ba­ti­vo y dis­pues­to a ha­cer da­ño a la de­fen­sa ga­la. Y ello se dio a los 15 mi­nu­tos, cuan­do ano­tó un gol, pe­ro el ár­bi­tro is­rae­lí Me­na­chem Ash­ke­na­zi lo in­va­li­dó por de­ter­mi­nar que es­ta­ba en fue­ra de lu­gar.

“ Es­ta­ba en lí­nea con dos de los de­fen­so­res de Fran­cia, pe­ro mar­có off si­de”, se­ña­ló el ata­can­te de en­ton­ces 20 años, quien mi­nu­tos des­pués, al 48’, mar­ca­ría el pri­mer gol ano­ta­do en Wem­bley du­ran­te el Mun­dial y quien tras el em­pa­te de los eu­ro­peos, pu­do po­ner de nue­va cuen­ta al fren­te a Mé­xi­co con un ca­be­za­zo a cen­tro de Isi­do­ro Díaz, pe­ro el ba­lón pa­só li­ge­ra­men­te des­via­do de la ca­ba­ña.

El em­pa­te fue mar­ca­do por Ge­rard Haus­ser, quien tras ro­bar­le el ba­lón a Chai­res en tres cuar­tos, sa­có un dis­pa­ro que ba­tió a Ig­na­cio Calderón, por quien se ha­bía de­can­ta­do el en­tre­na­dor en lu­gar de Car­ba­jal.

Díaz y Pa­di­lla fue­ron los hom­bres más des­equi­li­bran­tes pa­ra Mé­xi­co. Pe­se a ello, Borja re­ci­bió los elo­gios: “ Fue su pri­mer par­ti­do in­ter­na­cio­nal y lo hi­zo muy bien”, men­cio­nó Tre­lles. En tan­to que L’Equi­pe men­cio­nó: “ En­ri­que Borja es un gran des­cu­bri­mien­to del fut­bol me­xi­cano. Tie­ne un gran pro­ve­nir si con­ti­núa una ca­rre­ra. As­pi­ra a te­ner un car­go di­plo­má­ti­co una vez que se gra­dúe, pues ha­bla in­glés e ita­liano”. Tras el en­cuen­tro, el mu­cha­cho fue fe­li­ci­ta­do por los uru­gua­yos, quie­nes ha­bían si­do tes­ti­gos del par­ti­do.

Así lle­gó el 16 de ju­lio, día del se­gun­do par­ti­do fren­te a los an­fi trio­nes. Sin em­bar­go, da­da la ali­nea­ción pues­ta por Tre­lles, Mé­xi­co re­nun­ció des­de el prin­ci­pio al ata­que al me­ter a dos hom­bres de mar­ca en me­dio cam­po jun­to con Díaz y Re­yes, de­jan­do só­lo a Borja en el ata­que.

“ La pren­sa cri­ti­có a Don Na­cho por­que for­mó la ‘ ali­nea­ción del mie­do’ ”, re­cor­dó Del Mu­ro. De tal suer­te, Mé­xi­co lo­gró con­te­ner los em­ba­tes in­gle­ses has­ta que al mi­nu­to 37 apa­re­ció el hom­bre a te­mer: “ Sir Bobby Charl­ton con­du­jo el ba­lón des­de me­dio­cam­po y le pe­gó un za­pa­ta­zo a la pe­lo­ta que se me­tió en el án­gu­lo ( de­re­cho)”, ates­ti­guó Borja. Des­pués, a 15 mi­nu­tos del fi nal, El Cua­te sol­tó un dis­pa­ro de Jimmy Grea­ves y Ro­ger Hunt só­lo em­pu­jó.

Tras el par­ti­do, el pro­pio en­tre­na­dor ad­mi­tió su error: “ Bus­ca­mos el em­pa­te de­fen­dién­do­nos, pe­ro no lo hi­ci­mos bien ni lo bas­tan­te rá­pi­do”. Por su par­te Car­ba­jal afi rmó: “ En el áni­mo del gru­po per­ma­ne­cía el fan­tas­ma del 8-0 que nos me­tió In­gla­te­rra en 1961”.

Así lle­gó el 19 de ju­lio, fe­cha del úl­ti­mo par­ti­do de gru­po fren­te a los cha­rrúas, a quie­nes los az­te­cas es­ta­ban se­gu­ros de ven­cer, pe­se a la de­rro­ta su­fri­da, re­sul­ta­do que los cla­si­fi ca­ría, ra­zón por la que pi­die­ron can­ce­lar los bo­le­tos de re­gre­so a Mé­xi­co pro­gra­ma­dos pa­ra el día si­guien­te. La prin­ci­pal no­ve­dad del equi­po fue La To­ta, quien con ese par­ti­do se con­vir­tió en el úni­co fut­bo­lis­ta en ju­gar cin­co Co­pas del Mun­do.

Car­ba­jal se re­ti­ró en Londres, lu­gar dón­de em­pe­zó su ca­rre­ra du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de 1948, ya que a su re­gre­so se hi­zo pro­fe­sio­nal con el Es­pa­ña, club en el que per­ma­ne­ció dos años. “ En Londres em­pe­cé y ahí qui­se ter­mi­nar mi ca­rre­ra”.

Se­gún la pren­sa in­ter­na­cio­nal, Mé­xi­co “ dio su me­jor par­ti­do en Eu­ro­pa”, pe­ro no pu­do con­se­guir el gol y el par­ti­do con­clu­yó em­pa­ta­do a ce­ro, con lo que los uru­gua­yos cla­si­fi ca­ron con cua­tro pun­tos.

Acer­ca de ese par­ti­do, Isi­do­ro Díaz co­men­tó: “ El desem­pe­ño fue bueno. Hu­bo ti­ros de Cis­ne­ros y de Borja que, de no ha­ber­se es­tre­lla­do en los pos­tes, ha­brían cam­bia­do el pa­no­ra­ma de nues­tro equi­po”. Y el no­va­to, con­ver­ti­do ya en ído­lo, coin­ci­dió con ello: “ O la pe­lo­ta pe­gó en el pos­te o por al­gu­na ra­zón no la me­ti­mos”.

En el ho­tel Car­ba­jal te­nía pre­pa­ra­do un cock­tail pa­ra des­pe­dir- se del fut­bol an­te sus com­pa­ñe­ros, di­rec­ti­vos y pe­rio­dis­tas. En­tre­gó su sué­ter a Guillermo Ca­ñe­do pro­nun­cian­do fra­ses emo­ti­vas, pe­ro ma­yor sen­ti­mien­to tu­vie­ron las pa­la­bras de su co­le­ga de po­si­ción. Ig­na­cio Calderón anun­ció tam­bién el fi n de su ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca, he­cho que le ha­bía pro­me­ti­do a su pa­dre pa­ra así con­cluir su ca­rre­ra de odon­tó­lo­go y de­di­car­se de lleno a ello. No obs­tan­te, tiem­po des­pués, el Cua­te con­ti­nuó con su ca­rre­ra.

PE­LI­GRO. Ig­na­cio Calderón ( 12) se tien­de pa­ra cap­tu­rar un dis­pa­ro del in­glés Jimmy Grea­ves an­te la mi­ra­da de Je­sús del Mu­ro.

VO­LEA. Tras un pri­mer in­ten­to, Borja gi­ró y el ba­lón le ca­yó a mo­do pa­ra pa­tear­lo al fon­do de la me­ta del fran­cés Au­bour.

QUIN­TA Y ÚL­TI­MA. El gran Car­ba­jal ju­gó an­te Uru­guay.

NA­DA QUE HA­CER. Inú­til el vue­lo de Na­cho Calderón an­te el dis­pa­ro del in­glés Bobby Charl­ton des­de 20 me­tros pa­ra abrir el mar­ca­dor al mi­nu­to 37 en Wem­bley.

OCHO CHA­RRÚAS de­fi en­den un cen­tro de Isi­do­ro Díaz que Sal­va­dor Re­yes, Aa­rón Pa­di­lla y En­ri­que Borja se apres­tan a re­ma­tar.

BA­LÓN AÉ­REO. El de­fen­sa me­xi­cano Ga­briel Nú­ñez dispu­ta el ba­lón con el bri­tá­ni­co Mar­tin Pe­ters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.