CABALAS Y PO­LI­TI­CA

Con jue­go brus­co y pin­ce­la­das de Kem­pes, Ar­gen­ti­na en­te­ra se vol­có en el fut­bol co­mo es­ca­pe al ré­gi­men de Vi­de­la, a quien los ho­lan­de­ses no qui­sie­ron si­quie­ra sa­lu­dar

Record - Todo Sobre Sudafrica - - Los Numeros De La Copa - CÉ­SAR MONTIEL

No só­lo el in­vierno ar­gen­tino en­ti­bió la efer­ves­cen­cia y el des­bor­da­mien­to de pa­sio­nes mul­ti­tu­di­na­rias que pro­vo­có la má­xi­ma jus­ta del ba­lom­pié mun­dial; el ré­gi­men im­pues­to dos años an­tes por Jor­ge Ra­fael Vi­de­la y los mi­les que des­apa­re­cie­ron sú­bi­ta­men­te tras ma­ni­fes­tar su in­con­for­mi­dad con el dic­ta­dor sem­bra­ron la du­da no só­lo en el país se­de, sino a ni­vel in­ter­na­cio­nal, de qué tan pru­den­te se­ría lle­var a ca­bo el Mun­dial en me­dio de una si­tua­ción tan de­li­ca­da.

Es ca­si im­po­si­ble se­pa­rar lo de­por­ti­vo de la si­tua­ción po­lí­ti­co-so­cial que Ar­gen­ti­na atra­ve­sa­ba en­ton­ces; sin em­bar­go, en lo re­fe­ren­te a la can­cha, Cé­sar Luis Me­not­ti tu­vo pro­ble­mas pa­ra con­fec­cio­nar su plan­tel; uno de ellos y qui­zá el que le­van­tó más po­lé­mi­ca fue la ex­clu­sión de Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, quien con ape­nas 17 años ya des­lum­bra­ba con su ta­len­to en Ar­gen­ti­nos Ju­niors. Tiem­po des­pués, el Fla­co acla­ró que de­ci­dió mar­gi­nar al Pe­lu­sa por con­si­de­rar que, a di­fe­ren­cia de otros fut­bo­lis­tas, era muy jo­ven y ten­dría tiem­po de ju­gar más mun­dia­les.

La un­dé­ci­ma edi­ción de la Co­pa del Mun­do no só­lo su­frió la ex­clu­sión de aque­lla no­vel pro­me­sa, co­mo mues­tra de su desacuer­do con el ré­gi­men en Ar­gen­ti­na; fi gu­ras de la Na­ran­ja Me­cá­ni­ca de la ta­lla de Johan Cruyff y Ruud Geels se abs­tu­vie­ron de ir a la ci­ta sud­ame­ri­ca­na.

No só­lo las au­sen­cias y el fut­bol prac­ti­ca­do por el con­jun­to tu­li­pán re­sul­ta­ron te­ma de in­te­rés pa­ra los ro­ta­ti­vos de la épo­ca, pues des­pués de que igua­la­ron sin go­les an­te Pe­rú, los ho­lan­de­ses acha­ca­ron su fal­ta de tino de fren­te al ar­co a una enor­me ima­gen del Se­ñor de los Mi­la­gros que los pe­rua­nos lle­va­ron a Mendoza, a la que se en­co­men­da­ban fer­vien­te­men­te en el ves­ti­dor, por lo que Johan Nees­kens y com­pa­ñía cre­ye­ron ha­ber si­do ob­je­to de una bru­je­ría.

El ar­bi­tra­je dio mu­cho de qué ha­blar a lo lar­go de la com­pe­ten­cia; la bra­vu­ra de las barras bra­vas ar­gen­ti­nas ju­gó en con­tra de la se­re­ni­dad de los co­le­gia­dos, a pe­sar de que el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor ( En­te Au­tár­ti­co Mun­dial 78) pre­vien­do di­cho fe­nó­meno ex­clu­yó a la can­cha del Bo­ca Ju­niors co­mo po­si­ble se­de por la cer­ca­nía de la can­cha y la tri­bu­na.

No con­for­mes con la lo­ca­lía y un ré­gi­men que mo­vió cie­lo, mar ( y ho­ra­rios de par­ti­dos) pa­ra fa­vo­re­cer­les, los se­lec­cio­na­dos ar­gen­ti­nos tu­vie­ron que re­cu­rrir a sus tra­di­cio­na­les cá­ba­las en su ca­mino rum­bo al tí­tu­lo; la más efec­ti­va fue la em­plea­da por Ma­rio Kem­pes, que lle­gó al Mun­dial con pro­mi­nen­te mos­ta­cho y con la

‘ MA­TA­DOR’ FUL­MI­NAN­TE. Ma­rio Al­ber­to Kem­pes festeja su pri­mer gol en la Fi­nal ( arri­ba); ‘ Ma­ri­to’ dispu­ta el Tan­go a Ruud Krol ( cen­tro); Dirk Nan­nin­ga, quien for­zó el alar­gue, con­sue­la a Johan Nees­kens ( abajo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.