Pu­do ser me­jor

Va­rias cir­cuns­tan­cias ex­tra­can­cha im­pi­die­ron que la Se­lec­ción lle­ga­ra más le­jos, prin­ci­pal­men­te la le­sión de Ono­fre y las pug­nas en­tre Cár­de­nas y un sec­tor del equi­po

Record - Todo Sobre Sudafrica - - El Tri - DIE­GO HER­NÁN­DEZ

Cuan­do lle­ga­mos al Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción, to­dos los ju­ga­do­res va­cia­mos los cuar­tos y nos lle­va­mos to­das las co­sas que pu­di­mos, en­tre te­le­vi­sio­nes, ra­dios y ro­pa; to­do lo que pu­di­mos. Va­cia­mos el Cecap y rom­pi­mos con­cen­tra­ción”. Ig­na­cio Ba­sa­gu­ren, ex de­lan­te­ro de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na, re­cor­dó es­ta anéc­do­ta pa­ra ha­cer alu­sión al en­fa­do Tri­co­lor, tras su eli­mi­na­ción a ma­nos de Ita­lia du­ran­te los Cuar­tos de Fi­nal de Mé­xi­co 1970.

Y es que ese Mun­dial lu­cía pro­me­te­dor pa­ra el com­bi­na­do lo­cal. Sin em­bar­go, pre­vio al par­ti­do inau­gu­ral del 31 de ma­yo, el cua­dro di­ri­gi­do por Raúl Cár­de­nas, su­frió di­ver­sos im­pon­de­ra­bles y aun­que cla­si­fi có por pri­me­ra vez a la se­gun­da ron­da, que­dó la im­pre­sión de que pu­do ha­ber si­do me­jor. Un acon­te­ci­mien­to que mar­có un par­tea­guas en el seno tri­co­lor ocu­rrió el 27 de ma­yo, a cua­tro días de la inau­gu­ra­ción, cuan­do el me­dio­cam­pis­ta Al­ber­to Ono­fre cho­có de for­ma ac­ci­den­tal con Juan Ma­nuel Ale­ján­drez du­ran­te un en­tre­na­mien­to. Las con­se­cuen­cias fue­ron gra­ves: frac­tu­ra de ti­bia y pe­ro­né en su pier­na iz­quier­da, ra­zón por la que que­dó fue­ra del Mun­dial.

“ La Se­lec­ción ju­ga­ba pa­ra Ono­fre. Sin em­bar­go, lle­gó su le­sión e ini­ció el desas­tre de la Se­lec­ción Na­cio­nal por­que no ha­bía un ‘ Plan B’”, ase­gu­ró Ba­sa­gu­ren. En­ri­que Borja, una de las fi gu­ras tri­co­lo­res abun­dó: “ Ono­fre era un ju­ga­do­ra­zo y era im­por­tan­te en el equi­po na­cio­nal. Su le­sión afec­tó al gru­po”. Ja­vier Val­di­via, quien en di­cha jus­ta se­ría el go­lea­dor del Tri con dos tan­tos, se­ña­ló: “ Al­ber­to era una pie­za bien di­se­ña­da pa­ra nues­tro con­jun­to”.

An­tes de eso, du­ran­te la con­cen­tra­ción de seis me­ses an­tes del tor­neo, ha­bían si­do da­dos de ba­ja por in­dis­ci­pli­na Ernesto Cis­ne­ros y Ga­briel Nú­ñez, an­te la opo­si­ción de sus com­pa­ñe­ros. Ade­más, el 19 de ma­yo, a dos días de que se die­ra a co­no­cer la lis­ta fi nal de los 22 con­vo­ca­dos, tras­cen­dió que Borja e Isi­do­ro Díaz que­da­ban fue­ra por ba­ja de jue­go, aun­que de­bi­do a la pre­sión uná­ni­me del me­dio fut­bo­lís­ti­co na­cio­nal, Cár­de­nas se vio for­za­do a con­vo­car­los.

En el par­ti­do inau­gu­ral de la Co­pa en­tre los an­fi trio­nes y la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca, ni Fra­go­so ni Val­di­via ni Ho­ra­cio López Sal­ga­do con­cre­ta­ron sus op­cio­nes.

“ Ese par­ti­do se ju­gó bien a se­cas, pe­ro se de­bió ha­ber ga­na­do”, se­ña­ló Ba­sa­gu­ren, quien pe­se a que el téc­ni­co na­cio­nal le ha­bía he­cho sa­ber un día an­tes que ali­nea­ría, no vio ac­ción, má­xi­me que por su es­ta­tu­ra pu­do com­pe­tir con los so­vié­ti­cos.

Otra au­sen­cia fue la de Borja en ese par­ti­do, he­cho que Cár­de­nas jus­ti­fi có di­cien­do: “ No ali­neó por­que no es­tá en ple­na for­ma. Se par­te de la ba­se de que en el equi­po se ali­nean hom­bres y no nom­bres, y el mu­cha­cho no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra en­trar”. An­te ello, el es­pi­ga­do

de­lan­te­ro re­vi­ró en ese en­ton­ces: “ Lo del to­bi­llo des­apa­re­ció to­tal­men­te, des­de ha­ce dos se­ma­nas me en­cuen­tro en per­fec­tas con­di­cio­nes pa­ra ali­near”. De­cla­ra­cio­nes que de­ja­ron ver que la re­la­ción en­tre am­bos no era bue­na.

El 7 de ju­nio, fren­te a El Sal­va­dor, Cár­de­nas de­ter­mi­nó ali­near a Borja, aun­que só­lo 45 mi­nu­tos. Se­gún las cró­ni­cas de esa épo­ca, el mar­ca­dor no refl ejó lo que su­ce­dió en el cam­po, El Sal­va­dor fue un ri­val te­naz y Mé­xi­co su­frió. Los dos pri­me­ros go­les fue­ron obra del ‘ Ca­bo’, quien así se con­vir­tió en el se­gun­do ju­ga­dor me­xi­cano, des­pués de Ma­nuel Rosas en 1930, en ano­tar un do­ble­te. El pri­mer gol ca­yó cuan­do Aa­rón Pa­di­lla des­bor­dó por la ban­da iz­quier­da y sa­có un cen­tro al que no lle­gó Borja, pe­ro Val­di­via sí y ba­tió a Raúl Magaña. El se­gun­do fue pro­duc­to de una ju­ga­da per­so­nal: “ To­mé el ba­lón en tres cuar­tos de can­cha, me in­ter­né en el cen­tro y bur­lé a un ri­val ( Sal­va­dor Ma­rio­na) y cru­cé el dis­pa­ro”, re­la­tó.

El ter­ce­ro fue una ju­ga­da de José Luis Gon­zá­lez, quien cen­tró al co­ra­zón del área, López Sal­ga­do se ele­vó y de ca­be­za pu­so el ba­lón pa­ra Fra­go­so, quien dis­pa­ró ra­so con la de­re­cha y ano­tó.

Ba­sa­gu­ren se con­vir­tió en el pri­mer su­plen­te en ano­tar en una Co­pa del Mun­do, ya que a par­tir de esa edi­ción se per­mi­tie­ron dos cam­bios por equi­po. “ Fue una ju­ga­da en la que el ar­que­ro sal­va­do­re­ño sa­lió a bus­car un ba­lón al cor­ner iz­quer­do, ( Ja­vier) Val­di­via lo pre­sio­nó y le re­bo­tó el ba­lón, me que­dó a mí en los lin­de­ros del área gran­de y tras re­gis­trar la ubi­ca­ción del mar­co y de los de­fen­sas, en frac­ción de se­gun­dos ti­ré chanfl ea­do y acer­té”, re­cor­dó.

An­te Bél­gi­ca, Mé­xi­co lo­gró to­mar ven­ta­ja, cuan­do Val­di­via fue tran­za­do por el de­fen­sa Leon Jeck. Sin ti­tu­bear, el ar­gen­tino Nor­ber­to Coe­rrez­za mar­có pe­nal. Gus­ta­vo Peña, el ca­pi­tán az­te­ca, fue el en­car­ga­do de ano­tar lue­go de to­mar mu­cho vue­lo, co­rrer en zig­zag y co­lo­car a la iz­quier­da de Chistian Piot. “ An­tes de co­brar­lo, me acer­qué a la ban­da a to­mar agua, en­ton­ces Cár­de­nas se acer­có a mí pa­ra pre­gun­tar­me có­mo me sen­tía, a lo que con­tes­té que si te­nía otro co­bra­dor, que me di­je­ra, pe­ro el se re­fe­ría a al­gu­na do­len­cia que me im­pi­die­ra ti­rar”. Una vez, ca­li­fi ca­dos, sur­gió un in­con­ve­nien­te, con idén­ti­ca di­fe­ren­cia de go­les con la URSS, el 12 de ju­nio la FIFA reali­zó un sor­teo en el que Mé­xi­co no tu­vo suer­te y tu­vo que sa­lir del Az­te­ca pa­ra en­fren­tar a Ita­lia en La Bom­bo­ne­ra de To­lu­ca.

Mé­xi­co se pu­so al fren­te a los 12’, cuan­do Fra­go­so su­peró en ve­lo­ci­dad a Ro­sa­to, que ni con ba­rri­da pu­do de­te­ner­lo, y sir­vió pa­ra La Ca­la­ca, quien dis­pa­ró ra­so y con po­ten­cia pa­ra ba­tir a Al­ber­to­si. El em­pa­te lle­gó pro­duc­to de un au­to­gol del Ka­li­mán, quien des­vió el ba­lón a Calderón tras un dis­pa­ro de Do­meng­hi­ni. En el se­gun­do tiem­po, los ita­lia­nos se pu­sie­ron en ven­ta­ja cuan­do Ri­va apro­ve­chó un ti­tu­beo de la za­ga.

Un re­ma­te de ca­be­za de Pu­li­do pu­do igua­lar las co­sas, pe­ro Cera des­pe­jó so­bre la lí­nea. Des­bo­ca­do al fren­te, Mé­xi­co fue ani­qui­la­do con dos con­tra­gol­pes.

EL CA­BO FU­SI­LA. Ja­vier ‘ Ca­bo’ Val­di­via fu­si­la de de­re­cha al ar­que­ro sal­va­do­re­ño Raúl Magaña. El de­lan­te­ro de Chi­vas ano­tó dos go­les ese día.

GA­NA ‘ KA­LI­MÁN’ POR AI­RE. Ja­vier Guzmán se im­po­ne a dos so­vié­ti­cos pa­ra des­pe­jar un ba­lón con la ca­be­za, mien­tras Ho­ra­cio ob­ser­va.

PA­LO­MA. Ho­ra­cio López Sal­ga­do se tien­de pa­ra re­ma­tar de ca­be­za un ba­lón, an­te la mar­ca de Lo­go­fet ( 7).

EN EL TRÁ­FI­CO. Val­di­via in­ten­ta com­pe­tir un ba­lón con dos so­vié­ti­cos.

A CUAR­TOS DE FI­NAL. El co­bro de Peña ven­ció la es­ti­ra­da de Piot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.