Y NO IBA A JU­GAR

Pe­lé vol­vió del re­ti­ro con su se­lec­ción, a ins­tan­cias del dic­ta­dor Ga­rras­ta­zu, pa­ra bor­dar el ‘ jo­go bo­ni­to’ jun­to a una cons­te­la­ción es­te­lar ver­dea­ma­rel­ha

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - DIE­GO HER­NÁN­DEZ

L“ El de Mé­xi­co fue el me­jor Mun­dial de to­dos, el que más dis­fru­té”, ase­gu­ró Pe­lé, quien es­tu­vo a pun­to de no ju­gar la Co­pa del Mun­do de 1970. Y es que tras las ma­las ex­pe­rien­cias de Chi­le 1962, don­de só­lo ju­gó los dos pri­me­ros par­ti­dos an­tes de des­ga­rrar­se el mus­lo de­re­cho, e In­gla­te­rra 1966, en el que fue anu­la­do a pa­ta­das por sus ri­va­les, O Rei re­nun­ció a la se­lec­ción, pe­ro el dic­ta­dor mi­li­tar bra­si­le­ño Emi­lio Ga­rras­ta­zu Mé­di­ci lo obli­gó a re­gre­sar tres años des­pués, a unos me­ses del tor­neo me­xi­cano.

Tal acon­te­ci­mien­to fue be­né­fi co pa­ra el fut­bol que reinó en esa edi­ción mun­dia­lis­ta, pues Ed­son Aran­tes do Nas­ci­men­to fue el má­xi­mo ar­tí­fi ce del es­pec­tácu­lo fut­bo­lís­ti­co bra­si­le­ño y guió a su equi­po a la ob­ten­ción de su ter­ce­ra Co­pa Ju­les Ri­met, he­cho que le va­lió pa­ra ser con­si­de­ra­do el me­jor fut­bo­lis­ta de to­dos los tiem­pos.

Des­de el pri­mer par­ti­do, Bra­sil im­pre­sio­nó y go­leó 4-1 a Che­cos­lo­va­quia con una ex­ce­len­te ac­tua­ción del Rey, quien, sin em­bar­go, ase­gu- ró: “ no creo que po­da­mos re­pe­tir el jue­go que hi­ci­mos con­tra Che­cos­lo­va­quia que se­gu­ra­men­te se­rá el más her­mo­so de Bra­sil en es­te tor­neo”.

Por for­tu­na el de­lan­te­ro se equi­vo­có en di­cha ase­ve­ra­ción y la ca­na­rin­ha ex­plo­tó su jo­go bo­ni­to. Mues­tra de ello fue el par­ti­do an­te In­gla­te­rra, en el que una ge­nia­li­dad de Pe­lé mar­có el rum­bo del par­ti­do, pues se qui­tó la mar­ca de tres hom­bres y to­có al hue­co pa­ra que lle­ga­ra Jair­zin­ho a mar­car el 1-0 de­fi ni­ti­vo a fa­vor del Scratch.

En la Fi­nal en­tre Bra­sil e Ita­lia hu­bo dos mues­tras más de la gran­de­za del Rey. La pri­me­ra, al abrir el mar­ca­dor con un ca­be­za­zo. Su mar­ca­dor, Tar­ci­sio Bur­gnich, re­cor­dó: “ sal­ta­mos jun­tos, pe­ro cuan­do vol­vía a tie­rra, Pe­lé se­guía sus­pen­di­do en el ai­re”.

La otra pin­ce­la­da se dio en el cuar­to y úl­ti­mo gol, pro­duc­to de una ju­ga­da de au­tén­ti­co fut­bol aso­cia­ción en la que to­do el equi­po to­có el ba­lón, has­ta que O Rei to­có a la lle­ga­da del ca­pi­tán Car­los Al­ber­to por de­re­cha y és­te fu­si­ló a En­ri­co Al­ber­to­si.

In­clu­so, Pe­lé pro­vo­có el jú­bi­lo de la afi ción, aún cuan­do fa­lla­ba go­les. Con­tra los che­cos­lo­va­cos sor­pren­dió al por­te­ro Ivo Vik­tor con un ti­ro de 50 me­tros, pe­ro el ba­lón pa­só a un la­do de la hor­qui­lla de­re­cha. De esa ju­ga­da, el as­tro co­men­tó: “ los por­te­ros eu­ro­peos sa­len mu­cho de su mar­co, ca­si has­ta la ori­lla del área gran­de, cuan­do su equi­po va al ata­que. Vi que Vik­tor es­ta­ba así, le­jos de la puer­ta y le lan­cé el dis­pa­ro, pe­ro no le pu­se la de­bi­da di­rec­ción”.

Fren­te a los in­gle­ses, re­ma­tó de ca­be­za pi­ca­do a la es­qui­na in­fe­rior de­re­cha de Gor­don Banks, quien reali­zó la ata­ja­da del Mun­dial al sa­car el ba­lón.

Y en la Se­mi­fi nal an­te Uru­guay, co­rrió ha­cia un ba­lón fue­ra del área, pe­ro lo de­jó pa­sar y así fi ntó al por­te­ro La­dis­lao Ma­zur­kie­wicz, a quien evi­tó pa­ra re­en­con­trar­se con el es­fé­ri­co y de me­dia vuel­ta sa­car un ti­ro cruzado que ro­zó el pos­te de­re­cho.

Así, la co­ro­na­ción de Bra­sil re­pre­sen­tó la dig­ni­fi ca­ción del fut­bo­la­so­cia­ción: ofen­si­vo, es­pec­ta­cu­lar y efec­ti­vo. Fue una cons­te­la­ción de es­tre­llas, en­tre las cua­les des­ta­ca­ron Gerson, Tos­tao, Jair­zin­ho, quien ano­tó al me­nos un gol en ca­da par­ti­do del Mun­dial, y Ri­ve­lino, de quien Franz Bec­ken­bauer men­cio­nó: “ Al Mun­dial vi­ne a ver a Pe­lé, pe­ro ter­mi­né vien­do a Ri­ve­lino”.

Den­tro del des­plie­gue de buen fut­bol en gran par­te del Mun­dial, men­ción apar­te me­re­ce la Se­mi­fi nal Ita­lia-Ale­ma­nia Fe­de­ral en el Es­ta­dio Az­te­ca, la cual fue bau­ti­za­da co­mo el ‘ par­ti­do del si­glo’, ya que du­ran­te 120 mi­nu­tos se ano­ta­ron sie­te go­les, cin­co en tiem­pos ex­tra. Gian­ni Ri­ve­ra fue el hé­roe az­zu­rri, ya que des­pués de una se­rie de vol­te­re­tas, ano­tó el 4-3 de­fi ni­ti­vo. Gerd Müe­ller ano­tó dos go­les ( el 2-1 a fa­vor y el 3-3) y ter­mi­nó co­mo go­lea­dor del tor­neo con 10. Bec­ken­bauer, por su par­te, de­mos­tró su men­ta­li­dad ga­na­do­ra, ya que, tras le­sio­nar­se an­tes de los 90 mi­nu­tos, ju­gó la pró­rro­ga con el bra­zo su­je­ta­do al hom­bro con una ven­da.

MA­RA­VI­LLA BRA­SI­LE­ÑA. Car­los Al­ber­to ( arri­ba) ano­tó el úl­ti­mo gol del Mun­dial don­de jun­to con Tos­tao ( en me­dio) y el Rey Pe­lé ( abajo) le die­ron a Bra­sil su ter­cer tí­tu­lo y la Co­pa Ju­les Ri­met de por vi­da.

EL KAI­SER. Franz Bec­ken­bauer su­pera al ma­rro­quí Benkh­rif Bou­ja­maa en el par­ti­do de pre­sen­ta­ción de Ale­ma­nia Fe­de­ral, que se im­pu­so a los afri­ca­nos en León.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.