NO GANO EL ME­JOR

Ho­lan­da prac­ti­có el fut­bol más so­bre­sa­lien­te en el Mun­dial, pe­ro la sen­sa­ción de vér­ti­go que les pro­du­jo ir­se al fren­te tan rá­pi­do en la Fi­nal ter­mi­nó por des­equi­li­brar­los

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - GABRIELA MENDOZA

La Co­pa del Mun­do de Ale­ma­nia 1974 no con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de Mé­xi­co por pri­me­ra vez des­de 1950, de Pe­lé por de­ci­sión pro­pia y Clo­doal­do – por una le­sión– tam­po­co pu­do ju­gar; ade­más de que el cer­ta­men se vio em­pa­ña­do por un ac­to de te­rro­ris­mo en la em­ba­ja­da de Chi­le.

És­te cer­ta­men se­rá re­cor­da­do por el fut­bol to­tal que prac­ti­có Ho­lan­da, se­lec­ti­vo bau­ti­za­do co­mo la ‘ Na­ran­ja Me­cá­ni­ca’, con Johan Cruyff co­mo uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del or­be.

En la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción que se reali­zó en el cen­tro de la can­cha de Walds­ta­tion, el ca­rio­ca Pe­lé y el ale­mán Uwe See­ler in­ter­cam­bia­ron las es­ta­tui­llas que sim­bo­li­za­ban las dos eras de los Cam­peo­na­tos Mun­dia­les, la Co­pa Ju­les Ri­met ga­na­da por Bra­sil a per­pe­tui­dad en Mé­xi­co 1970 y la nue­va Co­pa FIFA que has­ta la fe­cha se en­tre­ga al me­jor del or­be.

Las au­sen­cias de Es­pa­ña, URSS, In­gla­te­rra, Hun­gría y Che­cos­lo­va­quia cau­sa­ron con­mo­ción en es­ta edi­ción mun­dia­lis­ta, por­que de los 16 equi­pos que es­tu­vie­ron en Mé­xi­co 1970 so­la­men­te re­pi­tie­ron seis, dos de ellos ya es­ta­ban cla­si­fi ca­dos, por­que Bra­sil era el fl aman­te Cam­peón y Ale­ma­nia Fe­de­ral por ser la se­de.

Las gran­des sor­pre­sas del even­to fue­ron con Ho­lan­da, Ale­ma­nia Orien­tal y Po­lo­nia, mien­tras que tam­bién se die­ron los re­gre­sos de Yu­gos­la­via, Es­co­cia, Chi­le, Ar­gen­ti­na y de paí­ses cu­ya ca­li­fi ca­ción se con­si­de­ra­ría re­mo­ta co­mo Hai­tí, Zai­re y Aus­tra­lia.

Es­te tor­neo dio a co­no­cer al mun­do a la lla­ma­da ‘ Na­ran­ja Me­cá­ni­ca’, la se­lec­ción ho­lan­de­sa de fut­bol, que lu­cía un jue­go es­pec­ta­cu­lar, con una tác­ti­ca de equi­po pa­ra de­fen­der y ata­car, ade­más de te­ner co­mo es­tre­lla a Cruyff, quien se con­vir­tió en una fi gu­ra en el cer­ta­men.

Des­de el prin­ci­pio, Ale­ma­nia Fe­de­ral se con­vir­tió en am­plia fa­vo­ri­ta pa­ra ga­nar la edi­ción 10 del Mun­dial tras de­rro­tar a Uru­guay, ade­más que Bra­sil, Tri­cam­peón, de­cep­cio­nó a los afi cio­na­dos por­que los re­sul­ta­dos les pe­sa­ban tras las au­sen­cias de Pe­lé, Gerson de Oli­vei­ra y Eduar­do Go­nçal­ves ‘ Tos­tao’ que de­bi­li­ta­ron al país sud­ame­ri­cano, pe­ro con­fi aban en el po­ten­cial de Ri­ve­lino.

En es­te cer­ta­men se dio la se­gun­da ma­yor go­lea­da en la his­to­ria de un Mun­dial, por­que Hun­gría de­jó un mar­ca­dor de 9-0 en con­tra de Co­rea en la edi­ción de Sui­za 1954, mien­tras que Yu­gos­la­via apro­ve­chó el ni­vel de

VOL­TE­RE­TA TEU­TO­NA. Tras ini­ciar abajo en el mar­ca­dor por el pe­nal­ti co­me­ti­do so­bre Johan Cruyff ( arri­ba), bien eje­cu­ta­do por Johan Nees­kens ( cen­tro), el ata­que ho­lan­dés fue con­tro­la­do por Sepp Maier ( abajo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.